Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

2.9.13

Analistas declarando públicamente sobre política y economía

Salir declarando públicamente en medios de comunicación social (TV, radio, prensa, etc.), en medios sociales de comunicación (Twitter, Facebook, Blogs, etc.) o en libros, no es un acto espontáneo ni ingenuo. No es que "...iba pasando por enfrente de Globovisión y me llamaron para preguntarme algo y... no pude escaparme de la periodista...". Declarar públicamente tiene necesariamente un objetivo, la mayoría de las veces implícito, que se busca alcanzar con tal acción.

Como los objetivos de los analistas permanecen por lo general tan ocultos como la intencionalidad de su acción de declarar, muchos de ellos disimulan la alevosía con que declaran desde una supuesta objetividad de lo que están diciendo, tildándolo de "análisis", "resultados de estudios", etc. No pierda energía preguntándole por el objetivo que persiguen, ni investigando para quién "trabajan". Existe una manera más directa de darse cuenta de qué se traen entre manos.

Escúchelos con atención. Si en una situación tan inevitablemente polarizada como la venezolana, lo dicho por cualquier analista tiene consecuencias negativas para una parte y, naturalmente, positivas para la otra... ése analista "trabaja" para quien se beneficia de su declaración. Aunque no reciba (o no haya manera de constatar que recibe) dinero de la parte beneficiada, en ese sector de la política están sus jefes, o sus preferencias. Algunos de esos analistas insistirán en que sólo "alertan" con la verdad "duélale a quien le duela" pero si esa "alerta" se hace pública y afecta a una de las partes, ése analista definitivamente "trabaja" para la otra parte que se beneficia de su declaración.

Muchísima cantidad y calidad de análisis es estrictamente indispensable, para profundizar en el conocimiento de lo que nos sucede en Venezuela. No critico la actividad del analista, sino la irresponsabilidad o la cruel alevosía de hacer pública una información cuyas consecuencias afectan la lucha de un país por zafarse de una tiranía que lo está volviendo trizas. Sea veraz o no lo que se declare, lo importante es detectar las consecuencias de lo que se declara públicamente y mirar a quién beneficia.

Esto lo tengo presente cuando escucho o leo, por ejemplo, a Luis Vicente León de Datanalisis.