Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

26.2.09

Trabajo significativo

El más reciente libro de Malcolm Gladwell (autor del bestseller “The Tipping Point”) titulado “Outliers”, hace un recorrido por situaciones que rodean a personas destacadas por alcanzar el éxito en sus respectivas áreas y se aventura a explicar qué ha ocurrido en cada caso. Personajes como Bill Gates son analizados hasta convertirlos de dioses en seres humanos que, aparte de tener muchísimo talento, también han tenido la suerte de estar en el lugar correcto a la hora correcta. Me llamó particularmente la atención uno de los conceptos que el autor presenta y que lo llama “trabajo significativo”.

Trabajo significativo es aquella actividad que realizamos para obtener, a cambio, una retribución proporcional a la misma. O sea, si trabajamos más ganamos más y viceversa. ¿Qué ganamos? Ganamos más dinero, más conocimiento, más satisfacción, más beneficios en general.

Este es un concepto clave. Propongo que el término empleo sea redefinido como “trabajo significativo”. Venezuela debe plantearse crear “trabajo significativo” en lugar de hablar de empleo. La actual crisis financiera y económica mundial es, sobre todo, una crisis de empleo. Es por allí donde se produce la reacción en cadena que afecta tan profundamente las economías más importantes.

Millones de trabajadores son despedidos de sus empleos. La economía de la información y el conocimiento no parece tolerar más aquellos cargos definidos en términos de rutinas diarias compensadas a través de montos salariales fijos. El factor trabajo no parece resistir más el ser parte de los costos fijos. Una conversión de un 100%, de fijo a variable, sería quizás demasiado radical e inconveniente. Pero una parte fija, combinada con una variable es, a lo mejor, la solución.

Esta forma de ver la actividad económica se aparta de la absurda simplificación entre capitalismo y socialismo. Tanto en el capitalismo como en el socialismo (mucho más en el socialismo), el empleo se separa de los resultados y existen masas de trabajadores que diariamente ejecutan rutinas que, rara vez sujetas a evaluaciones reales, pueden recibir anualmente algun bono o asignación por desempeño... pero, en general, son actividades muy poco parecidas a lo que Gladwell identifica como “trabajo significativo”.

Poder crecer, poder verle el queso a la tostada (como decimos aquí en Venezuela), debe ser el meollo del programa económico a ser aplicado para superar la actual crisis. Libertad, reglas de juego claras, cero impunidad... son ingredientes necesarios para que las personas, tanto naturales como jurídicas, funcionen óptimamente como empresas. El cambio no deberá dirigirse, obviamente, hacia ningún tipo de socialismo, con un Estado empleador y mantenedor de ejércitos de empleados agobiados por miserables rutinas.

Ojalá tengamos la suerte de que nos orientemos como sociedad hacia el desarrollo generalizado del trabajo significativo... para así generar la prosperidad material y espiritual que merecemos y alcanzar el éxito como país altamente productivo.

17.2.09

5.193.839 valientes rebeldes

En la jurisprudencia anglosajona se acostumbra colocar “The People vs X” (El Pueblo contra X) para darle nombre a los juicios que el Estado hace contra cualquier presunto violador de alguna ley. El referirse al Pueblo, representado por el Estado, es aceptable donde existe autonomía e independencia de los poderes públicos, especialmente para el caso del Poder Judicial. Pero en Venezuela, lo que acabamos de vivir en los últimos 2 meses podría denominarse “The People vs The State” donde representantes del Estado son, insólitamente, quienes presuntamente violan la Ley.

Cuando el Estado se enfrenta al Pueblo, el voto consciente es un acto de valentía y rebeldía. Los resultados del 15F indican que los valientes somos mucho mas que 300 (los valientes griegos que enfrentaron al emperador persa Jerjes en las Termópilas). Somos mas de 5 millones de venezolanos que no nos hemos dejado intimidar nada menos que por el Estado.

Promovida desde el Estado y hecha a la medida de un solo venezolano que quiere perpetuarse en el poder, la enmienda fue aprobada por una mayoría que avaló con su voto a la corrupción. Corrupción porque los poderes públicos se sometieron vergonzosamente al capricho del principal beneficiario de la enmienda. La Asamblea se activó para aprobar en tiempo récord la consulta al pueblo, abandonando sus funciones. El TSJ se ocultó detrás de argumentos formales, no de fondo, para darle la bendición al capricho. El CNE se hizo el ciego ante múltiples evidencias de violaciones a la normativa electoral por parte del Ejecutivo. Y, por último, la Contraloría no movió ni un dedo para determinar si tanta publicidad del bloque del SÍ pudo tener alguna vinculación con el desvío de recursos públicos.

Quizás una parte de los votos del SÍ no buscaba avalar ese monumental abuso, sino que fue vencida por el miedo. Miedo a perder algun beneficio que dependa del Estado. Miedo a las amenazas que, en cadena, se proferían continuamente. Miedo al cambio real.

Pero la Constitución sigue intacta a excepción del cambio superfluo a 5 artículos que acaba de aprobarse. Esa Constitución defendida el 2D es el escudo que 5 millones de valientes podemos seguir utilizando ante quienes abusan del poder. Esa Constitución servirá de puente hacia quienes, por miedo, terminaron cediendo ante la inclemente presión del Estado.

El secuestro que se ha perpetrado a la Asamblea terminará en 2010. Una nueva mayoría deberá iniciar en 2011 el rescate a la autonomía e independencia de los poderes públicos,  indispensable para el funcionamiento democrático del Estado. Los valientes tenemos el reto de sumar a todos los que flaquearon ante la presión de la enmienda y concretar a corto plazo una profunda renovación de los poderes públicos.
Pueblo Rebelde y Valiente vs Abusadores que secuestraron al Estado. Así se plantea el reto que tenemos por delante los venezolanos. Y el rol protagónico de los estudiantes es la garantía de triunfo.

9.2.09

Perder el referendo no será catastrófico para nadie

Imaginemos que este domingo 15 de febrero en la noche, en el primer boletín del CNE, se anuncia un claro e irreversible resultado a favor del NO. La oposición se alegrará mucho y los partidarios más fieles al Presidente se entristecerán. Pero al día siguiente, todos debemos regresar a nuestras actividades productivas, con nuestra Constitución intacta, y plantearnos de la manera más concertada posible un conjunto de acciones que contrarresten los efectos adversos que la crisis económica mundial ya comenzó a lanzar sobre nuestro país.

Febrero 2009 nos pone a prueba como país. Imaginemos que el primer boletín del CNE anuncie lo opuesto a lo dicho arriba (o sea que el SI gana)... eso no eliminará la necesidad de trabajar conjuntamente para reducir los efectos de la crisis y aprovechar las oportunidades que toda crisis ofrece. En cualquier caso, el escenario de profundizar la división entre los venezolanos deberá estar descartado desde ya por cualquiera de las partes. Este año no entran suficientes petrodólares y lo peor que puede ocurrir es que se use el referendo y la crisis para exacerbar la lucha política que se libra entre unos pocos, descuidando la lucha económica y social que debemos librar todos.

Los discursos del domingo en la noche deben prepararse desde ya y, con las diferencias lógicas e inevitables que deberán mostrar, serán en el fondo muy parecidos. Por ejemplo, un vocero por parte de la oposición deberá dirigirse al país con unas palabras como éstas:

“Hoy, los venezolanos defendimos la integridad de nuestra Constitución democrática. Ha sido una jornada ejemplar en la que se consultó al país sobre un cambio a la Constitución y la mayoría respondió serenamente NO, NO QUEREMOS ESE CAMBIO. Aquellos que votaron por cambiarla, también la defendieron porque no solamente acudieron a votar sino porque respetan el resultado que los adversa, tal como deberá ocurrir siempre en este hermoso pais democrático. Mañana Venezuela amanecerá con la satisfacción de haber superado una nueva prueba pero ahora debemos enfocarnos, sin demora, a la gran tarea que todos, todos, tanto los que votamos NO como quienes votaron SI, tenemos de unir esfuerzos para sacar adelante al país. Unidos el sector público y el privado, obreros y patronos, campesinos y hacendados, estudiantes y policías, todos los venezolanos somos necesarios para enfrentar el reto económico y social que tenemos por delante. Queridos compatriotas: el resultado del referendo no es ninguna catástrofe. Ya tendremos nuevas oportunidades para volver a competir democráticamente en la lucha política. Pero no podemos dejar que nadie sienta que hoy perdió. Venezuela es de todos y ahora nos reclama que trabajemos juntos para superar los obstáculos que se avecinan. Este es un momento de unión. Esta es una hora de encuentro y reconciliación. Venezuela sale fortalecida de esta prueba y todos los venezolanos vamos a trabajar juntos para lograr importantes metas de crecimiento y resolver los problemas mas urgentes que en materia de seguridad, empleo, alimentación, vivienda y servicios nos aquejan. ¡Viva Venezuela! ¡Viva la Democracia! ¡A trabajar todos juntos! ¡Venezuela es de todos!”.

Con pocos cambios se podría hacer que ese mismo discurso lo utilice el bloque del SI en el caso de que gane. La catástrofe no está en perder esta lucha política, sino en perder la lucha económica y social. No juguemos mas con la economía. No juguemos más con las carencias del pueblo. Corremos un gran riesgo, pero sobre todo la Democracia será una de las primeras víctimas de la catástrofe económica y social que puede presentarse, si entre todos no hacemos lo necesario para evitar que ocurra.

3.2.09

Pasar el Examen de Admisión

Para ser admitido en una buena universidad es necesario pasar las pruebas de admisión. Algo parecido ocurre en la política y, en el caso de una democracia, el examen de admisión está sobre todo en las elecciones. Si un partido no gana unas elecciones, significa que aún no está preparado para ser gobierno o que, habiéndolo sido, le toca abrirle paso a nuevas generaciones con nuevas visiones de país.

Para ser gobierno hay que contar con una organización que implemente una estrategia de triunfo, liderada por una o mas personas. Es un error pensar que las elecciones son solamente un evento cívico organizado por el Estado para que el pueblo exprese su opinión política. Esa era la perspectiva de Súmate y de otras ONG preocupadas solamente porque hubiese una absoluta transparencia en los procesos electorales.

Si bien la transparencia es el principal atributo que debe tener toda elección (incluyendo las de Reinas de Carnaval), lo indispensable es participar para ganar. La transparencia no es resultado solamente de la probidad del árbitro, sino de la activa participación de quienes quieren ganar la competencia. Por ejemplo, si en un partido de fútbol el árbitro tiene toda la intención de actuar de manera justa, pero sólo asisten poquitos jugadores de uno de los dos equipos... el otro equipo va a parecer que abusa del contrario y en cierto modo lo terminará haciendo por simple ventaja numérica. Si la oposición no logra colocar testigos en todas las mesas, corre el riesgo de dejar desasistidas zonas del “campo de juego” por donde delanteros del “equipo gobierno” pueden infiltrarse para “meter gol”.

El tener testigos, bien entrenados y comprometidos, en el 100% de las mesas, equivale a haberse preparado intensamente para presentar el Examen de Admisión. No importa si el proceso es manual o automatizado, la clave está (volviendo al fútbol) en fajarse a jugar limpiamente el partido con la firme intención de ganar. Es cierto que hay árbitros que se venden y estudiantes que pasan exámenes copiándose, pero esos no podrán lograr mucho más adelante. En todo caso, hay que ganar la elección para luego poder fajarse y alcanzar excelentes resultados que se plasmarán en el “título” o “copa” que merecidamente conquistaremos.

Pero los actuales gobernantes oficialistas no quieren dejar de verse como estudiantes y pretenden asistir siempre a los exámenes de admisión, para sacar la máxima nota dejando sin cupo a nuevos aspirantes. La reelección indefinida es como si un profesor regresara a presentar examen de admisión una y otra vez para inscribirse como estudiante en la misma carrera... quitándole oportunidades a las nuevas generaciones.

Para pasar los exámenes de admisión de 2010 y 2012, la oposición necesitará dosis formidables de organización, estrategia y liderazgo. Por eso es clave que a los “actuales profesores” que pretenden optar a la “admisión indefinida” les sea dicho un claro NO este 15 de Febrero.