Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

26.5.09

Led(i)ezm(o)

En francés se dice “dime” pero la palabra Ledezma, parecida a una especie de afrancesado “Le diezmo”, sirve para acordarnos de lo que cada habitante de Caracas debe aportar para mejorar nuestra ciudad.
Años de aplicar la célebre máxima guerrerista de “divide y vencerás” le impiden a los partidarios del gobierno nacional impulsar un trabajo conjunto a favor de toda el Área Metropolitana de Caracas. De hecho, el anterior Alcalde Metropolitano se mostraba henchido de emoción, cuando excecraba y despreciaba a alcaldes que no eran de su partido en las poquísimas reuniones a las que los invitó. Pero no se quedó allí, Barreto aplicó la máxima hasta con su propio compañero de partido, el alcalde Bernal, y demostró que también existe la posibilidad de un “divide y perderás”.

Por supuesto, todos los caraqueños perdimos oportunidades de mejorar nuestra deteriorada calidad de vida, pero sobre todo Barreto fue uno de los que más perdió al no ser propuesto para su reelección y, además, porque Aristóbulo, el nuevo candidato de su partido, perdió con Ledezma.

A Ledezma hoy en día no lo dejan trabajar. Le crean una Ley que desmembra su despacho y le resta recursos (esa es la parte perversa de esa ley, no el hecho de que exista una recién nombrada jefa de gobierno del Distrito Capital, una especie de ministra para la zona donde se ubican los poderes públicos nacionales quien, como todo ministro, es nombrada a dedo) para que no pueda ejecutar su labor como gran coordinador de la ciudad. Es otra vez el “divide y perderás” para que los habitantes de esta disminuida ciudad continuemos perdiendo.

Pero no tenemos por qué creer que inevitablemente deba ser así. Ledezma sigue siendo una oportunidad para mejorar Caracas. Si su problema es falta de recursos, entonces los caraqueños debemos crear las condiciones para subsanar ese déficit. Un pequeño “Le Diezmo” mensual aportado por cientos miles de caraqueños, comenzando por quienes votamos por él, puede contribuir significativamente a dotar a Ledezma y su equipo de recursos para que Caracas mejore.

También el trabajo voluntario por Caracas puede convertir a la Alcaldía Metropolitana en una gran gestora de bienestar colectivo. En el sitio web del Instituto Metropolitano de Urbanismo existe un mecanismo para registrarse como voluntario (ver http://www.institutometropolitanodeurbanismo.com/?sec=6) y comenzar a trabajar en distintas áreas de acción. “Le Diezmo” y el trabajo voluntario son estrictamente complementarios. Difícilmente se podrá lograr algo si se dispone de sólo uno de los dos, o peor, de ninguno. Ambos son necesarios para concretar desde la Alcaldía Metropolitana profundos cambios que mejoren la ciudad.
Mejorar la movilidad, los espacios públicos, la seguridad, la cultura, etc., le permitirán a Caracas dar el ejemplo de cómo los venezolanos podemos juntos hacer realidad un país sin exclusiones, en paz y que desarrolle todo su potencial. Dos instancias de coordinación serán necesarias: una en la que Ledezma se reúna con Jacqueline Farías y Henrique Capriles para decidir sobre asuntos a nivel Estadal; y otra donde se reúna con Jorge Rodríguez, Emilio Graterón, Carlos Ocariz, Myriam Do Nascimento y Gerardo Blyde para decidir sobre asuntos  locales pero de impacto metropolitano.

Las iniciativas de la Autocracia del Siglo XXI han sido de “arriba” hacia “abajo” y excluyentes. Demostremos rápidamente y antes de 2012 que ésa no es ni la única, ni la mejor manera de impulsar políticas públicas exitosas. Los ciudadanos de Caracas podemos, ante tanta división, exclusión y abuso que emana del Poder Nacional, dar una respuesta efectiva basada en nuestra propia participación ciudadana, sin caer en la tentación de señalar a la nueva Ley del Distrito Capital como excusa de que nada se puede hacer (es verdad que ha sido un fuerte golpe para Ledezma pero éste sigue vivo y con posibilidades de hacer mucho en esta ciudad tan abandonada).

Así como en las marchas hemos gritado que estamos allí por nuestra propia iniciativa y no porque nos llevaron en autobús y nos pagaron, una acción colectiva y socialmente impactante sobre nuestra ciudad demostrará, desde la Alcaldía Metropolitana, que existe otra forma mejor de gobernar el país distinta a la autocrática: la de un gobierno amplio que estimule la participación libre, plural y democrática de todos los venezolanos, sin exclusión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por el comentario! Podrá ser publicado una vez revisado...