Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

16.12.09

Felíz Unidad y Próspera Asamblea Nueva en 2010!

La unidad entre los venezolanos democráticos no es un fin en sí mismo. Vivir en democracia es una realidad laica, donde quienes conformamos un país podemos competir, cooperar o simplemente decidir hacer nada, sin sentir sentimiento de culpa y con la más absoluta libertad. Pero la religión combinada con la política no ha sido una mezcla que históricamente haya resultado, digamos, beneficiosa y esa es la amenaza que juntos hoy debemos contrarrestar.

El asunto es que nuestra vida en democracia está en grave peligro. En distintos foros oficiales ya se proclama descaradamente que hay que acabar con el sistema político democrático que está establecido en nuestra Constitución. Los ayatollahs del gobierno braman enfurecidos a favor de su religión socialista y en contra de cualquier otra cosa. Plantean una especie de Reforma cual luteros o calvinos del Siglo XXI. Su apetito de poder no se sacia. Quieren todo y rápido.

Mientras tanto a los laicos, políticamente hablando, nos cuesta entender tanto alboroto. Típicamente nos preguntamos: ¿Es que acaso no están ya gobernando? ¿Qué les impide llevar adelante y bien sus planteamientos, respetando un marco de libertades democráticas? ¿Cuál es el problema si sufren alguna derrota electoral? ¿Por qué es que el mismo partido político tiene que gobernar para siempre? ¿Es una especie de blasfemia o herejía pensar el país de una manera distinta a la de ellos?

Definitivamente no entendemos, pero es evidente que los actuales gobernantes se resisten a soltar el coroto y para ello quieren acabar con la posibilidad de que tengan que soltarlo, modificando la Constitución. Quieren además acabar con los territorios del país que, como Táchira, han rechazado continuar siendo fieles creyentes a su religión política. Comienza entonces una situación en la que nos están forzando a unirnos a quienes el estar unidos no representa ningun estado natural, ni deseable, porque lo que nos encanta es competir y ganar.

Pero esta vez para ganar debemos cooperar y no competir. Debemos unirnos circunstancialmente para salvar la libertad y el respeto a todos los derechos humanos que, bajo la extraviada mirada de autoridades zombies, se encuentran a punto de desaparecer en manos del militarismo. Sin mencionar que económicamente Venezuela ha perdido nuevamente otra oportunidad de invertir con inteligencia los recursos provenientes de las exportaciones petroleras y las futuras generaciones se exponen cada vez más a vivir décadas de mucha carestía.

Un triunfo de los demócratas en las elecciones legislativas es estratégicamente necesario y la unidad es el medio para lograrlo. Luego, nuestro triunfo en las presidenciales sellará el final de esta oscura época de fanatismo y los laicos podremos luego competir, seguir cooperando o lo que sea, para beneficio de todos... Porque así son los sistemas políticos que generan más prosperidad y felicidad para todos: libres y plurales, o sea, democráticos.

14.12.09

Ven a mi recién creado blog "Pragmategias"

En Pragmategias están más de 50 artículos publicados en Noticiero Digital... Es un blog pero también es la vía a través de la cual voy a alimentar (feed) mi cuenta en Twitter. En Twitter recibirás el título de cada post que coloque en mi blog y así quiero combinar la inmediatez de Twitter con la posibilidad de agregar un poco más de información, análisis o reflexión... Por cierto, la herramienta de blog (Blogger) me permite enviar posts via mail y publicarlos de forma automática.

Vaya... ¡Qué maravilla tecnológica! La limitación está sólo en el valor de lo que quiera o pueda expresarles...

¡Gracias Blogger (Google), Tweeterfeed y Twitter! Si quieres hacer algo así ve a http://www.digitaldrake.com/how-to-connect-your-blog-to-twitter-facebook/ y sigues lo que esta en el Paso 1. El resto se refiere a integrarse a Facebook, no a Blogger... pero llámame si quieres ayuda.

Quien puede lo más, puede lo menos

Hay máximas de lógica jurídica como el "Quien puede lo más, puede lo menos" que en Venezuela son consideradas absurdas por los propios funcionarios de los poderes públicos. Si se evalúa el funcionamiento de la banca pública a través de los casos Banco Industrial y Banfoandes, no tendría sentido que el Estado hubiese comprado al Banco de Venezuela. Es como si la máxima fuese ahora "Quien no puede lo menos, podrá lo más". Si eso fuera poco, a algunos bancos recientemente intervenidos los quieren agrupar en un nuevo banco público, el Bicentenario... Todavía un "Pudo lo menos, quizás puede lo más" sería una posibilidad que mantiene cierta racionalidad de fondo, pero a un riesgo mayor que la máxima arriba indicada...

La irracionalidad que invadió a Venezuela no perdonó a nadie. El problema no se circunscribe a los oficialistas. La oposición también parece haber sido afectada por ese virus. Quien no le pueda ganar una elección a Chávez, es muy probable que tampoco pueda gobernar... Para ganarle hay que ir unidos. ¿Que pasa entonces? ¿Cuáles son las dudas? ¿Cuáles son los cálculos mezquinos?

El Estado vs Brito

Lo que está ocurriendo a este ciudadano se ha vuelto mucho mas interesante para una película que otra historia relacionada con Venezuela que le llamó la atención a Oliver Stone... Son hechos en pleno desarrollo que tendrán un impacto profundo.

8.12.09

La lógica socialista y sus consecuencias

1) Un principio es válido cuando me conviene, pero luego puedo descartarlo. 2) Desde la oposición pido que se rindan cuentas pero luego, siendo gobierno, no considero necesario hacerlo. 3) Construyo un poder monolítico, pero luego afirmo que no sabía nada de manejos sucios de mi propio equipo de gobierno. Así, como quien no quiere, la lógica socialista busca destruirnos el sentido común y la esperanza de cambiar.

El ascenso al poder del Socialismo a través de elecciones fue posible gracias al respeto que la democracia representativa tiene hacia el principio del Pluralismo. Luego han pretendido eternizarse, ser dueños absolutos del poder, violar abiertamente ese mismo principio y sin la menor verguenza despreciando a quienes no comparten sus ideas. Esa lógica socialista de respetar algo cuando conviene y luego, si no conviene, descartarlo, crea las bases para violar cualquier otro derecho humano como la libertad, la propiedad privada, etc.

Una de las razones que los socialistas esgrimieron para que votáramos por ellos fue la de acabar con la corrupción. Argumentaban que la falta de transparencia en el manejo de los recursos públicos y la falta de rendición de cuentas, eran el gérmen del enriquecimiento ilícito. Llegan al poder y ¡sorpresa!, la corrupción ya no parece ser un problema demasiado importante.

A la labor contralora necesaria para frenar y castigar la corrupción, le han quitado su autonomía y la han convertido en un arma para acabar con el Pluralismo a través de inhabilitar, especialmente, a políticos de oposición. También al poder judicial lo someten para aplicar acusaciones de distinta índole que eliminen políticamente a quienes se consideren un obstáculo en la vía del tren del Socialismo. Pareciera que ser presidente, ministro, fiscal o magistrado socialista transforma al servidor público, responsable de administrar lo que pertenece a toda la Nación, en una especie de miembro de una casta propietaria de las instituciones, de los recursos públicos y de cualquier otra cosa que se “nacionalice” para así disponer de manera caprichosa de la riqueza del país, sin rendir la más mínima cuenta.

Para colmo, a los ciudadanos que no tenemos cargos públicos se nos exige absurdamente  rendir cuentas sobre los gastos de nuestros viajes. Además, se nos reclama por despilfarrar agua y electricidad acusándonos de ser los principales causantes de la escasez. Esa lógica de los socialistas de sentirse los perfectos dueños absolutos del país, mientras proclaman que la propiedad no es sagrada o que no debe existir, crea las bases para someter a la población a las peores penurias en nombre de valores que ellos descaradamente irrespetan.

Es curioso que cuando revientan escandalosos casos de corrupción, el máximo jefe, luego de vanagloriarse de su vasto poder y del férreo control que ejerce con su lupa, se las arregla para decir que él no sabía nada. La crisis bancaria que explotó recientemente, se veía venir hace mucho tiempo por las claras señales, reseñadas suficientemente en los medios, de lo que estaba ocurriendo con el enriquecimiento descarado de los banqueros socialistas. O sea, aunque no se presentara ninguna crisis, de todos modos se debían haber tomado medidas en contra del manejo irregular de los recursos de la Nación. Ese “yo no fui” del máximo jefe no significa un sincero “yo no tenía tanto control de la administración pública como creía” sino la típica salida del pícaro descubierto porque algo salió mal (...será que el petróleo no está a los niveles de precios que se esperaba, o que no se logran producir mas barriles, o que se regaló demasiado a otros países, o que ya se está agotando la deuda como fuente de cash... o todo a la vez... definitivamente, varias cosas les están saliendo mal).

Por años las actuales autoridades han tolerado la corrupción “buena”, de la misma manera que consideran que existen golpes de estado “buenos” dignos de celebrarse y sólo se condena a los “malos”, que son los de derecha, como lo ocurrido en Honduras. La lógica socialista busca que nos convenzamos de que el mundo sólo está compuesto por buenos y malos, donde ellos son los buenos y los malos podemos dividirnos, a su vez, en 2 grupos: los enemigos y los confundidos (por cierto, esta clasificación la aplicó Evo en su discurso por motivo de su nuevo triunfo electoral). Es, sin duda, la lógica de una secta dogmática que afecta la coexistencia democrática con quienes no pensemos como ellos.

Si nuestra Constitución consagra la Democracia como sistema político y uno de sus principios fundamentales es el Pluralismo, es decir, la posibilidad de que coexistan distintas corrientes del pensamiento: ¿Hasta cuándo se les permitirá violarla a quienes, para colmo, juraron garantizar su cumplimiento? ¿Deberá la Democracia ser tan absurdamente amplia como para tolerar su propia destrucción a manos de una secta gobernante? ¿En qué clase de país viviremos si continuamos dejando que avance el sectarismo de la religión socialista y sus peligrosos profetas?

No son estas las preguntas que nos hacemos cuando estamos en el día a día, trabajando, en una cola o haciendo mercado. Pero atrapa este tip para tu sentido común: los Sistemas Totalitarios han sido muy eficientes produciendo pobres; en cambio, los Sistemas Libres y Democráticos han producido la prosperidad que, en unos casos más y en otros menos, alcanza a muchísimas personas (incluyendo a China porque son sus exportaciones a Occidente las que le han proporcionado una creciente prosperidad en las últimas décadas). Defender la Democracia, el Pluralismo y, en general, todos los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos es la mejor ruta para que tengamos una mejor Venezuela para todos.

23.11.09

La Gran Empresa del Socialismo

Las empresas en su mayoría y en especial las grandes, se organizan con base en estructuras jerárquicas. Desde la Asamblea de Accionistas hasta el empleado mas lejano en el organigrama, existe una jerarquía. Eso podría criticarse por muchas razones, pero ninguna justifica que sean eliminadas o, peor, subordinadas a una sola Gran Corporación que es lo mismo decir, a un Estado Socialista.

Las corporaciones, sean privadas o públicas, tienen rasgos comunes en cuanto a sus esquemas organizativos. Comparten, unas más que otras, el típico organigrama jerárquico que podemos llamar “Corporativo”. Los ejércitos y la iglesia también se organizan de manera similar donde una cúpula decide y el resto ejecuta lo que se le ordene hacer.

Los esquemas corporativos son los de mayor tradición en todo el mundo. Han sido probados y han funcionado hasta cierto punto. Aunque a la hora de estimular la creatividad y de desarrollar estrategias flexibles y agilidad para responder a cambios en el entorno, esas estructuras comienzan a “pasar aceite” y generalmente no dan la talla.

Es de esperarse entonces que entre quienes producen bienes y servicios en un país, algunos no puedan mantenerse a la altura y lleguen a quebrar o cerrar sus operaciones. Eso no es preocupante si existe libertad para que cualquier otro pueda sustituirlos, produciendo más y mejor. El gran problema ocurre cuando llega una élite al poder y establece que en ese país no debe existir tal libertad y, además, que toda unidad de producción debe responder jerárquicamente al Jefe de Estado y sus oficinas repletas de súbditos leales.
Eso es lo que sucede cuando llega el Socialismo. Se parte de la idea de que el Estado es la Gran Corporación que emplea a todos los habitantes de ese país. Hay un único patrón que le indica a todos sus empleados que, por ejemplo, no hace falta que tengan sindicatos porque el pueblo, o sea ellos mismos, es quien manda y no tiene sentido reclamarse a sí mismos. El Estado también les argumenta que si hay escasez es porque el Imperio los bloquea o porque hay una conspiración contra ellos, y si los servicios no funcionan pueden llegar a decir lo mismo, o que se trata de una masa anónima de usuarios culpables que despilfarran agua, luz, etc., pero como ellos forman parte de esa masa no se los dice directamente.

Al final no se puede ir a reclamar al Ministerio del Trabajo ni a nadie, porque todo es una oficina  de la Gran Empresa Socialista que no va a tomar ninguna medida en contra de sí misma.

En los países donde hay libertad, cuando quiebra una empresa privada, cierra sus puertas o trata mal a sus empleados, estos pueden irse a trabajar a otro sitio. O a lo mejor no pasa nada y de todos modos el trabajador puede decidir buscar oportunidades fuera del ámbito de esa organización. Pero si lo que existe es una Gran Empresa Socialista que no tiene bordes dentro de un determinado país, ningún trabajador podrá salir de ella a menos que abandone el país y se vaya al exterior.

Esta es la gran estafa que sufrieron los trabajadores de Rusia, Europa del Este, China, Cuba y Corea del Norte. Unas élites dominaron el Estado y desde allí pasaron a controlar todo, incluyendo los pasaportes para poder irse a trabajar a otro lado. El Estado perdió su rol de tercero que sirve para dirimir controversias entre ciudadanos y atender los asuntos comunes a todos, mientras todos se dedican a producir desde organizaciones privadas todo lo que pueden.

Esas élites viven en sus países mejor que cualquiera y se las arreglan para mantenerse en el poder hasta que se mueren, dejando a hermanos o hijos (biológicos o políticos) como sucesores. No entiendo como todavía puedan existir partidos que orgullosamente lleven el adjetivo “socialista” en sus nombres. Mucho menos que se reunan para acordar de qué nuevas maneras siguen armando la gran trampa de una economía estatizada y sin libertades.

Escuché con preocupación al Secretario del MAS, de apellido Terán, opinando sobre el peligro de la presencia norteamericana en Colombia. Secundó insólitamente la tesis del Imperio que tanto le ha gustado a la izquierda para esgrimirla como excusa y quiso después matizar guabinosamente lo que dijo, afirmando que había que ganarle las elecciones a Chávez y que él opinaba como lo habían hecho Lula y Bachelet.

Con el significado irrefutable que tiene el Socialismo, ningún partido político decente debería seguir distinguiendo entre el socialismo real (el feo) y el suyo (el bonito). El Socialismo ha sido históricamente una estafa y si el MAS quiere seguir con sus siglas, debería cambiarlas a por ejemplo “Movimiento Ascenso Social” para que todos participemos de las oportunidades de ascender socialmente en igualdad de condiciones y luchar por la democracia, la justicia, la paz, la productividad, la creatividad, el medio ambiente... y no por falsos y torcidos ideales como el Socialismo y el Anti-imperialismo que sólo le sirven a élites militaristas para eternizarse en el poder.

Estados Unidos es el principal socio comercial de Venezuela y es un gran aliado para defender la libertad y el respeto a los Derechos Humanos Universales. Por el contrario, muchos de los aliados del actual gobierno venezolano son países donde se violan derechos humanos de manera sistemática. Ningún país es perfecto, pero debemos escoger entre aquellos que más se acercan al tipo de sociedad que queremos.
Terán: ¿Quieres vivir como en Cuba, Corea del Norte o Irán?

11.11.09

Venezuelan Opposition Idol

Ni primarias, ni consensos, ni acuerdos entre cogollos. El método más efectivo y participativo es otro: que los candidatos sean propuestos de acuerdo a sus cualidades para que luego se presenten por TV ante sus electores potenciales y sean escogidos, a través de recibir el mayor número de mensajes de texto, aquellos que se convertirán en los representantes de la opción unitaria en las Elecciones a la Asamblea Nacional.
Un argumento en contra de las Primarias ha sido el costo que implicarían... Por el contrario, el Venezuelan Opposition Idol puede llegar, con el dinero que se recoja vía mensajes de texto, a proporcionar ingresos por encima de los costos y así estar mejor preparados para la campaña del 2010!

Un argumento en contra de los Consensos es la lentitud... Por el contrario, el Venezuelan Opposition Idol podrá ser organizado a través de diferentes televisoras regionales y nacionales con bastante rapidez (pidámosle toda la asesoría necesaria a Erika de La Vega)!

Un argumento en contra de la escogencia a través de Cogollos es la falta de participación y la presión de los más poderosos... Por el contrario, el Venezuelan Opposition Idol será un mecanismo altamente participativo y abierto a la población en general como si se tratara de unas Primarias!

Por si esto fuese poco, los candidatos se estarán dando a conocer masivamente y tendrán así un mejor chance ante la competencia electoral final!

Aunque una idea como ésta pueda ser tildada de frívola, tiene una verdadera ventaja estratégica: Va a estimular la participación del elector joven. Planteará la selección como concurso, como reality, en los términos más próximos a la manera de ver el mundo que los segmentos más jóvenes tienen actualmente.
Solidez, presencia, habilidad retórica, etc., cada una de las características de los candidatos estarán expuestas ante las cámaras y los votantes potenciales podrán seleccionar a aquellos que mejor los representen dignamente ante el Poder Legislativo.

La presencia directa pateando calles y escaleras no estará excluída. El diálogo en vivo y en directo con electores potenciales podrá también formar parte de las campañas para darse a conocer como individuos y como proponentes de una Agenda Legislativa Unitaria Democrática y Pluralista que impulsará el beneficio de todos los venezolanos, en contraposición al fanatismo sectario que se ha desbordado con la actual conformación de la AN roja-rojita.

Es indispensable innovar. O inventamos o erramos! Si lo propuesto por la oposición le parece más de lo mismo a la mayoría NINI y joven del electorado, no estaremos tomando las acciones cuyas consecuencias nos lleven al objetivo: GANAR.

5.11.09

Segunda mitad del noveno

El más reciente CD de Rubén Blades incluye una canción que podría estar dedicada a la Venezuela actual. Es un mensaje que parece dirigido especialmente a los venezolanos demócratas. Un mensaje duro y realista pero también, en el fondo, esperanzador.

La letra de la “Segunda Mitad del Noveno” parece aludir al momento crítico que estamos viviendo en el país: en cualquier momento podemos ahogarnos dentro del pozo de militarismo en el que hemos caído. La metáfora del béisbol es muy pertinente para un país como el nuestro porque muchos pueden captar con facilidad lo terriblemente grave del momento. Las referencias a Bob Canel y a Musiú Lavalerie acercan todavía más este mensaje al venezolano.

Acá va la letra de la canción y mis comentarios entre paréntesis.
Segunda Mitad del Noveno
Autor: Ruben Blades / Canta: Ruben Blades

Aguantaito, aguantaito... Segunda mitad del noveno
Hay gente en la encrucijada y hay que decidir
Entre todos los caminos hay uno solo a elegir
Ahora que te necesito donde has ido Bob Canel
Segunda mitad del noveno
Aquí se decide el juego y no sabemos que hacer
(El único camino a elegir es el democrático, éso decide el juego pero lamentablemente no sabemos qué hacer... UNIDAD!)


Tiembla la gradería hay mucha emoción
Mucho ruido, mucha bulla pero cero acción
Por eso nos preguntamos a dónde se fue Musiu
Todos los héroes se han ido, todos los héroes se han ido
Con nuestra juventud.
(Cero acción, los héroes se han ido, es un llamado de alerta... si la cosa sigue así no tenemos salvación!)

Segunda mitad del noveno
Miedo en primera
Hambre en segunda
Rabia en tercera
(Están las bases llenas, llenas de problemas, llenas de motivaciones para ganar, para dejar en el terreno al equipo del pitcher que lleva 10 años ponchando a todo el mundo...)

“Play ball” gritó el “umpire”
Que no se vaya nadie
Que esto se pone bueno
(A derrotar la desesperanza!... el juego no ha terminado!)

Ahora que te necesito donde has ido Bob Canel
Segunda mitad del noveno, aquí se decide el juego
Y no podemos perder.
Por eso nos preguntamos a donde estará Musiu
Todos los héroes se han ido,
todos los héroes se han ido con nuestra juventud.

Segunda mitad del noveno.
Segunda mitad del noveno.
(Y no podemos perder)

27.10.09

El cálculo detrás de la polarización

A muchos chavistas les gustan cosas de Cuba, pero no todo. No les gusta que allá no haya polarización, porque éso hace que el ingreso deba distribuirse entre todos los cubanos. Si se repartiese a sólo una parte de ellos le tocaría mucho más a quienes, al final, lo reciban.

En 10 años de gobierno, se ha demostrado claramente que en Venezuela existe una extraña capacidad de gastar, repartir o regalar caprichosamente los ingresos públicos de todos los venezolanos, colocándolos sólo en ciertas manos amigas tanto dentro como fuera del país. Esos ingresos provienen de tres fuentes: la exportación de petróleo, la deuda (que habrá que pagarla algún día) y los impuestos.

¿Qué sucedería si al eliminar la economía privada, porque a alguien se le ocurra calificarla de maléfica, se queden sin nadie a quien cobrarle impuestos? Pues el gobierno pasaría a tener sólo 2 de las 3 fuentes. Los ingresos por petróleo o deuda no podrán crecer contínuamente y por lo tanto habrá a futuro menos que repartir, gastar o regalar. Además, ¿Qué ocurriría si al ser una economía totalmente estatizada ese monto menor de ingresos se reparte entre todos, como sucede en Cuba? Pues, inevitablemente a cada chavista criollo o extranjero le tocará menos que lo que han venido recibiendo.

Ese es el cálculo que está detrás de la polarización. Si se mantiene a una parte del país fuera de los circuitos de distribución directa de dádivas, los mantenidos por el gobierno recibirán más por cabeza. La parte excluída deberá ser la más amplia cantidad posible de productores de bienes o servicios que paguen o retengan mucho impuesto para que la parte pedigueña reciba el per cápita más grande posible. Y no estamos hablando de unos cuantos productores industriales, sino de millones de venezolanos que van desde banqueros, ingenieros, médicos y agricultores hasta buhoneros, campesinos y pescadores. Al mismo tiempo a esos productores se les debe neutralizar desde el punto de vista electoral para que no representen una amenaza a quienes se benefician del asunto.

La estrategia ha sido bastante sencilla: dividir el país con un discurso amenazador repetido por todo funcionario o dirigente oficialista, uniformar a los seguidores fieles y aplicar instrumentos legales que los consoliden en el poder. Por ejemplo, la más reciente versión de la Ley Electoral busca matar dos pájaros de un tiro: con un porcentaje menor de votantes chavistas (para repartir los ingresos entre menos) se podrá arrasar con los escaños de la Asamblea (y así atornillarse en el poder), sin respetar la proporcionalidad entre votos y puestos obtenidos, consagrada en la Constitución vigente.

En Cuba no ocurre algo así porque no hay democracia ni tampoco sector privado. Por lo que no se cobran impuestos y tienen que conformarse con un per cápita muy igualitario, pero muy bajito. Si aquí fallara el petróleo y no se pudiese colocar más deuda, solamente un vigoroso sector privado podría dar soporte al gobierno, ya que ay! las empresas del Estado (quitando a PDVSA, por ahora)... sólo producirán pérdidas.
Eso parece que lo intuyen los ideócratas (no tecnócratas) del Socialismo del Siglo XXI. Por éso es probable que quieran continuar con el juego de la polarización, sin eliminar al sector privado, porque conocen lo que ocurre en Cuba y saben que no les conviene. Sólo necesitan doblegar políticamente ese sector para que no represente una amenaza. De allí la idea, entre otras y aparte de los discursos polarizantes, de favorecer a empresas extranjeras para que se establezcan en el país, produzcan y paguen impuestos sin meterse en política.

¿Puede llamarse venezolano a un gobierno que proceda de tal manera, si además regala a otros países (como Cuba) recursos que hacen tanta falta por acá? ¿Qué clase de paradoja es que quienes se creen más patriotas que los demás, procedan saqueando al país para favorecer a otras economías? ¿Qué diría el sector productivo brasileño si Lula hiciera algo similar en su país?

21.10.09

Los NINIs: ¿Materialistas?

Por más que busco razones que justifiquen la postura de los NINIs (que dicen no estar ni con el gobierno, ni con la oposición), no encuentro otra distinta a un puro y simple materialismo... o todavía no logro entenderlos bien.

¿Son los NINIs diferentes a los abstencionistas? Sí, porque al final los NINIs terminan yendo a votar y son los que terminan decidiendo quien gana. El típico abstencionista no vota por flojera y ese grupo históricamente oscila entre el 40% y el 10% del electorado, y cuando se reduce la abstención terminan votando como el resto (los que nos movilizamos para votar).

También hay “abstencionistas por convicción” que hace tiempo fueron típicamente de izquierda (Chávez confesó haber pertenecido a esa especie de secta); pero recientemente parecen más bien de derecha (digo “parecen” porque sólo a un aliado del gobierno se le ocurriría promover la flojera electoral que sólo a éste beneficiaría).

¿Son los NINIs diferentes a los conversos, o defraudados, de cualquiera de los dos polos? Sí, porque oscilan. Pueden favorecer a veces al gobierno y otras veces a la oposición. Esa maleabilidad no es típica de un converso o defraudado, porque éstos tienden a proceder más emocionalmente y menos por conveniencia. Esa capacidad para oscilar indica que los NINIs escuchan las ofertas electorales y están dispuestos a irse con el mejor “postor”.

¿Son los NINIs materialistas? Pareciera que sí. Los NINIs tienden a inclinarse por propuestas menos ideológicas y más concretas en materia de beneficios palpables. Si el gobierno plantea una agenda altamente ideológica, como ocurrió en el Referendo de la Reforma 2007, este grupo se repliega mayoritariamente para darle el triunfo a la oposición. Pero si el Gobierno les asegura que Socialismo significa que van a tener empleo bien remunerado, contratos, etc. (algo así como que todos van a pertenecer a una super PDVSA), entonces son capaces de apoyarlo fervientemente.

¿Existe la ideología NINI? No existe. Parecieran querer estar bien con Dios y con el Diablo, mientras se pueda. No deberían llamarse NINI, sino CONCON, por su flexibilidad para irse con el mejor postor. El Gobierno sospecha que una parte importante de quienes lo han apoyado, lo han hecho, no por el “materialismo-dialéctico” sino por materialismo puro y simple.

La Oposición requiere darse cuenta de ese fenómeno para poder ganar. Debe hablarles  a los NINIs o CONCONs en términos atractivos y creíbles. Son muchos los venezolanos y venezolanas a quienes no les gustan las discusiones ideológicas. Son inteligentes porque piensan en las consecuencias directas que les pueden acarrear sus votos. Están abiertos a escuchar y valoran la democracia, aunque pareciera que también podrían adaptarse a otro tipo de régimen, si creen que éso les convendría.

No es fácil entenderlos si los miramos a través de cristales ideológicos, sólo sé que valdrá la pena el esfuerzo para quien logre convencerlos de votar por sus candidatos a la Asamblea.

13.10.09

Ocho semanas y media

Luego de estar digiriendo durante aproximadamente dos meses unos cuantos libros con contenidos históricos, comienzo a recuperar mis deseos de escribir. El encuentro con la historia tiene sus riesgos. Entre los riesgos está sentir que no vale la pena escribir.

Comencé leyendo "El Poder y el Delirio" del mexicano Enrique Krauze, donde hace un recuento de la trayectoria de Chávez hasta 2008. Desde su perspectiva, a pesar de que intentó incluir la visión de los propios chavistas, plantea que Chávez es una plaga para Venezuela. Me molestó ver eso (aunque crea también que es así) escrito por un mexicano. En síntesis, Krauze plantea que nos hemos quedado cortos reconociendo los logros y virtudes de Betancourt, mientras encumbramos en el poder a un mediocre como Chávez. Me molestó que nos diga éso un extranjero, aunque sea verdad.

Luego, le entro a "El Pasajero de Truman" del venezolano Francisco Suniaga, que es una especie de historia novelada sobre la vida de Diógenes Escalante, un diplomático venezolano que se suponía iba a suceder a Medina Angarita para continuar con la gradual apertura democrática que se inició con la muerte de Gómez. Pero Escalante se volvió loco! (literalmente) y ocurre el golpe del 18 de Octubre de 1945. La desconexión de Escalante con el país y sobre todo consigo mismo, era al mismo tiempo una ventaja para Medina (para controlarlo) pero también una ventaja para muchos políticos enemigos de Medina, cuyo objetivo era irse alejando más rápidamente del Gomecismo. Que Escalante plantease una visión moderna de Venezuela era lo que menos importaba, si le faltaba clara conciencia para ejercer el poder. Al final me quedó la sensación de que las ideas, incluyendo las más justas y progresistas, no son sino instrumentos del simple "quítate tu pa' poneme yo".

El tercero es "El Señor Marx no está en casa" de Ibsen Martínez, una novela cuya médula es un supuesto incesto entre Karl Marx y su hija menor Eleanor. Ibsen se asoma por una ventana a la casa de los Marx, mostrándonos seres de carne y hueso, demasiado humanos si los comparamos con los mitos, que los comunistas quisieron hacer creer a tanto pendejo “buena gente”, que supuestamente formularon las verdades absolutas que deben regir a toda sociedad. Pretender que lo dicho en un libro como Das Kapital se aplique a toda una sociedad sin tener que preocuparnos por más nada, equivale a creer que cualquier cosa se resuelve consultando la Biblia o el Corán. Sólo un impulso religioso explicaría que, luego de leer esta novela, alguien que pueda llamarse a sí mismo "marxista" pueda seguir creyendo que existe realmente la posibilidad del oxymoron denominado "socialismo científico".

Por último, acabo de terminar a "Dr. Tinoco" de Juan Caros Zapata, periodista venezolano especializado en temas de Finanzas y Economía Política. De los 4 libros, éste es el que me toca más de cerca porque el arco vital de la trayectoria pública de Tinoco entre 1969 y 1993 coincide con mi propia vida desde que comencé en bachillerato a interesarme por cosas tan aparentemente distantes una de otra como la política y el rock sinfónico, hasta terminar coincidiendo muy cerca de ese personaje en mi pasantía por Cordiplan entre 1989 y 1990. Zapata, como Ibsen con Marx, escudriña en los trapitos sucios de los Tinoco incluyendo los antecesores, los contemporáneos y los sucesores, pero sobre todo hace énfasis en mostrar las relaciones entre grupos económicos y políticos muy importantes durante todos esos años. Me sorprendió la descripción que Zapata hace de Tinoco como un pragmático, utilizando el estricto sentido del término: pragmático es quien valora y da significado a las acciones e ideas según sus concecuencias. Emergen también en esas descripciones las pugnas de bajo vuelo que ha caracterizado a tanto personaje público del país, aunque advierte el autor que nada de éso se compara con la bajeza actual del chavismo. Al final, los celebres 12 apóstoles quedan, incluyendo a Tinoco, como unos tipos que no eran ni tan desgraciados ni tan corruptos como la alianza de izquierdas y burgueses tradicionales resentidos nos quiso hacer ver en las décadas pasadas.

He estado bastante revuelto digiriendo este tipo de lecturas. Esa es una consecuencia perfectamente predecible cuando uno decide leer algo a lo que no está acostumbrado.Es como si hubiese decidido comerme cuatro anticuchos peruanos de una sola sentada, cuando no forman parte de mis comidas habituales. Tardé ocho semanas y media en querer volver a publicar mis artículos, como evitando quejarme amargamente del país, de mis compatriotas, de mí mismo.

¿Vale la pena escribir para promover cambios políticos si históricamente mostramos una clara tendencia como sociedad a equivocarnos y no parecemos querer aprender de nuestras equivocaciones?

18.8.09

Venezolanos: ¡A discre...ción!

Los soldados mueven uno de sus pies firmes a un lado y bajan el fusil en aparente posición de descanso. Es un descanso rígido, una especie de “aquí estoy para que me ordenen”. Órdenes que pueden ser precisamente discrecionales, o sea, lo que se le ocurra al oficial que conduzca al batallón.

El uso metafórico de términos militares se hace cada día más literal en Venezuela. La relación de subordinación de los poderes Legislativo, Judicial y Ciudadano al Ejecutivo ha ido carcomiendo un principio clave del sistema democrático como lo es la separación de poderes. Así mismo, la subordinación ideológica a la que también se somete a PDVSA y toda la administración pública, viola principios básicos de la democracia como lo son el Pluralismo y la  participación de todos los venezolanos en la conducción del país.
Recientemente se ha hecho demasiado evidente que la visión guerrerista de la política ya no es una metáfora. Quienes no pertenezcan al ejército rojo-rojito son enemigos. El caso Ledezma epitomiza lo lejos que puede llegar el fanatismo de los revolucionarios al patear el resultado de una elección libre, civil y democrática.
En este contexto se proclama atropelladamente y de madrugada una nueva Ley Orgánica de Educación con una rara mezcla de intenciones “liberadoras” y represoras. Por un lado vocifera la independencia de criterio, pero al mismo tiempo amenaza discrecional y punitivamente a quien “se salga de la fila” sobre todo a docentes, colegios y universidades privadas. Consagra la autonomía universitaria, pero a las universidades le impedirá seguir decidiendo sus políticas de ingreso o su oferta de carreras. Ensalza a los estudiantes y el paradigma de la educación liberadora, pero no se les permitirá escoger libremente lo que deseen y donde deseen estudiar.

La LOE lo que busca en definitiva, sobre todo con su Artículo 6, es legalizar que se nos grite cotidianamente a todos y especialmente a nuestros niños y jóvenes un ¡A discre...ción! Esto sería normal si estuviésemos en Cuba, Corea del Norte o Irán, donde el fanatismo militarista se impone sobre cualquier movimiento de libertades cívicas. Pero aquí tenemos una Constitución Democrática que todos debemos respetar, comenzando por las máximas autoridades. Por eso las pretensiones de convertir al país en un cuartel chocarán siempre con los principios allí consagrados.

No sólo debe derogarse la confusa y contradictoria LOE por su pésima técnica legislativa, sino para promover una Ley de Educación verdaderamente basada en la Creatividad, la Diversidad y la Libertad de Pensamiento que transforme a la educación venezolana. La arremetida fanática que el militarismo hace a la sociedad venezolana con la LOE, se parece a esas escenas de cine en las que un grupo de bandidos borrachos secuestran a personas y las amenazan para que bailen y gocen a juro en una tremenda rumba que a ellos se les antoja tener. La LOE esta plagada de falsas loas a la libertad mientras se yergue como instrumento de la más conspicua dominación del Estado sobre la Sociedad.

Sobre todo se perdió un principio básico de sensatez democrática y plural: las leyes además de imponer límites a los ciudadanos, deben también impedir el ejercicio discrecional de la autoridad gubernamental. Esto no se cumple con la LOE, por el contrario, el Estado controlará y decidirá todo. Y el Estado actuará nada menos que a través de la discreción de funcionarios con un pésimo récord en logros... ¿Cómo está funcionando la educación pública luego de 10 años de revolución?

El fanatismo de un pensamiento único y mucho más si es incompetente termina, más temprano que tarde, en violencia. Lo ocurrido a los periodistas de Últimas Noticias la semana pasada es una muestra de lo que puede suceder en el seno de escuelas y universidades que se resistan a la conducción militarista y discrecional de la sociedad venezolana.

No se trata de que esté planteado un conflicto entre militares y civiles, a secas. El militarismo es un tipo de fanatismo fascista que puede ser promovido tanto por militares como por civiles. También de la misma forma el civismo democrático puede ser abrazado por cualquier persona, sea civil o militar.

Militares civilistas y civiles democráticos debemos unirnos para defender nuestra Nación, la  Constitución y sobre todo el derecho a vivir en una sociedad libre, protegiéndonos de la amenaza de un Estado que quiere controlar todo y a través de funcionarios actuando discrecionalmente desde su febril y trasnochado fanatismo.

11.8.09

Un país devaluado

Con cada devaluación drástica de la moneda todos nos empobrecemos. Si la devaluación se extiende hacia ámbitos distintos al económico, como el de la educación y el de las industrias de contenidos (radio, TV, telecomunicaciones, etc.), imagínese el impacto. Venezuela se convierte aceleradamente en un país profundamente devaluado.

Mantener una tasa de cambio sobrevaluada por 6 años sólo indica que inevitablemente vendrá una drástica devaluación. Tal como Gerver Torres lo explica brillantemente en su artículo del pasado domingo, Venezuela vive actualmente una ficción económica. Somos una economía fuerte, tenemos un buen nivel de salario mínimo y disfrutamos de una relativamente baja deuda externa si calculamos esas cifras con base en la tasa oficial.

Pero al recalcular esas mismas cifras con base en una tasa más realista, la “sensación” de bienestar se evapora y desaparece. La economía venezolana está siendo manejada irresponsablemente, tanto que se le miente abiertamente al país pretendiendo engañarnos a todos, todo el tiempo. Eso no será factible mantenerlo indefinidamente porque la devaluación ocurrirá, irremediablemente, con desastrosas consecuencias para todos.

Llegar a este punto ha sido el resultado de una creciente y desatinada intervención del Estado venezolano en la economía. Autoridades económicas y financieras han tomado decisiones que distorsionaron las lógicas más elementales implantando políticas como: a) El reverso de la sustitución de importaciones para que gastemos nuestras divisas, no en bienes de capital sino en bienes de consumo, favoreciendo el empleo en otros países; b) El reverso de la privatización de empresas productivas para que el Estado designe funcionarios que, con su poca capacidad y trasnochadas concepciones, terminan endeudándolas y ofreciendo pésimos resultados a trabajadores y clientes; c) El reverso de la flexibilización de mercados, imponiendo controles de precios y forzando una artificiosa estabilidad laboral que sólo auyentan inversiones sin impedir que aumente la inflación y el desempleo.

La devaluación en la economía proviene entonces de acciones devaluadas de políticas públicas, ejecutadas por personas sin la debida preparación y experiencia para ocupar dignamente las posiciones de autoridad que detentan.

Por si esto fuera poco, algo parecido se extiende hacia otros ámbitos. En paralelo a lo que ha venido ocurriendo en la economía, se adelanta desde la Asamblea Nacional una creciente intervención del Estado venezolano, a través de la Ley Orgánica de Educación, con la que se busca imponer un asfixiante control sobre cómo pensamos. No son precisamente las mentes más brillantes las que tendrán a su cargo el destino intelectual del país y es fácil prever que ocurra, al igual que con la economía, una profunda devaluación de los valores y destrezas de las futuras generaciones. Si nos basamos en conductas observables en muchos de los actuales funcionarios públicos serán la sumisión, la adulación, la mentira o la hipocresía las características dominantes de lo que pasará a considerarse una persona “muy educada”.

Así mismo desde la misma Asamblea y con intervenciones desde CONATEL, como brazo ejecutor, se busca reestructurar la industria de contenidos interviniendo sobre los distintos medios de comunicación, basados en la “genial” idea de que la Libertad de Expresión no es absoluta y por lo tanto debe ser regulada. Se pretende reformar la Constitución Nacional a partir de leyes inferiores para así devaluar a la misma Constitución, tal como se ha hecho con la devaluación de otros derechos humanos como es el de la vida (a través de la delincuencia aupada por la impunidad) y el de la propiedad (a través de expropiaciones, nacionalizaciones e invasiones, igualmente aupadas desde el gobierno).

El empeño en devaluaciones drásticas a todo nivel parece más el producto de una acción deliberada de las actuales autoridades, que un resultado fortuito. Pareciera que pudiésemos escucharlos gritar ¡Abajo la excelencia, la productividad y el criterio propio! ¡Arriba la devaluación del país!

En el país de los devaluados, el mediocre es rey.

3.8.09

¡Cállate, por favor!

Una amiga me contó que en una transnacional donde trabajaba, uno de los jefes, un mexicano muy peculiar, solía decirle a veces “¡Cállate, por favor!” y éso a ella le parecía una manera muy “graciosa” de ser maleducado (o autoritario) y, al mismo tiempo, educado (o sea, legal). Los procesos administrativos de Conatel a canales de TV y emisoras de radio parecen inspirados en ese oxymoron, porque con hipócritas cartas que comienzan con un “Tengo el agrado de dirigirme a Ud.” lo que realmente se busca es acabar con un derecho humano fundamental como lo es la Libertad de Expresión.

El Rey de España sigue siendo el rey y no fue hipócrita cuando mandó a callar al otro rey (pero de la pachanga). Lo hizo de manera muy directa y sin disimular. Total, las monarquías han sido tradicionalmente así y los reyes parten del principio de que ellos son los que mandan (a callar, a hablar, etc.). Por eso cuando se dice que existen “monarquías democráticas” aparte de ser otro oxymoron, de lo que en realidad se trata es de que existen “democracias reales” como la inglesa o la española, donde la reina o el rey y demás figuras del alto gobierno, deben someterse junto a todos los ciudadanos al imperio de la ley (aunque, a veces, a la realeza se les vea “el bojote” autoritario que han heredado de sus ancestros).

Pero en democracias irreales como la venezolana, las instituciones y las leyes son las que  terminan siendo esclavizadas o sometidas a los designios de algo que llaman Revolución. Al ser la Revolución algo esencialmente abstracto, como Dios, no puede hablar... Entonces ése ente abstracto se procura de vicarios que la representen y éstos canalizan (como mediums) el Verbo Revolucionario para que nos toque a todos. Así Fidel desde Cuba y su aprendiz por estos lares son quienes dictan (por eso se les llama dictadores...) lo que les manda a decir la Revolución.

Nos hemos enterado en las últimas semanas que la Revolución quiere que se regule la Libertad de Expresión porque se dicen muchas mentiras (léase verdades) inconvenientes, cosa que, argumentan los distintos poderes públicos, llega hasta poner en riesgo a la Nación y especialmente a la salud mental del pueblo. Dada tan grave situación, el instrumento del instrumento del vicario de la Revolución de aquí, que se llama Conatel, procede entonces a mandar a callar. Como se trata del oxymoron llamado dictadura democrática (del lumpen-proletariado) o Socialismo del Siglo XXI, los instrumentos del instrumento del instrumento llegan con “oficios” muy decentes a  televisoras y radios, avalados por otros instrumentos del Gran Vicario como son los poderes (jajajaja...) legislativo, moral y judicial, diciéndonos a los venezolanos en nuestra cara: ¡A callar todos, por favor!

Al final se resume en que se trata de todo un aparato estatal actuando agavillado para acallar críticas a la gestión gubernamental de turno y guardando una especie de cortesía hipócrita como la que el mexicano jefe le aplicaba a mi amiga. ¿Cuál es el parecido? En el caso del mexicano, una transnacional típica es una especie “dictadura privada” donde una Junta Directiva lanza directrices que los instrumentos de los instrumentos de los instrumentos deben ejecutar sin chistar. Y aquí lo que tenemos es un gobierno corporativizado peor que una transnacional, o sea, una Dedocracia donde el César tropical sube el pulgar para premiar a  seguidores, o lo baja para castigar a su antojo (sin importarle instituciones, leyes o voluntad popular expresada en votos) a quienes le adversen.

Mi amiga se fue de la transnacional y en eso también se parecen las dos situaciones. Las personas terminan naturalmente alejándose de ambientes hostiles, aunque la hostilidad la quieran hipócritamente vestir de legal o educada. El gobierno de turno en Venezuela seguirá perdiendo apoyo, tanto dentro como fuera del país, cada vez que pisotee los derechos humanos fundamentales consagrados en la Constitución de Venezuela.

28.7.09

Cambio y conciencia

Cambio. Una manera de percibirlo es cuando algo que nos molestaba, un buen día, deja de hacerlo. Otra manera es cuando algo que nos agradaba, un mal día, comienza a perturbarnos. Cuando nos damos cuenta de lo que nos pasa, en cualquiera de los casos, a eso... podemos llamarlo tomar conciencia.

Se presentan diariamente despues de las 11PM y a veces ocurre a casi la 1AM. Como me acuesto tarde, por lo general los oigo mientras estoy leyendo o viendo una película. La máquina ruge por delante pero, sobre todo, también por detrás. Se trata del camión del Aseo Urbano.

En la zona donde vivo la recolección de la basura es nocturna. Es una zona bastante céntrica y es lógico que la recolección de basura sea así. Sin embargo, hasta hace unos años los oía y no podía impedir que me molestara. La molestia me inducía a pensar obstinadamente en mudarme de la zona, en escribir a la alcaldía para que modificaran el horario de recolección, en fin, aparte de molestarme perdía energía en imaginar acciones que ciertamente tampoco quería realizar.

Pero luego llegó la era Bernal para el Municipio Libertador y, sin entrar en explicaciones demasiado complejas, la ciudad se comenzó a llenar de basura no recogida de una manera espectacular. Caracas no ha sido nunca demasiado limpia, desde que la conozco, pero los niveles de desorden y suciedad que ha alcanzado en lo que va de siglo XXI pueden quizás ser sólo iguales a los de Mumbay o de alguna otra urbe que 5 veces más grande produce tanta suciedad como lo hacemos en nuestra descuidada capital de unos pocos millones de habitantes.

La suciedad se agrava porque además de fallar la recolección, los “recoge-latas” se dedican a romper bolsas y riegan la basura en las aceras para curucutear y ver que descubren. Bernal colocó una vez unos contenedores livianos de plástico, con ruedas y tapas, de color verde. Es difícil ver alguno hoy en día porque eran fáciles de mover y de quemar... Reales perdidos.

El caso es que luego de la última crisis de basura cuando oigo que se vuelve, sistemáticamente o no, a recogerla ya no escucho un ruido molesto. Mi reacción es totalmente distinta. Agradezco a los trabajadores, a la empresa de recolección, a quienes pagamos el servicio y hasta a la misma alcaldía, independientemente de quien sea ahora el alcalde, porque está pasando el camión y haciendo su trabajo. Me dí cuenta del cambio. No reacciono como antes, ni pienso en nada, sólo comprendo que eso es parte del “paquete” de vivir donde vivo con sus ventajas y desventajas. No cambiaría silencio por suciedad, en éso estoy claro.
Hay horarios de recolección de basura que tienen una lógica y unos camiones con poco mantenimiento que, quizás, podrían ser menos ruidosos. Pero contamos con gente que se encarga de la tarea y debemos buscar como apoyarlos o por lo menos agradecerles por lo que hacen diariamente. Tomé conciencia.

Un amigo me recibió hace poco en su casa diciendo “todo es mentira”. Él ha sido un leal simpatizante del actual gobierno. En toda fiesta en la que nos encontramos típicamente termina como cucaracha en baile de gallinas, defendiendo a Cuba y a todo lo que se le ocurre aquí hacer al gobierno.

Pero ese día comenzó como una ametralladora a contarme sobre una cierta desilución. El ha estado apoyando unos programas de formación, con charlas que explican el por qué y el cómo de las EPS o Empresas de Producción Social o empresas socialistas, supuestamente. Me cuenta sus experiencias más recientes en las que descubrió que las directivas y altos gerentes de esas organizaciones continúan, según él, explotando a la masa trabajadora.

“Les dan cuatro lochas a los obreros, mientras ellos se sacan unos super-bonos de vacaciones” me cuenta indignado. Sigo escuchándolo con atención, en parte sorprendido, no por lo que dice sino por quien lo dice, porque nadie que conozca medianamente la trayectoria de cualquier revolución socialista se sorprendería al escuchar algo así. “Les dije de frente lo que estaba viendo y ya estoy prácticamente fuera del programa de charlas” se queja conmigo. Luego regresa a su frase inicial y afirma como preguntando “¿Será que todo es mentira o era que estaba soñando que ésto iba a ser una revolución de verdad?”.

Allí también hubo un cambio, pero más duro porque lo afectó más directamente que a mí con el problema de la basura y en la dirección opuesta. No solamente yo he percibido que él cambió, otros me lo han comentado. Además parece haberse dado cuenta, o sea que tomó conciencia.

Tomó conciencia de una manera directa y lo que antes le agradaba ahora no le gusta. Para él fue como vivir un orweliano episodio de Rebelión en la Granja. Ojalá pronto muchos más logren reconocer que en Venezuela no estamos en el Siglo XXI, sino cada vez más cerca de “1984”.

2.7.09

4 Razones para que abra el Sambil La Candelaria

Los centros comerciales son importantes atractores de flujos peatonales y vehiculares. En términos más simples: a la gente le gusta ir a ver y dejarse ver cuando camina en los centros comerciales, aparte de hacer compras o acceder a distintos servicios. ¿Qué sentido tiene eliminar la posibilidad de que se abra un nuevo centro comercial en el centro de Caracas?

Desde el primer anuncio, cargado ideológicamente, que el Presidente hizo sobre eliminar el Sambil La Candelaria sentí que mi país se convertía en una especie de finca manejada torpemente por un ignorante capataz. Algo como “Ese potrero no va ahí. ¡Comiencen ya a desenterrar los estantillos! ¡Mira Juancito muévete! ¡Llévate todo porque ahí vamos a colocar una cochinera!” retumbaba entre mis sienes mientras, habiendo puesto en “mute” al televisor, seguía descompuesto viendo solamente la imagen de la cabeza parlanchina. Pensé eso no es una autoridad gubernamental... eso no es gerenciar políticas públicas.
En caso de que el primer capataz del país lo haya hecho por simple ignorancia, aquí van algunas razones que quizás lo hagan reflexionar y no colocar “la cochinera” en beneficio de la ciudad.

No habrá más flujos de gente sino que estarán mejor distribuidos: Es absurdo pensar que un nuevo Centro Comercial complique más a la ciudad. Por el contrario, desde el punto de vista de Caracas como un todo, un nuevo Centro Comercial va a contribuir a redistribuir los flujos peatonales y vehiculares actuales que se concentran en los CC existentes. Estando Sambil La Candelaria a distancia peatonal de la Línea 1 del Metro, una parte de los visitantes del CC Galerías Avila, CC El Recreo, CC Chacaíto, CC Sambil Chacao, CC Centro Plaza, CC Millenium y CC El Marqués van a redirigirse al nuevo CC. Es muy probable que siendo de la “cadena” Sambil, sean de ese CC de donde provengan la mayor cantidad de los nuevos usuarios del nuevo Sambil La Candelaria y muy probablemente se convertirá en un nuevo punto de encuentro entre los habitantes del Oeste y Este de la ciudad, con una mayor proporción de los primeros, como lo es actualmente el CC El Recreo.

Eliminar el uso comercial no garantiza menor congestión: Acérquese a una universidad, a un colegio grande, a un establecimiento de salud o a una oficina pública y sufrirá el impacto en tráfico, ruido y congestión que en general ocasionan actividades distintas a la residencial o a las zonas verdes. El único impacto que produce la eliminación de un CC es ideológico y de constatación del poder abusivo de una persona que se considera por encima de las leyes. Y, sin embargo, eso tampoco tiene sentido porque el comercio también deberá continuar siendo parte de cualquier formato de ciudad incluso si el comercio fuese vía trueque porque hasta para éso habrá necesidad de prever sitios donde se realice tal actividad. Y además, de acuerdo a la Constitución, somos una Democracia donde todos somos iguales ante la ley. Venezuela no tiene una monarquía donde el Rey crea que su palabra es ley.

Es un estímulo a mejorar la seguridad en la zona: La Candelaria ha reducido su nivel de seguridad ciudadana. Sus calles han ido perdiendo el agradable sabor de recorrerlas por temor a sufrir algún tipo de agresión, tanto que algunas de sus tascas han terminado mudándose o cerrando. Más gente en las calles entrando y saliendo del CC no solamente genera una mejor sensación de seguridad, sino que crea las condiciones para presionar por medidas concretas en materia de iluminación, limpieza, vigilancia, etc., que mejoren el nivel actual. Para los residentes de la zona, la oferta de mas puestos de estacionamiento no solamente les proporcionará más comodidad, sino también más seguridad.

Nuevo impulso a la cultura local: Quizás la razón más importante para mí es la recuperación del sabor de La Candelaria. Un amigo me contó que en la feria del nuevo Sambil está planteado que tascas emblemáticas de La Candelaria tengan su sucursal allí. Eso me pareció maravilloso porque el nuevo CC se integrará con una de las actividades más representativas como es la gastronomía española que se desarrolló por décadas en esta noble parroquia caraqueña. Comer o tapear en el Andurriña, la Tertulia, la Cita, Dena Ona, Bar Basque, etc., es un privilegio que las nuevas generaciones podrán retomar bajo un formato más actual y, espero, como transición hacia un progresivo rescate de la experiencia original en las propias calles de La Candelaria.
Seguramente hay muchas más razones como la generación de frescos y crispantes empleos directos e indirectos o la sustitución de un terreno baldío full de carros por una edificación de primer mundo que estimulará nuevas inversiones en la zona... pero lo importante es que no solamente los residentes de La Candelaria sino que todos los caraqueños rechacemos el abuso de autoridad del primer capataz, haciendo un referendo o cualquier otra forma de presión política y social, para lograr que se respete ese uso, esa edificación, esa voluntad de hacer progresar a Caracas.

23.6.09

Epidemiología de la Inseguridad: Caso Chacao.

The test of police efficiency should be the absence of crime and disorder, not the visible evidence of police action dealing with them. Sir Robert Peel – 1829 (Fundador de la Policía Metropolitana de Londres - Scotland Yard).


El fenómeno de la Inseguridad Ciudadana se encuentra típicamente vinculado al riesgo que tenemos las personas de convertirnos en víctimas de un delincuente al momento de transitar por un determinado sitio. Sería muy extraño encontrar en las calles avisos que nos alerten sobre ese riesgo diciendo algo como “¡Cuidado con los ladrones!”, porque de ser así serían removidos rápidamente por los interesados en que no se conozca ese tipo de información. Gracias a los avances en tecnologías de información, hoy día pueden encontrarse estadísticas georeferenciadas de la policía que, en casos de que hayan sido llevadas sistemáticamente sobre sus precintos, servirán como buen sustituto de ese raro tipo de avisos ausentes. Un excelente ejemplo de esta posibilidad es el sitio web sobre estadísticas de crímenes en la ciudad de Oakland, California (http://oakland.crimespotting.org).

Reducir la Inseguridad no es una tarea fácil debido a la gran cantidad de variables que concurren a la hora de producirse un hecho delictivo cualquiera. Tradicionalmente los estudios sobre este tema procesan datos relacionados con variables como características socioeconómicas de la zona, hora y fecha, características demográficas de las víctimas y victimarios (edad, género, etc.), tipo de suceso, etc. Estos análisis tienden a dar más peso a las explicaciones de tipo socio-económico, psicológico y cultural que a las directamente físicas, con excepción de ciertos esfuerzos arquitectónicos que se concentran en hacer intervenciones puntuales sobre el tejido urbano de comunidades, sobre todo con el ánimo preventivo de producir una mayor seguridad para los residentes (Newman 1996).

También existen algunos análisis desde la perspectiva espacial donde suceden los hechos delictivos, que puede decirse que consideran al Espacio Urbano como una víctima más y no como un mudo testigo de lo que pueda haberle ocurrido a un ser humano. El planteamiento de “la ventana rota” (Kelling 1997) aborda el tema de contrarrestar rápido los efectos de la acción vandálica sobre espacios y edificaciones como “curándolos”, actuando a tiempo para impedir que “heridas” ocasionadas por delitos menores escalen hasta convertirse en graves amenazas a la Seguridad en toda la ciudad. Este enfoque aplicado por Bratton el jefe de la NYPD sirvió para reducir drásticamente la cantidad de crímenes en Nueva York durante la década de los 90s.
Adoptar una visión de la ciudad como un organismo vivo (Alexander 1971) y, por lo tanto suceptible de ser atacada por agentes patógenos, nos sugiere la posibilidad de utilizar, de manera innovadora, el enfoque epidemiológico para aproximarnos a entender, quizás, nuevos aspectos del fenómeno de la Inseguridad. En epidemiología clásica se maneja básicamente una tríada de elementos para comprender las enfermedades contagiosas, que son: Huésped, Agente y Ambiente (Gladwell 2000).

Partiendo de que la Inseguridad Ciudadana es una enfermedad contagiosa, podemos considerar los Espacios Urbanos públicos y semi-públicos como Huéspedes sujetos a la posibilidad de infectarse de Inseguridad, mientras que los Actos Delictivos en sí serían los Agentes Infecciosos, compuestos tanto por la víctima como el victimario que, al coincidir en un determinado sitio, entran en contacto con el Espacio y lo dejan infectado de Inseguridad. El tercer elemento de la tríada es el Ambiente, para lo cual proponemos que sea una combinación de la variable Tiempo, representada por la Fecha/Hora en la que ocurre la infección, y la variable de Contexto representada por la Cantidad de Transeúntes, sean vehículos o personas, presentes en las inmediaciones del Espacio Urbano donde ocurre el hecho.

El nivel de Inseguridad de cada Espacio Urbano (Huésped) se puede cuantificar por el cociente entre el número de Actos Delictivos (Agentes) que históricamente han ocurrido allí y en sus alrededores durante el período de estudio, y la cantidad promedio de Transeúntes que puedan haber pasado por esa área a una Fecha/Hora específica (Ambiente).

Ihuespedi = ΣAj/ΔTi
donde,
I es el Nivel de Inseguridad del Espacio Urbano o Huésped en la Fecha/Hora i
A es la cantidad de Actos Delictivos o Agentes que han concurrido en ese Espacio desde el año 1 hasta el     año j del período en estudio, y
T es la cantidad promedio de Transeúntes (vehículos o peatones) que circulan por el Espacio en la Fecha/Hora i

Asumiendo que los diferentes tipos de delito no suceden distribuidos uniformemente en el Espacio Urbano, sino que tienden a concentrarse en sitios de mayor riesgo, la pregunta a responder es la siguiente:

¿Existe una relación o “pattern” (Alexander 1971) entre las características de ancho de acera, altura de edificaciones, equipamiento de infraestructura, mobiliario, vegetación, etc., de los Espacios Urbanos, públicos o semi-públicos, que tienen un mayor Nivel de Inseguridad, y las características de los Actos Delictivos que allí hayan ocurrido?

Y de manera complementaria:

¿Cómo influye la Fecha/Hora y la consecuente cantidad de Transeúntes sobre la proliferación de Actos Delictivos, afectando el nivel de Inseguridad de un determinado Espacio Urbano?

Hipotéticamente podemos afirmar, con base en la fórmula antes descrita, que el Nivel de Inseguridad de un determinado Espacio Urbano será mayor en la medida en que más cantidad de Actos Delictivos hayan ocurrido allí y que menos cantidad de Transeúntes circulen en promedio a una determinada Fecha/Hora. Con base en ese cálculo se seleccionarán los Espacios Urbanos que muestren los mayores Niveles de Inseguridad para proceder a realizar el trabajo de campo que permita obtener las características físicas de dichos espacios y determinar si existen “patterns” de relación que sirvan para explicar la recurrencia de Actos Delictivos en tales espacios. De encontrarse tales “patterns”, se podrían formular medidas de políticas públicas dirigidas a corregir esos aspectos más que todo físicos que pueden estar sirviendo de soporte, al menos parcialmente, a los altos Niveles de Inseguridad en dichos espacios.

Obtener valores para el indicador de Inseguridad dependerá entonces de procesar datos georeferenciados de Actos Delictivos y de Tránsito, para el sector de la ciudad a ser analizado.

Tanto en Venezuela como en el resto de América Latina existen relativamente pocos datos sistemática y organizadamente recopilados sobre lo que ocurre día a día en nuestras ciudades. Estudios esporádicos o crónicas periodísticas resultan insuficientes y una encuesta ad hoc no compensaría tal insuficiencia por no poder “sacar del sombrero” una serie histórica estadísticamente representativa para una localidad específica que se quiera estudiar. Las series históricas disponibles hacen referencia a grandes promedios municipales, estadales o nacionales sin posibilidad de representar realidades locales específicas.

El Caso del Municipio Chacao de Caracas
Sólo recientemente la evolución de las tecnologías de información y, en especial, los Sistemas de Información Geográfica, han posibilitado obtener datos espaciales sobre Seguridad Ciudadana y Tránsito (entre otras variables), recogidos por los funcionarios municipales durante su desempeño cotidiano. Esto ocurre en el caso del Municipio Chacao de Caracas. Chacao cuenta con una administración municipal que ha experimentado una creciente y destacada evolución técnico-administrativa durante los últimos 20 años que hace que los habitantes y transeúntes en general perciban allí un mayor Nivel de Seguridad en comparación con el resto de la ciudad.

Chacao cuenta con estadísticas georeferenciadas sobre Seguridad y Tránsito que permitiran realizar cálculos cuantitativos y luego con el trabajo de campo analizar los aspectos físicos de los Espacios Urbanos más problematizados que sirvan para plantear propuestas de políticas públicas que mejoren el Nivel de Seguridad en esta localidad. Ciertas estadísticas generales disponibles a través del sitio web de la Alcaldía de Chacao (http://www.chacao.gov.ve), indican que persiste una Inseguridad “residual”. Por ejemplo, en el período 2006-2008 los Actos Delictivos se mantienen en alrededor de 150 mensuales.

Puede apreciarse que existe cierta variabilidad por zonas del municipio según el tipo de delito, concentrándose hurtos y robos a personas en las área aledañas a la muy transitada y densa Av. Miranda, mientras que hurtos y robos de autos se extienden hacia la parte norte del municipio abarcando las áreas más residenciales y de baja densidad poblacional.

La idea del enfoque epidemiológico de la Inseguridad es poder colocar, en lugar de “áreas rojas”, los “puntos rojos” que muestren dónde se perpetraron  hechos delictivos, para luego poder analizar aspectos físicos que conduzcan a acciones de políticas públicas que, sumadas al destacado desempeño de la Policía de Chacao, aumenten aún más la Seguridad en este municipio.

Desarrollo del Estudio
Un estudio de este tipo se podría realizar en 3 etapas:
1.Cuantificación del Nivel de Inseguridad por Espacio Urbano público y semi-público basado en datos georeferenciados de Seguridad y Tránsito
2.Selección de Espacios más problematizados y levantamiento de sus características físicas en trabajo de campo
3.Análisis de la relación entre los “patterns” físicos de los Espacios y los Actos Delictivos para formular acciones de políticas públicas que mejoren la Seguridad Ciudadana en el municipio

Se estima que un estudio de este tipo se realice en 10 semanas, de las cuales 3 serán necesarias para la Etapa 1, 4 para la 2, y las 3 restantes para la 3, incluyendo en esta última la preparación del informe.

Ventajas y desventajas de un estudio experimental-exploratorio como el planteado
Es necesario tomar en cuenta que las conclusiones de un estudio sobre Chacao, por su naturaleza específica, no podrán ser directamente trasladadas a otras zonas de Caracas, ni mucho menos a otras ciudades de Venezuela o del resto de América Latina. Sin embargo, de resultar útil el enfoque propuesto, su metodología podrá servir de referencia para ejecutar estudios similares en otros municipios de Caracas y en otras ciudades, siempre que se disponga de la data requerida o de un presupuesto suficiente para levantar datos secundarios y de campo que permitan armar series históricas de 2 o 3 años que sirvan de soporte, sobre todo a la etapa de cálculo de los Niveles de Inseguridad de los Espacios Urbanos.

Por otra parte, el énfasis que hemos colocado en aspectos físicos del Espacio Urbano y su relación con tipos de Acciones Delictivas, hace que se dedique poca o ninguna atención a aspectos socio-económicos, psicológicos y culturales que necesariamente inciden sobre el fenómeno de la Inseguridad. Una posible extensión posterior de un estudio como el planteado podría incorporarlos, especialmente para caracterizar lo que llamamos epidemiológicamente el “Agente”, o sea lo que infecta de Inseguridad a ciertos Espacios Urbanos.

Finalmente, la gran ventaja de un estudio como este es que permite explorar y experimentar un enfoque innovador que busca lograr una mejor comprensión de un fenómeno tan elusivo y resiliente como la Inseguridad.

=============
Referencias:
Newman, O. “Creating Defensible Space”, Rutgers University, New Jersey 1996.
Kelling, G. L. and Coles, C. “Fixing Broken Windows: Restoring Order and Reducing Crime in Our Communities”, Touchstone, New York 1997.
Alexander, C. “La Estructura del Medio Ambiente”, Ediciones de Bolsillo, Barcelona 1971.
Gladwell, M. “The Tipping Point”, Little, Brown & Company, New York 2000.

16.6.09

Libertad, Responsabilidad, Prosperidad

“Si no trabajo, no como” es una expresión de quien depende de su esfuerzo diario para lograr sustentarse. Si persevera y ahorra, puede superar esa etapa crítica y convertirse cada vez más en un inversionista, o sea, en una persona cuyos ingresos provienen del rendimiento que sus ahorros bien colocados le produzcan. En el Socialismo esa lógica no existe.

El Socialismo consiste en convertir todo un pais en una gran oficina pública, en una especie de mega-ministerio. En los ministerios hay gente que trabaja pero la lógica que allí existe es que, independientemente de cuánto y cómo se haga, cada quien recibe un ingreso los quince y últimos. Esos ingresos normalmente son bajos y difícilmente el empleado público puede ahorrar. Por eso se crea el ahorro obligatorio en “cajas” que funcionan como fondos de préstamos rotativos que, usualmente, son dirigidos al consumo (carro, casa, línea blanca, etc.) no a la inversión.

El Socialismo es trabajo rutinario, poco creativo y sin incentivos para surgir. No hay emprendimientos, nadie arriesga nada suyo y las cosas siguen mas o menos iguales en el tiempo. Si a los pobres habitantes de un pais socialista no les metieran miedo con el temita de los “enemigos de la revolución”, terminarían muertos del fastidio. Sus ingresos podrán servirles para sobrevivir, pero llevando una vida sin Prosperidad ni Libertad.
Los paises libres, o sea los no socialistas, son diferentes. Nadie potencialmente productivo tiene garantizado su sustento sino trabaja, pero cualquiera puede surgir emprendiendo, arriesgando, creando empresas. Tampoco hay garantías de que todos los que arriesguen sus ahorros o desarrollen una idea tengan éxito, pero si lo logran producen avances para todos. Hasta quienes no tengan espíritu emprendedor pueden, en un país libre, alcanzar mejores niveles de vida si se dedican con responsabilidad a sus obligaciones dentro de una empresa productiva e innovadora.

Existe siempre la posibilidad de que actividades realizadas por empresas ocasionen efectos colaterales negativos a sus trabajadores, al ambiente, etc. Justamente por ello es indispensable que un tercero tenga la autoridad y los recursos para actuar a favor de toda la sociedad y ese tiene que ser el Estado. Lo absurdo es que el Estado se convierta en empresario porque no habrá nadie más con la autoridad y los recursos para poder controlarlo.

Los Estados que han aplicado el Socialismo llegan a convertirse en mounstruos contaminantes y explotadores de proporciones gigantescas, porque no han podido (ni querido) controlarse a sí mismos. Todo Estado Socialista es el único actor mientras que sus ciudadanos están rebajados a la categoría de meros esclavos sumisos. En sus discursos, los socialistas podrán mencionar Responsabilidad y Patriotismo, pero como simple truco para que sus esclavos le encuentren algun sentido a las miserables vidas que ese modelo de sociedad les impone. La Prosperidad no es un valor cultivado por el Socialismo, ni tampoco lo es la Libertad.

Sólo siendo libres podemos escoger ser responsables. Y ser prósperos es responsabilidad de cada uno de nosotros. Así no dejaremos que algo tan importante para todos dependa de que el precio del petróleo suba o baje, tal como ocurre ahora en la Venezuela desafortunadamente en vía al Socialismo.

Cuando el MAS irrumpió en la escena política venezolana cautivó a muchos jóvenes. Habiendo sido uno de ellos, he sentido desde hace un tiempo que debo proponerles relanzar el partido con un nuevo significado tras sus siglas: que siga siendo el MAS, pero que esté ahora referido a MOVIMIENTO (para el) ASCENSO SOCIAL.

Ese debe ser el nuevo compromiso de la militancia política en un país como Venezuela:  ASCENDER SOCIALMENTE estudiando, participando, innovando, trabajando, invirtiendo y apoyando la creación de las condiciones necesarias para que, no solamente nosotros, sino todos los venezolanos podamos ascender cada vez más en un país libre, responsable y próspero.

¡Sí podemos!

9.6.09

Caracas: el Ave Fénix

Lo hecho a la Alcaldía Metropolitana y, en menor medida, a otras instancias del gobierno de la ciudad, equivale en términos prácticos a un incendio catastrófico, a una bomba solo-mata-instituciones, que nos deja a los ciudadanos a la intemperie. Pero no hay mal que por bien no venga. Si en Caracas pasamos esta prueba, el resto del país podrá seguir nuestro ejemplo.

Es difícil conseguir en Caracas algo que, construido en los últimos 10 años, se pueda catalogar como buen ejemplo de obra de gobierno a escala de toda la ciudad. Pareciera que las gestiones de alcaldes como los de Chacao y Baruta han estado tan circunscritas a sus localidades que no llegan a destacar como muestra de cambios a gran escala. Las gestiones de Barreto, Bernal y Rangel, lamentablemente, fueron aún peores.
La movilidad, la limpieza, la seguridad ciudadana, la recreación, el turismo, el desarrollo y, en general, el disfrute de nuestra vida urbana cuando estudiamos y trabajamos se ha visto cada vez más afectada negativamente en el día a día. Si a la gestión de los gobernantes, se le agrega el desmantelamiento de la Alcaldía Metropolitana, justo en el momento en el que asumía con entusiasmo la coordinación de acciones a escala de toda la ciudad, pareciera que existe un plan de destruirla o sustituirla por otra... (¿La Habana quizás?).

Declaremos que estamos ya en el día después de un pavoroso incendio de nuestra ciudad y resurjamos de las cenizas, como el ave Fénix, para rescatar el sentido de ciudad integrada, la construcción de la digna capital de Venezuela, de todos los venezolanos. A pesar del despojo hecho a la Alcaldía Metropolitana, el alcalde y su equipo deben identificar áreas de acción a escala metropolitana para coordinar acciones que puedan ser adelantadas por cada una de las 5 alcaldías locales, junto a los dos gobiernos regionales. Si la alcaldía Libertador y el Distrito Capital no quisieran participar, que al menos el resto de los integrantes de la mancomunidad ejecuten acciones conjuntas y coordinadas a escala metropolitana.

Por ejemplo, en materia de Seguridad Ciudadana y Tránsito sería interesante “hermanar” las instituciones municipales encargadas de cada pieza del rompecabezas urbano. “Hermanar” significa que sean lo mas parecidas a unas cuatrillizas, que se vistan igual, que se reunan muy frecuentemente y que compartan prácticas e información para ser cada vez más efectivas en el cumplimiento de sus misiones. Ya hay algo de eso ocurriendo entre Chacao y Baruta. He visto por El Cafetal los óvalos de máxima velocidad pintados en los canales vehiculares, los cuales fueron inicialmente colocados en La Castellana y otras zonas de Chacao. También he observado que los uniformes de los oficiales de tránsito en Sucre y El Hatillo son muy parecidos. Señalización de tránsito, compras consolidadas de patrullas e identificación de las mismas, etc., son también oportunidades para sentirnos más integrados como habitantes de una misma ciudad, para que cada parte funcione mejor dentro de un todo. Lo mismo con Recreación, Impuestos Municipales, Salud, Educación, Participación Ciudadana, etc.

Una ciudad resurgida de las cenizas institucionales donde quepamos todos incluyendo nuestros caraqueños del Centro y Oeste. Esto implica que aunque las actuales autoridades excluyentes y dogmáticas no quieran (o no las dejen) participar, el ciudadano que votó por ellos sienta que Ledezma y el resto de las autoridades sí se organizan para trabajar por ellos también porque lo hacen por todos. Es imperativo rescatar la idea democrática básica de que un gobernante es esencialmente un funcionario público, un servidor que después de ser  elegido trabaja por todos y que, gracias a ese pequeño detalle, puede afirmar que nos representa a todos en el ámbito de su jurisdicción o competencia.

Basta de sectarismos. Comencemos a superar esta absurda época en la que bajo el lema “Venezuela Ahora Es De Todos”, las autoridades se han esforzado diariamente en hacernos creer que es todo lo contrario, que por pensar distinto (derecho plenamente consagrado en el texto de la Constitución de 1999) debemos escondernos, callarnos o simplemente salir de nuestro país porque el verdadero mensaje es “Venezuela No Es De Todos, Sino Solamente De Los Rojos Rojitos.”

26.5.09

Led(i)ezm(o)

En francés se dice “dime” pero la palabra Ledezma, parecida a una especie de afrancesado “Le diezmo”, sirve para acordarnos de lo que cada habitante de Caracas debe aportar para mejorar nuestra ciudad.
Años de aplicar la célebre máxima guerrerista de “divide y vencerás” le impiden a los partidarios del gobierno nacional impulsar un trabajo conjunto a favor de toda el Área Metropolitana de Caracas. De hecho, el anterior Alcalde Metropolitano se mostraba henchido de emoción, cuando excecraba y despreciaba a alcaldes que no eran de su partido en las poquísimas reuniones a las que los invitó. Pero no se quedó allí, Barreto aplicó la máxima hasta con su propio compañero de partido, el alcalde Bernal, y demostró que también existe la posibilidad de un “divide y perderás”.

Por supuesto, todos los caraqueños perdimos oportunidades de mejorar nuestra deteriorada calidad de vida, pero sobre todo Barreto fue uno de los que más perdió al no ser propuesto para su reelección y, además, porque Aristóbulo, el nuevo candidato de su partido, perdió con Ledezma.

A Ledezma hoy en día no lo dejan trabajar. Le crean una Ley que desmembra su despacho y le resta recursos (esa es la parte perversa de esa ley, no el hecho de que exista una recién nombrada jefa de gobierno del Distrito Capital, una especie de ministra para la zona donde se ubican los poderes públicos nacionales quien, como todo ministro, es nombrada a dedo) para que no pueda ejecutar su labor como gran coordinador de la ciudad. Es otra vez el “divide y perderás” para que los habitantes de esta disminuida ciudad continuemos perdiendo.

Pero no tenemos por qué creer que inevitablemente deba ser así. Ledezma sigue siendo una oportunidad para mejorar Caracas. Si su problema es falta de recursos, entonces los caraqueños debemos crear las condiciones para subsanar ese déficit. Un pequeño “Le Diezmo” mensual aportado por cientos miles de caraqueños, comenzando por quienes votamos por él, puede contribuir significativamente a dotar a Ledezma y su equipo de recursos para que Caracas mejore.

También el trabajo voluntario por Caracas puede convertir a la Alcaldía Metropolitana en una gran gestora de bienestar colectivo. En el sitio web del Instituto Metropolitano de Urbanismo existe un mecanismo para registrarse como voluntario (ver http://www.institutometropolitanodeurbanismo.com/?sec=6) y comenzar a trabajar en distintas áreas de acción. “Le Diezmo” y el trabajo voluntario son estrictamente complementarios. Difícilmente se podrá lograr algo si se dispone de sólo uno de los dos, o peor, de ninguno. Ambos son necesarios para concretar desde la Alcaldía Metropolitana profundos cambios que mejoren la ciudad.
Mejorar la movilidad, los espacios públicos, la seguridad, la cultura, etc., le permitirán a Caracas dar el ejemplo de cómo los venezolanos podemos juntos hacer realidad un país sin exclusiones, en paz y que desarrolle todo su potencial. Dos instancias de coordinación serán necesarias: una en la que Ledezma se reúna con Jacqueline Farías y Henrique Capriles para decidir sobre asuntos a nivel Estadal; y otra donde se reúna con Jorge Rodríguez, Emilio Graterón, Carlos Ocariz, Myriam Do Nascimento y Gerardo Blyde para decidir sobre asuntos  locales pero de impacto metropolitano.

Las iniciativas de la Autocracia del Siglo XXI han sido de “arriba” hacia “abajo” y excluyentes. Demostremos rápidamente y antes de 2012 que ésa no es ni la única, ni la mejor manera de impulsar políticas públicas exitosas. Los ciudadanos de Caracas podemos, ante tanta división, exclusión y abuso que emana del Poder Nacional, dar una respuesta efectiva basada en nuestra propia participación ciudadana, sin caer en la tentación de señalar a la nueva Ley del Distrito Capital como excusa de que nada se puede hacer (es verdad que ha sido un fuerte golpe para Ledezma pero éste sigue vivo y con posibilidades de hacer mucho en esta ciudad tan abandonada).

Así como en las marchas hemos gritado que estamos allí por nuestra propia iniciativa y no porque nos llevaron en autobús y nos pagaron, una acción colectiva y socialmente impactante sobre nuestra ciudad demostrará, desde la Alcaldía Metropolitana, que existe otra forma mejor de gobernar el país distinta a la autocrática: la de un gobierno amplio que estimule la participación libre, plural y democrática de todos los venezolanos, sin exclusión.

18.5.09

“X” L.T.L.

Más o menos 6 años atrás funcionarios del gobierno y seguidores del Presidente entonaban con desbordante alegría la estrofa “Chávez Los Tiene Locos” (“X” L.T.L.). Hoy, el argumento más fuerte que ese mismo grupo esgrime a favor de cerrar Globovisión es que su línea editorial atenta contra la salud mental de los venezolanos. La KGB ni cantaba ni daba razones antes de enviar directo al manicomio a cualquier disidente de la Revolución Soviética.

Los miembros de una secta pueden llegar al extremo de despreciar (e incluso querer eliminar) a todo aquél que no comparta fervorosamente su culto. Pero los jerarcas de la secta lamentablemente asumen la responsabilidad de convertir ese resentimiento en algo concreto y realizable. En el caso de la Unión Soviética “...Millones de personas fueron aniquiladas en los años 20 por contrarevolucionarias y decenas de millones en la década de los 30 por enemigos del pueblo... El apogeo del monstruo fue a comienzos de los años 50 cuando, bajo mando del temeroso Lavrenti Beria, contaba en sus filas con los verdugos de GULAG, espías y soplones en cada casa y tenderete, policías municipales en todas las ciudades y pueblos rusos y agentes en el mundo entero... En 1967 fue creado el tristemente célebre quinto departamento dedicado a la lucha contra la disidencia política. Controlaba asimismo las secciones especiales de los manicomios para los adversarios del régimen. La lógica de aquel entonces era muy simple: sólo un loco puede pronunciarse contra el comunismo, así que ¡bienvenido al manicomio!” (1).

El intento de implantar la Ley Sapo, las acciones amedrentadoras de grupos violentos, las amenazas directamente lanzadas por el Presidente y el desconocimiento, por parte de nuestro sistema judicial, de las sentencias de la Comisión de Derechos Humanos de la OEA son señales de que la Libertad de Expresión, junto a otros derechos, se encuentran en peligro a pesar de estar garantizados por la Constitución vigente en Venezuela. No existe comunismo sin dictadura y no hay dictadura que aguante un clima de libertad de expresión. Si hay ataques o intenciones de eliminar nuestra libertad de expresión es porque el sistema apunta a convertirse sin ningún pudor en una dictadura militar más y si da ese paso se acercará (al atacar también la propiedad privada, la educación plural, etc.) al comunismo.

Desde el punto de vista de las sectas comunistas sólo los locos se opondrían a la realización de esa “nueva sociedad”; sólo los locos querrían tener sindicatos en empresas que ahora sí “son del pueblo”; sólo los locos se plantearían hacer elecciones cuando existe un “único” partido que es el del pueblo, o estar en contra del “dedo del pueblo” que designa a los funcionarios que hagan falta. Burgueses, pitiyankis, escuálidos, etc., son sinónimos de contrarrevolucionarios y de enemigos del pueblo, o sea, de no-miembros de la secta y, por lo tanto, sujetos a eliminación por ser simples estorbos.

Es curiosa la estratagema de guerra psicológica que aplica el gobierno en Venezuela. El periodista Aldo Rodríguez escribía, el 26/10/2002, para la BBC que “...los partidarios del presidente Hugo Chávez bailan en las calles de Caracas desde el jueves al grito de "Chávez los tiene locos" (2); era la época de los militares en la Plaza Altamira, epítome de la era de la antipolítica que se inició en el país a partir de 1992. Un poco más de 6 años después, el mismo gobierno insiste en destruir los esfuerzos hechos, sobre todo por la oposición, para zafarse de la camisa de fuerza de la antipolítica y ahora argumenta que “Globovisión los tiene locos” (“X” L.T.L.) a ellos los del gobierno y por lo tanto va a penalizarla o incluso cerrarla.

La situación es muy delicada. Si perdemos la Libertad de Expresión, la democracia se colocaría en situación de riesgo y la barbarie militarista se sentiría con más fuerzas para dominar todo a través de una dictadura. Los autoproclamados defensores de la soberanía se convertirían en los verdugos de la patria, rompiéndola en pedazos, porque cada acto clandestino en dictadura sería un pedacito de luz de la sociedad democrática que alguna vez fuimos, mientras que la monstruosa secta estaría a sus anchas para seguir despilfarrando recursos y fundir al país con otras realidades oscuras todavía más sectarias como la cubana, la iraní o la coreana del norte.

La mala noticia para el gobierno es que nada de éso podrá hacerlo, ni legal ni legítimamente, mientras esté vigente la Constitución de 1999. Todo gobierno que se coloque fuera de los límites constitucionales, se expone a ser sustituído por cualquier vía. Y éso será lo que hará el pueblo venezolano.

(1)http://revista.libertaddigital.com/renace-el-fantasma-del-kgb-1275758706.html
(2)http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_2364000/2364165.stm

12.5.09

Al buen samaritano caraqueño

Hace un par de días tuve la experiencia de haber sido ayudado por un buen samaritano caraqueño. No sé su nombre. No lo conocía ni me conocía, pero me ayudó oportunamente y sin querer aceptar nada a cambio. Estoy profundamente agradecido y conmovido por su compasión y desprendimiento.

Sí. Tuve señales de que algo así podría ocurrirme pronto y ocurrió este lunes pasado. La batería de mi carro ya estaba por cumplir 3 años, pero el “ojito” seguía verde y, según, hasta que no se volviese rojo no tenía por qué cambiarla. Pero la sulfatación de uno de los bornes, el poco ímpetu del encendido y, sobre todo, porque estuve quitando y poniendo durante el pasado fin de semana largo, el cable de un borne para que no perdiera carga al estar estacionado, ya que tuve una falla que hacía que se quedaban encendidas las luces de los stops...

Pues el carro se me apagó justo en un sitio donde no podía volver a prenderlo empujado (es sincrónico). El sitio donde me accidenté era parte de un “camino peligroso”, como el que se menciona en la parábola de Jerusalén a Jericó (aunque por ser muy temprano en la mañana la cantidad de transeúntes me hacía percibir que su peligrosidad se reducía en alguna medida). Mis pasajeros continuaron a pie para llegar lo antes posible a su destino (excepto uno que iba mas lejos – hablo de mis hijos). Mientras me preguntaba qué hacer sin encontrar respuesta...  un carro se detiene y la persona se baja, con mucha determinación, a ayudarme. Era un tipo relativamente joven en short, franela y chanclas. Le digo que puede ser la batería y me dice que va a sacar la de él para conectarla y prenderlo. Lo hace y no prende de inmediato porque estaba “ahogado” en gasolina como consecuencia de haber yo “chancleteado” en exceso para que prendiera.

Pero un poco después re-intentamos y prendió. Sin apagarlo desconectamos su batería, colocamos la mía (que luego de ésto la fui a cambiar, por supuesto y, por cierto, la nueva la conseguí a más del doble de lo que me había costado la anterior) y al conectar la de él en su carro, pienso en darle algo de plata. Antes de que dijera o hiciera nada me dice: “No me vaya a dar nada. Me paré a ayudarlo porque soy de aquí y yo sé que ésto es candela”. Le dí las gracias, nos despedimos y continué mi trayecto.

Mientras voy en el carro me doy cuenta de que no sé su nombre. También me doy cuenta de que la ciudad no es totalmente cruel como típicamente nos la imaginamos. Haber sido ayudado por un compatriota totalmente desconocido fue tanto obra de él como de Él.

Agradezco profundamente al Cielo lo que ocurrió, así como agradezco la compasión y generosidad que un desconocido me brindó impecablemente. Que el universo le proporcione en abundancia lo que hizo por este desconocido de quien no aceptó sino las gracias. Que yo recuerde siempre este gesto y que valore lo que significa ser un samaritano, el que Jesús menciona en su parábola, o sea, un ser humano que sabe cuándo se encuentra a un prójimo para “amarlo (ayudarlo) como a sí mismo”: prójimo es aquél que uno encuentre herido (o quien pueda llegar a estarlo si se queda en la situación de riesgo en la que se encuentra).

7.5.09

La Ola

Esta película alemana (Die Welle, 2008), cuyo título traducido es La Ola, nos muestra lo relativamente fácil que resulta desarrollar una autocracia. Un grupo de adolescentes es “fanatizado” por un profesor que tiene el “loable” propósito de explicarles pedagógicamente cómo operan las autocracias. La situación se complica, se torna fuera de control y termina en tragedia.

Al principio los estudiantes no creían que, luego de haber pasado por la autocracia hitleriana, en Alemania nadie volviera a comportarse fanáticamente. El profesor decide demostrarles, en vivo, cómo los autócratas utilizan fórmulas efectivas para lograr sus objetivos de control y dominación. Establece una nueva forma de estar en clase a través de aplicar normas disciplinarias y amonestar directamente a quienes no respeten esas normas, pero a la vez combinándolo con atender a los más tímidos o torpes de la clase, hasta lograr demostrarles lo beneficioso que resulta someterse a una autoridad única. Ese sometimiento crea una sensación de igualitarismo e identidad que los lleva a querer darle un nombre al grupo (entre distintas opciones votan y escogen “La Ola”), ponerse un uniforme y hasta hacer una especie de saludo moviendo un brazo en forma de ola.

Los estudiantes se sienten eufóricos por pertenecer a “algo” y deciden mostrarse ante el resto del liceo y en la ciudad como miembros de “La Ola”. Eso genera reacciones internas de  “disidentes” quienes son discriminados o neutralizados, mientras que externamente entran en conflicto con otros grupos como los “anarquistas” tan fanáticos como ellos. En un partido de water-polo se arma una pelea y el profesor decide acabar el dia siguiente con el experimento. En esa última reunión decide dramatizar la expulsión o castigo a un “disidente” del grupo para ilustrar un punto extremo al que puede llevar el fanatismo y justo en ese momento, les pide que se den cuenta de lo locos que se han vuelto y que deben acabar con “La Ola” ya.

Pero es demasiado tarde. Un estudiante se siente tan defraudado que saca un arma y termina matando a un compañero para luego suicidarse. Al profesor lo apresa la policía y los estudiantes despiertan de la horrible (y alguna vez también agradable) pesadilla de haberse creido mejores, simplemente por haberse sentido parte de un grupo uniformado y disciplinado, conducido por un líder.

¿En qué pueden haberse convertido la Fuerza Armada, PDVSA, los distintos ministerios, los beneficiarios de las misiones y los seguidores del presidente, luego de tanto tiempo aplicándoles una fórmula autocrática tropicalizada que llaman “Socialismo del Siglo XXI”? ¿Cuánta violencia, muerte y discriminación ha ocurrido y seguirá ocurriendo en el país, gracias a la fanatización de un grupo tan numeroso de venezolanos? ¿No es violatorio de principios constitucionales y leyes nacionales ejercer autocráticamente el gobierno de la manera como ocurre en Venezuela?

Es estrictamente necesario ponerle límites a este gobierno antes de que sea demasiado tarde.

29.4.09

Antivalores socialistas

Disfrazados de ángeles portadores de una ética digna de maestros ascendidos al cielo de la santidad y la justicia divina, los revolucionarios predican un conjunto de valores para que los demás los practiquemos obedientemente como niños y niñas ejemplares. No solamente quiero denunciar que no cumplen con lo que predican, sino además  referirme a la inconveniencia de aplicar esos mejor llamados antivalores.

IGUALDAD: Muy lejos de vernos iguales ante la ley y darnos igualdad de oportunidades, los revolucionarios no solamente aplican las leyes caprichosamente y manipulan las oportunidades en contra de quienes piensen distinto, sino que predican a favor de seguir igualando precios, homologando sueldos y uniformizando a la población para que todos pensemos y seamos obligatoriamente iguales, repitiendo las vacías consignas concebidas por sus dogmáticos sacerdotes marxistas.

SOBERANIA: Muy distinto a la creación de un país libre que trabaje con entusiasmo en la creación de un futuro propio, los revolucionarios invocan este valor para apertrecharse con armamento de guerra, agredir a productores e industriales favoreciendo la importación de todo tipo de bienes e ir controlando la infraestructura vial, puertos, salud y educación, llegando incluso a colocar en manos extranjeras la conducción de programas educativos del Estado.

INFORMACIÓN VERAZ: En el extremo opuesto a una sociedad transparente, crítica y consciente, los medios controlados por los revolucionarios se dedican a repetir descripciones parciales y parcializadas de la realidad, muy poco representativas del país, con los voceros del gobierno revolucionario en cadena mintiendo descaradamente con tal de evadir responsabilidades o atacar a quienes consideran sus enemigos, siendo en todo caso mentiras dobles porque además las presentan falsamente “certificadas” como veraces (o creíbles en un 70% como lo afirmó un ex-Fiscal).

DEMOCRACIA PARTICIPATIVA: Paradójicamente y contrario a lo esperado por el pueblo y lo establecido en la constitución vigente, sólo un dedo es el que, apuntando al próximo privilegiado, nos participa que esa persona será la autoridad a quien debamos obedecer sin poder exigirle nada, ni revocarla, porque no se debe a nuestros votos y por ello no tendrá una buena razón para respetarnos.

MISIONES SOCIALES: En franca contradicción con el sentido social del Estado como un todo, y excusándose detrás del lograr una mayor efectividad, los revolucionarios desarrollan operativos paralelos que terminan fracasando sistemáticamente y que al mismo tiempo  desmantelan el ya precario funcionamiento de las instituciones públicas especialmente creadas para atender esos mismas áreas como salud, educación, ambiente, etc.

No nos convienen esa igualdad, soberanía, información veraz, democracia participativa ni misiones sociales proclamadas por los revolucionarios. Son antivalores que sólo producen injusticia, dependencia, engaño, sumisión y caos en Venezuela o donde sea que se apliquen.

21.4.09

¿Caridad democrática?

La democracia es el sistema que la inmensa mayoría de los venezolanos ha escogido y está establecida claramente en nuestra constitución vigente. Ante el sistemático ataque por parte de los revolucionarios... ¿Vamos a esperar a que por caridad nos dejen “alguito” de democracia, o vamos a defender dignamente al país democrático que queremos la mayoría?

Si la intención de salir a las calles es hacer que los “poderosos revolucionarios” se sientan culpables y decidan ser caritativos con los “necesitados democráticos”, entonces no estamos reconociéndonos en toda nuestra dignidad y potencialidad como ciudadanos. La idea no es que  lancen “moneditas democráticas” a nuestro destartalado sombrero de mendigos marchando. El asunto es que no sólo en la calle, sino en nuestros sitios de trabajo, en las instituciones, o en cualquier rincón del país, defendamos letra y espíritu de la constitución vigente la cual es, indiscutiblemente, democrática.

La democracia beneficia a todos, incluyendo a los chavistas que hoy ocupan temporalmente cargos altos, medios o bajos en el gobierno. Mientras exista la democracia, todo venezolano tendrá la posibilidad de recibir un trato justo, digno y respetuoso como ser humano con todos sus derechos. Pero la falta de democracia sólo beneficiará a unos pocos poderosos que aprovecharían sus posiciones como autoridades para acumular más y más privilegios ante la ley. La famosa “guerra asimétrica” para la cual se ha venido preparando el actual régimen militarista, no es otra que la de crear asimetrías en muchas áreas: justicia asimétrica (juicios a opositores pero impunidad para leales al “jefe”), dólares asimétricos (cupos para los ciudadanos pero gastos sin límites para altos funcionarios), ciudades asimétricas (áreas inaccesibles para opositores pero donde les dé la gana se agolpan oficialistas), referendos asimétricos (gana el NO a la reforma pero de todos modos se busca imponerla por cualquier vía, irrespetando el voto popular), etc. Tan asimétrica es esa guerra que su objetivo es reducir la mitad del país a la más mínima expresión, imponiendo una hegemonía revolucionaria.

El tribunal supremo y el sistema judicial en general le deben el más riguroso y absoluto respeto a la constitución. La construcción de una hegemonía revolucionaria, como la que se pretende imponer aceleradamente, no es constitucional. Eso viola al pluralismo, uno de los principios establecidos en la constitución, y si no existiera pluralismo la democracia no tendría sentido. El respeto a ese principio y a toda la constitución no debemos esperar que se produzca por razones caritativas. Todo violador de la constitución debe correr con las consecuencias de sus actuaciones ilegales. Urge que exista una ley que prevea sanciones administrativas y penales para aquellos que se empeñan en uniformar al país, destruyendo la diversidad, eliminando el tejido plural que enrriquece nuestra sociedad democrática.

No pidamos caridad. Denunciemos los actos de violación a la constitución y participemos en acciones concretas para defenderla. Quien no respete la constitución que se prepare porque no va a poder seguir actuando impunemente.