Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

23.12.10

Consolidar un 10% y un 5%

Si somos 18 millones de electores, estamos hablando a grosso modo de 2 millones y de 1 millón de venezolanos inscritos en el REP respectivamente. Consolidar significa que esos grupos estarán organizados para hacer diligencias estratégicas de las que dependerá el destino democrático del país. ¿Cuáles serán esas diligencias?

Al grupo grande le corresponderá firmar las solicitudes de Referendo Abrogatorio, parcial o total, de Leyes Express que han venido aprobando, apuraditos en Diciembre de 2010, los actuales integrantes oficialistas de la AN. Al grupo menos grande, integrado por una mitad del primer grupo, le corresponderá firmar solicitudes similares pero referidas a Decretos-Ley que promulgue Esteban durante su habilitante, a menos que se decida abrogar esa Ley para restringirla sólo al tema de atención a damnificados. En ambos casos, estaremos amparados por lo establecido en el Artículo 74 de la Constitución vigente.

Una vez convocados los referendos, hay que hacer campaña para que cada vez vayan a votar por lo menos 7.200.000 venezolanos y obtener la mitad mas uno de los votos. Si cada persona del grupo grande convence de ir a votar a 2 o 3 venezolanos más, el triunfo será indiscutiblemente de la Libertad y la Democracia, colocándole el freno a cada abuso de poder del estebanismo.

Me atrae la posibilidad de abrogaciones parciales por dos razones: 1) Se elimina lo inconstitucional en cada ley, con posibilidad de salvar aquello que no amenace derechos humanos o que represente algún tipo de avance y eso sirva para reducir la polarización y convocar una mayor cantidad de venezolanos incluyendo a simpatizantes del oficialismo que sienten que la AN ha hecho retroceder en algunos aspectos a la República de la cual ellos y nosotros somos ciudadanos; 2) además es igualmente un 'tate quieto' a los que han abusado del poder, lo cual es el mensaje más importante para cosechar triunfos que vayan haciendo cada vez más factible el gran triunfo de las fuerzas democráticas en 2012.

No es fácil pero es necesario. No es un camino libre de riesgos pero implica organizarse para ser la nueva mayoría que gobierne a partir de 2012. Para ser un gobierno democrático hay que pasar el examen de admisión que está representado por triunfar en elecciones. Esos referendos no implican primarias pero sirven para que la Unidad crezca organizativamente y se prepare para ser Poder.

Si se cosechan los abrogatorios, el 2012 estará más cerca de convertirse en el año del gran cambio.

Los atajos como aplicar el 350, hacer un nuevo Revocatorio a Esteban, etc., no son recomendables. Fortalecer la organización social y política de quienes queremos un país libre, democrático, próspero y moderno es el camino y el destino al mismo tiempo. Es una autopista donde cabemos todos, hasta quienes pueden ser adversarios o competidores en un momento dado; pero donde no caben quienes vayan en contra de la Constitución y quieran llevarnos nariceados y apuraditos a, por ejemplo, el barranco del comunismo cubano.

Los votos se respetan. Los Derechos Humanos se respetan. La Constitución se respeta. Como dijo Joan Manuel Serrat recientemente en Twitter: 'Democracia no se trata de mayorías, sino de garantías' y 'Tal parece que en Venezuela hay libertad de opinión, pero sólo en la medida que no la expreséis.'

Pues yo seguiré expresando la mía y luchando para que tú también lo hagas.

15.12.10

Contra el nuevo artículo 207

Globovisión plantea en su página web:
'Con relación a la reforma planteada del Artículo 207, el cual establece que se prohíbe a los operadores de difusión por suscripción difundir señales de televisión abierta en zonas en las cuales éstas no estén autorizadas: se trata de una norma discriminatoria e irracional. Las señales de televisión abierta son todas, por definición y mandato de la LOTEL, nacionales (no estándole permitido a los extranjeros participación sustancial en dichas actividades). Además, para ser señales de televisión abierta, las mismas han tenido que haber sido autorizadas por el Estado para difundir contenidos a través del espectro radioeléctrico, obteniendo ante CONATEL la concesión en cuestión. Por el contrario, las señales transmitidas únicamente por operadores de difusión por suscripción son, en su gran mayoría, extranjeras y no requieren autorización alguna por parte del Estado para ser difundidas por dichos servicios. De aprobarse la reforma, por ejemplo, GLOBOVISION, que es un canal venezolano y autorizado por el Estado para usar el espectro radioeléctrico y transmitirse en determinadas zonas del territorio nacional, sólo sería difundida por las operadoras de televisión por suscripción en esas zonas del país y, PLAYBOY CHANNEL, MTV, ESPN, TELEVISORA ESPAÑOLA, RAI DE ITALIA, por ejemplo, señales extranjeras, que no cuentan con permiso alguno, se difundirían por televisión por suscripción en todo el territorio nacional. Se viola el derecho a la igualdad y la prohibición a la no-discriminación previstos en los Artículos 19 y 21 de la Constitución y además se viola el Art 301 de la Constitución que establece que no se podrá otorgar a personas o empresas extranjeras regímenes más beneficiosos que los establecidos para los nacionales.'

Para complementar ese argumento de que la reforma es discriminatoria y absurda, decimos que:

1. Si los canales extranjeros no tienen autorización de señal abierta en ninguna zona del país, no deberán entonces tener el privilegio de poder transmitir por cable a ninguna zona del país, mucho más si los canales nacionales no podrán hacerlo. En caso de permitirles continuar con sus transmisiones, el gobierno estará favoreciendo a empresas extranjeras que presentan contenidos extranjeros, en perjuicio de empresas venezolanas con contenidos venezolanos.

2. En caso de mantenerles el privilegio a esas empresas, las compañías de cable estarán siendo una plataforma en Venezuela que les permitirá transmitir, a aproximadamente 160 canales, contenidos extranjeros cuya producción se localiza de la siguiente manera:

Entre 70% y 80% en Norteamérica y Europa
Entre 20% y 25% en Latinoamérica
Menos de 5% en otras partes del planeta

3. Si se privilegia la transmisión de una gran cantidad de contenidos provenientes de potencias mundiales, ¿Dónde está el Anti-imperialismo? Desde la propia perspectiva gubernamental la discriminación planteada es, aparte de inconstitucional, absurda.

En cuanto al criterio constitucional de que ningún extranjero deberá recibir tratos más beneficiosos que los venezolanos, éste puede perfectamente interpretarse como la cláusula de la 'nación más favorecida'. Ese tipo de cláusula forma parte de muchos convenios internacionales y funciona como un mecanismo de actualización automática en beneficio de las partes que hayan firmado versiones anteriores de un modelo de convenio o contrato que vaya evolucionando en el tiempo. No hay lógica en proponer reformas de leyes que afecten a los nacionales de un país, mientras se beneficia a extranjeros, a menos que quienes apoyen ese tipo de cambios en contra de sus connacionales se consideren una especie de fuerza de ocupación que en su propio país trabaja a favor de intereses extranjeros.

La nación más favorecida deberá ser siempre la propia nación a la que pertenecen los proponentes de cualquier instrumento jurídico, siendo parte de ella las empresas nacionales, instituciones nacionales y connacionales que junto al territorio nacional la conforman.

14.12.10

El ciudadano funcionario

Esteban es sólo un funcionario público. Está desempeñando un trabajo y está, por ahora, empleado en el gobierno. Pero pareciera que le preocupa mucho quedarse desempleado y dejar de ser funcionario. La solución según él: que todos nos convirtamos en ciudadanos funcionarios, que se sienta que no existe la posibilidad de que alguien no sea funcionario y sobre todo de que fuese factible que exista algún ciudadano que lo pudiese reemplazar a él.

Esa angustia de quedarse desempleado, comprensible por lo demás, esa neurosis podría explicar todo el cuento de las leyes express, las habilitantes, las expropiaciones, las misiones y el socialismo del siglo que sea. Si él lograra destruir la distinción público/privado o funcionario/ciudadano y todos nos convirtiéramos, como es típico del comunismo, en funcionarios o empleados públicos y nadie pueda más ser simplemente un ciudadano, ni pueda más existir el sector privado o el no gubernamental en general, entonces (sueña Esteban que) él siempre podría ser, mientras viva, el funcionario principal y, en todo caso, podría inventar nuevos nombres para su cargo para dar la impresión de que habría hasta algo de movilidad que podría afectarlo también a él (el Presidente sería, por ejemplo... Julián Isaías, mientras que su cargo ahora sería el de Benemérithumilde Soldadomáximo, Jefe de los Ejércitos Libertadores) metiendo la coba de que existe una democracia popular o algo así que permitió un cambio en la Presidencia.

En países serios, a diferencia de Corea del Norte, Cuba, Bielorusia o Irán, las leyes distinguen claramente al sujeto de ley y determinan sobre todo el significado de hacer algo incorrecto y sus consecuencias. Cuando se trata de los ciudadanos libres, que actúan como individuos o como asociaciones de individuos (empresas o instintuciones de diferente índole), la ley los obliga a NO HACER lo incorrecto, estableciendo castigos pecuniarios o penales para quienes incumplan tal obligación. Si no están prohibidas por ley, los ciudadanos son libres de desarrollar iniciativas que estimen convenientes o necesarias y justamente por eso son... libres.

En los mismos países serios, cuando se trata de funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones, las leyes los obligan a HACER lo correcto, estableciendo sanciones administrativas o penales para quienes incumplan tal obligación. A diferencia de los ciudadanos, los funcionarios no tienen libertad para hacer lo que se les dé en gana porque sencillamente son empleados de todos los ciudadanos, quienes les delegan temporalmente la autoridad para administrar recursos colectivos y poder conducir las instituciones que, entre otras funciones, velan por el cumplimiento de cualquier tipo de ley, tanto las que los afectan a ellos directamente como funcionarios, como las que afectan a todos los ciudadanos.

Una manera que existe para reducir resistencia e inducir a un estado de trance en el que la persona pueda ser controlada, es provocando confusión (ver técnicas de Milton Erickson). Al ir desdibujando la clara división entre ciudadano y funcionario, así como otras divisiones que naturalmente existen entre gobierno, estado y partido, o entre distintos poderes públicos, o entre lo cívico y lo militar... los estebanistas van creando desconcierto y confusión hasta ir llevando al país como un todo a una especie de trance en el que ellos, los funcionarios, pasan de ser controlados a ser controladores de lo que hacemos y a convertirnos en sus empleados, o peor, en sus esclavos como han convertido a los pobres cubanos que tienen que pedir permiso a sus 'jefes socialistas' para hacer o decir cualquier cosa.

A diferencia de Esteban, no creo que pertenecer a una determinada clase social convierta automáticamente a cualquiera en bueno o malo. Hay pobres malos y hay ricos buenos, y viceversa. Hay pobres de origen rico y ricos de origen pobre, y viceversa. También hay militares civilistas y civiles militaristas, así como combinaciones: por ejemplo, funcionarios, ricos, de origen pobre, malos, civiles, militaristas... y focas, que legislan muy mal, complaciendo a un gobierno que gobierna muy mal y que ya se les acabó el contrato como empleados en la AN.

Lo que queremos los ciudadanos es tener en el gobierno (y en todos los poderes públicos del Estado) a funcionarios capaces, con leyes claras que determinen sus competencias para que como empleados trabajen eficientemente en beneficio de todos los venezolanos y no en beneficio de cubanos, argentinos, iraníes, etc., y, además, que no obstaculicen el libre desarrollo de todas nuestras iniciativas económicas, sociales, ambientales, culturales y políticas para que así, entre todos, convirtamos juntos a Venezuela en un país de primera: plural, pacífico y próspero.

9.12.10

Barça vs Real Madrid en 2012

Liviandad. Humor. Pero con entusiasmo y también con pasión. Algo así necesitamos los venezolanos y se nos antoja que la metáfora del fútbol es apropiada como imagen inspiradora para el desafío de ganar la Copa Miraflores 2012.

Que Ramón Guillermo Aveledo es el Director Técnico Josep Guardiola... perfecto. Que Esteban es el engreído goleador Cristiano Ronaldo... magnífico. Gobierno y Oposición son dos equipos de los que cada uno no es menos que un formidable contendor para el otro, dos equipos de los que cualquiera podrá ganar si se prepara y juega inteligentemente, dando todo lo que pueda.

No caben derrotas ni suspensiones arregladas. Ganar apasionadamente es el único resultado admisible para ambos. Si aceptamos esta metáfora, por cierto muy diferente a las metáforas de guerra que al Estebanismo le encanta utilizar, surgen preguntas como las siguientes:

¿Nos vemos como triunfadores?
¿Estamos entrenando todos los santos días?
¿Está cada quién jugando en la mejor posición, de acuerdo a sus destrezas y capacidades?
¿Hemos estudiado al equipo contrario para determinar sus fortalezas y debilidades?
¿Contamos con estrategias creativas con las que haremos muchos goles e impediremos que nos los hagan?
¿Estamos cuidando nuestro entusiasmo, nuestro sentido de pertenencia al equipo, nuestra moral para ganar dando lo mejor que somos?
¿Guardamos una estricta disciplina en lo que hacemos fuera de la cancha?
¿Mantenemos una relación de amor incondicional con nuestros hinchas, honrando sus críticas tanto como sus halagos?
¿Contamos con los recursos necesarios para estar preparados como debe ser?
¿Destaca visualmente nuestra identidad como equipo?

La sensación que tengo es que el partido ya comenzó y en lugar de 2 horas durará 2 años. En la pizarra electrónica las encuestadoras muestran estadísticas de dominio del balón, cantidad de corners, tiros al arco, faltas y goles. El estadio es el país y hasta con la cancha totalmente inundada hay que jugar.

Si cualquiera de los dos marca más goles que el otro, continuamente, cada semana, llegará a un punto en el que sólo le bastará un catenaccio para mantener su ventaja. Es duro tener que jugar sin descanso, a menos que mientras unos juegan, otros descansen y otros se dediquen a lo que apuntan las preguntas de arriba. Esa coordinación será sólo consecuencia de aplicar altos niveles de disciplina y organización.

Otra metáfora que me ayuda a entender los desafíos electorales es la de que las elecciones son exámenes de admisión para ser gobierno. Si una opción política no se prepara ni gana claramente las elecciones, no servirá para dirigir todo un país. De hecho, siempre he pensado que Esteban gobierna tan mal porque realmente no pasó el examen y lo admitieron en 1998 sin que realmente contara con la disciplina y la organización necesarias. Igualmente pienso que sigue allí porque la Oposición no se preparó lo suficiente para ganar en 2004 o en 2006, aunque ha venido progresando con los resultados obtenidos en 2007 y 2010.

Josep: para 2012 quiero otro 5 a 0. ¡Qué sabroso!

1.12.10

Burrada: Golf x Viviendas

Podría defender el Golf como golfista que alguna vez fuí en Barquisimeto, pero no se trata de éso. Podría defender el Golf como partidario de un estricto respeto a los derechos de propiedad, pero tampoco se trata de éso. El tema se me presenta más bien como un asunto profesional, al cual quiero referirme como parte de la primera promoción de urbanistas de la USB.

El Golf es un deporte muy exigente. Aunque de lejos parece más un juego que otra cosa, no es fácil dominarlo por muchas razones entre las que se destacan lo indispensable que es contenerse, o sea, no darle demasiado duro a la bola y concentrarse, o sea, no pensar ni hablar demasiadas tonterías mientras se juega. Si el jugador aprende a extrapolar a su trabajo esas destrezas, puede hacérsele muy útil para convertirse en un mejor gerente (privado o público - ¿Qué tal si se le facilita a los gobernantes unas clases y acceso a los campos para que mejoren su desempeño en el trabajo?), un mejor ciudadano, un mejor padre y esposo, etc.

Por otra parte, no es un secreto que existe una grave crisis de vivienda y quienes la analizan de manera simplista la reducen a que hay que construir nuevas urbanizaciones. Con ese approach, algunos gobernadores, como el de Carabobo en el período pasado, se lanzan a construir urbanizaciones de manera desordenada y para colmo a orillas de vías interurbanas expresas. No hacen diseño de ciudad, sino intervenciones piratas que degradan a toda una región y, a la larga, al país.

Pero concentrémonos en el asunto. Cuando autoridades gubernamentales muy pobremente preparadas observan un campo de golf, son como muchachos que salen a medio día de clase y pasan por enfrente de un McDonald's: no pueden resistirse al Combo del Día para saciar el hambre de cualquier manera. Ya el ex-Alcalde Barreto manifestó en una oportunidad las ganas de meterle un mordisco al Country Club de Caracas para construir viviendas sobre los hoyos y, al menos para mí, no quedo claro qué o quién se lo habría impedido hacer.

Volver a plantear esa barretada sería una burrada porque Caracas, más allá del déficit de vivienda, lo que tiene es un terrible déficit de espacios públicos. Una necesidad colectiva y pública de millones de habitantes como la de tener más parques, zonas verdes o espacios públicos que mejoren su calidad de vida, sería desplazada para atender la necesidad particular y privada de unos cuantos cientos de familias que tendrán el privilegio de ocupar esas viviendas. Nuevamente el Estado utilizaría la expropiación para beneficiar a unos pocos y no a toda la colectividad.

Cambiar Golf por más Espacios Públicos para la ciudad sí tiene mucho sentido. Los mismos dueños del Club podrían planteárselo de una manera que todos salgamos beneficiados. Una sugerencia es que transformen total o parcialmente los 18 hoyos en parques y abran la membresía de tal manera que los ciudadanos podamos comprar cada uno una acción y acceder al disfrute de tan hermosos espacios abiertos.

Al masificar la emisión de acciones y acordar diluir la participación de cada accionista, éstos podrán recuperar con creces su inversión al mismo tiempo que contribuyen a darle un respiro a millones de caraqueños. Pasar de unos cuantos privilegiados que juegan Golf, a millones de accionistas puede significar no sólo un salto cuantitativo sino cualitativo en materia de gestión de la calidad de vida urbana en Caracas: seremos 5 millones de 'usuarios deportistas y guardianes' de hermosos espacios abiertos...

Los golfistas sabrán como cuidarse sólos. Encontrarán dónde jugar y dónde desarrollar orgullosamente nuevas canchas. Podrán entonces jugar con el orgullo de haber impedido intervenciones piratas, barretadas o burradas populistas-socialistas que sólo logran devaluar a la ciudad y al país, sin resolver ningún problema prioritario.

24.11.10

El Estebanismo comienza a rectificar

Muchos venezolanos hemos criticado al gobierno inmisericordemente. Pero cuando observamos cambios que rectifican posiciones criticadas, debemos reconocerlo sin que nos quede nada guardado. En estos últimos días han habido importantes señales de rectificación, lanzadas muchas de ellas por el mismo Esteban.

Una crítica típicamente feroz ha sido la del culto al personalismo desplegado a lo largo de esta década y denunciado por analistas tan entendidos en la materia como Tulio Hernández, entre muchos. Recorrer el país por carretera, hojear los periódicos y zippear los canales de TV ha significado encontrarnos con Esteban en múltiples poses: montado en un tractor, sentado mostrando que reflexiona con una mano en la barbilla, pegando un alarido en un mítin, abrazando a una viejita o a un niñito, etc. Nunca faltaron conexiones entre tal proliferación de imágenes y el ineludible libro de Orwell '1984' con su referencia al cruel y omnipresente 'Gran Hermano'.

Pero sorprende gratamente que el Estebanismo haya decidido rectificar prohibiendo, a través de un decreto, que se utilice la imagen de Esteban para anunciar obras o demás actuaciones del gobierno a distintos niveles. Felicitamos a Esteban y a su equipo por decidirse a echarle un parao al personalismo. ¡No es fácil! Implica por lo menos doblegar un ego equivalente a un argentino con el cuerpo de Schwarzenegger (cuando estaba joven).

Otra crítica muy reiterada ha sido la de la impunidad con la que campea la corrupción como perro por su casa, a pesar de haber sido uno de los argumentos de peso para que los Estebanistas enrumbaran al país hacia un supuesto cambio profundo de su cultura y sus instituciones. Desde el contrato para imprimir la Constitución de 1999, pasando por el Plan Bolívar 2000, el CAAEZ, el Magistrado que huyó a España, el maletín de Antonini, la plataforma de PDVSA y, por supuesto, los banqueros boliburgueses y Pudreval, entre tantos otros, la sensación de corrupción de todos estos años ha sido tan fuerte como la de inseguridad. Muchos han llegado a calificar a este gobierno como el más corrupto de toda la historia venezolana y eso se dice fácil, pero es toda una hazaña.

Sin embargo, hemos observado con interés que ya se inició el juicio a los responsables de Pudreval y que se insiste muchísimo en enjuiciar, cuando llegue procedente de Colombia, a un individuo que habla mucho pero que es reclamado por distintas autoridades para procesarlo como lo es Walid Mackled. ¡Tampoco es fácil! Uno de los acusados por Pudreval dirigió la Misión Robinson y Makled fue alto pana de muchas altas autoridades y eso corresponde a que, por ejemplo, Claudio Nazoa tenga que acusar a Kiko Bautista por adulterio en Irán, que aunque él no fuera alto ni autoridad, sería apedreado sin clemencia por su falta.

Finalmente, al Estebanismo se le ha criticado duramente todos estos años por declararse enemigo de la oligarquía colombiana y amigo de movimientos insurgentes que, además, dicen en la prensa que están muy vinculados a la práctica de secuestros y narcotráfico. No era solamente el propio Esteban quien hacía esas declaraciones, algunos de sus ministros y diputados de su partido lo afirmaban categóricamente, tanto que seguidores menos mediáticos se sintieron autorizados para expresarlo no solamente con graffitis, sino hasta con una plaza en honor al comandante Marulanda. Existen videos y testimonios en los que se muestra que por un lado los guerrilleros eran bienvenidos al territorio nacional, mientras que por el otro se amenazaba con continuar la ruptura de relaciones diplomáticas si el candidato de la oligarquía, el innegable oligarca Juan Manuel Santos ganaba las elecciones este año.

Pues, aunque usted no lo crea, ahora Santos es el 'nuevo mejor amigo' de Esteban y esa rectificación es digna de admiración y respeto. El gobierno se debe haber dado cuenta del terrible error de no ver lo conveniente que es tener excelentes relaciones con un país vecino para el bien de todos los venezolanos y eso ¡ni de vaina que es facilito de hacer! Mucho más si internamente se mantiene el más abyecto odio enconado contra la burguesía venezolana. Eso se equipara al esfuerzo enorme que alguien a quien no le gusta, por ejemplo, la lengua a la vinagreta y que por eso jamás quiere que se la sirvan en la mesa de su casa, lo invitan a una fiesta y allí no solamente tiene que comerse la lengua sino que además debe decir públicamente que le encanta y que es su plato favorito.

Muchos de los criticones dirán que éstas no son rectificaciones, que son meras jugarretas tácticas e hipócritas porque de no hacerlo sería peor para Esteban y su partido. Pero esa es una actitud muy mezquina. Debemos presumir la buena fé. Eso es lo que predicamos quienes creemos en la Libertad, el respeto a los Derechos Humanos y la dignidad inmanente a la vida en todas sus manifestaciones.

Quien quita que sigan así, rectificando y en 2012, ante la avalancha de votos por el cambio democrático entreguen, en sana paz y en perfecta coordinación, el poder al nuevo gobierno.

17.11.10

Expropiaciones justificadas

La expropiación es una herramienta del Estado para producir cambios que beneficien a los habitantes del país. Una expropiación no debe ser una simple adquisición forzosa de un negocio privado para que ahora el Estado se convierta, simplemente, en el nuevo dueño. Cuando las expropiaciones se convierten en un instrumento para la estatización de la economía, todos los venezolanos salimos perjudicados mientras, muchas veces, quienes se benefician son los pocos que quieren desinvertir en un país que parece aproximarse al barranco del Comunismo.

Para ir desde Chapellín y La Florida hacia el Sur hay que pasar por una especie de embudo de una cuadra, que se llama Calle Cuello, la cual va desde la esquina de la Av. Los Mangos con la Calle Real de Chapellín hasta la Calle García. Desde allí, la ruta hacia el Sur continúa si se hace un pequeño viraje a la izquierda para seguir por la Calle Alameda y luego por la Calle La Estrella, hasta llegar a la Av. Libertador. A esa calle embudo han podido agregarle un apellido para que quede como 'Calle Cuello'e Botella' porque al llegar a la 'Calle Sargento García' (por lo lenta), produce no sólo congestionamiento, sino choques a cada rato.

¿Qué hacer con la intersección entre Cuello'e Botella y Sargento García? Pues expropiar una quinta vieja que queda en la esquina para tumbarla, dar continuidad de la Cuello a la Alameda y colocar semáforos. Dato curioso: todo eso queda a escasas 3 cuadras del edificio de PDVSA, tan absurdamente preocupada por ejecutar obras de urbanismo en la ciudad.

Otro ejemplo de expropiación necesaria: Cerca de allí, en el Boulevard de Sabana Grande a la altura de la Av. 3 de Las delicias, el Gobierno está terminando de construir el CEC, un gran edificio que estuvo abandonado por mucho tiempo. Llama la atención que tres inmuebles viejos quedan atrapados entre los dos frentes que tiene esta enorme torre y que el Estado no haya procedido a expropiarlos para demolerlos y brindar un espacio que integre mejor al boulevard con esta nueva e imponente edificación.

Llaman también la atención los edificios casi expropiados, que quedan en manos de Fogade al ejecutar garantías de bancos intervenidos, como son abandonados e invadidos. Entre ellos destaca la enorme torre ubicada en la Av. Andres Bello, a apenas 3 cuadras del recién absurdamente expropiado Sambil de La Candelaria, que ahora deberá expropiarse a la gran cantidad de invasores que se han adueñado de ella para desmantelarla impunemente.

Inversionistas extranjeros y nacionales vinculados a CANTV, EDC, Sidor, etc., quizás exhalaron emocionados y satisfechos, cual ganador de lotería, al recibir sus cheques por la estatización de sus empresas. Sin embargo, la economía no creció con esos actos y muchos programas sociales básicos en materia de salud, educación e inraestructura se vieron disminuidos por el desvío de los recursos hacia la estatización que no es más que un simple cambio de dueño. El mensaje que se deja en el ambiente es que en Venezuela hay un gobierno insaciable que quiere adueñarse de todo.

Los más recientemente expropiados no han contado con la suerte de recibir rápidamente sus cheques y el mensaje que queda en el ambiente es que ahora el pulpo-estado agarra sin ni siquiera respetar las leyes que protegen la propiedad. Mientras tanto, mejoras concretas como las referidas más arriba, no las hacen.

Los estebanistas, a pesar de los enormes ingresos petroleros que han administrado, se han esmerado en empobrecer a Venezuela y, todavía peor, han instaurado el absurdo como principio rector de las políticas públicas: lo que deben expropiar no lo hacen, mientras se desviven por expropiar lo que no produce ningún valor agregado al país, sino desinversión.

La Democracia, respetuosa de las libertades y los derechos humanos, a diferencia del Estebanismo, sí ofrecerá a partir de 2012 un conjunto claro de reglas de juego que impulsen la inversión, con la consecuente creación de empleos y oportunidades que brinden prosperidad para vastos sectores de la nación. Un ambicioso programa de re-privatización corregirá los entuertos, incentivando nuevamente la inversión y obteniendo ingresos frescos para impulsar significativos programas sociales para todos los venezolanos. Pero también, deberá hacerse un uso inteligente de la expropiación como instrumento de políticas públicas, usándolo para mejorar la movilidad en nuestras ciudades, ampliar los espacios públicos y construir modernas instalaciones recreativas, deportivas y culturales que eleven drásticamente la calidad de vida y el atractivo turístico de nuestro destartalado país.

9.11.10

La Propiedad es un avanzado instrumento social

Tradicionalmente, desde la 'izquierda' se ha considerado a la Propiedad como un insondable maleficio que una horrible bruja lanzó para destruir la armonía entre los seres humanos. Engels fue uno de los autores que propuso, junto con su pana Marx, que una de las tareas más importantes para la humanidad era la de eliminar la Propiedad. Lo peor es que algunos dijeron y todavía otros siguen diciendo, hipócritamente, que ellos están seguros de que éso es lo que hay que hacer, pero siempre que ellos mismos asuman el control sobre la toma de decisiones referidas a lo expropiado.

Marx y Engels tenían que echarle la culpa a algo y a alguien por las injusticias. Las injusticias se manifestaban al hacer comparaciones entre unos pocos que tenían mucho y unos muchos que tenían poco o nada. Cansados los pocos de cuidar lo mucho que tenía cada quien, decidieron organizarse para crear juntos un Estado, o servicio de vigilancia y protección de todo lo que en conjunto tenían dentro de una determinada frontera: tierras, animales, casas, castillos, fábricas, etc., para que los que no tenían, fuesen de adentro o de afuera de la frontera, respetaran lo ajeno, o sea, la Propiedad.

Si alguien que tenía poco pasaba a tener mucho, inmediatamente sufría una especie de ataque de amnesia y comenzaba a estar de acuerdo en que el Estado lo protegiera también a él de los usuales intentos de arrebato que podrían venir de los que no tenían nada. Hasta quienes lograban arrebatarle propiedades a otro, se las arreglaban para que ahora ellos fuesen reconocidos como los legítimos propietarios y así pasasen a ser debidamente protegidos por el Estado.

Ante tanto aparente despelote, a Marx y Engels se les ocurre una idea que, medio siglo más tarde, Lenin lleva a la práctica: eliminar la Propiedad porque hasta quienes parecían comportarse como santos en un momento dado (porque eran pobres - y aquí la izquierda hacía un guiño hacia cierta prédica católica), se convierten en demonios apenas comienzan a acumular cierta cantidad de propiedades, sobre todo cuando son propietarios de máquinas o cualquier otra cosa considerada 'medio de producción'.

¿Pero cómo reconocer que se está ante un propietario? ¿Es suficiente que muestre documentos? No, sólo era posible afirmar que todo lo que existe en una comarca pertenecía a un señor feudal, cuando se observaba que era él quien decidía directamente sobre todo lo que había en esa comarca. Lo del registro, la notaría o las facturas que demuestren las compras (que muchas veces nunca ocurrieron) resultarían algo secundario. Lo importante era su capacidad real para la toma de decisiones sobre qué hacer con siervos, tierras, animales, etc.

Cuando las decisiones del señor feudal no eran aceptadas, obedecidas, ejecutadas o respetadas, sus siervos comenzaban a dejar de ser siervos y sus tierras comenzaban a dejar de ser suyas, en un proceso que se orientó históricamente hacia una redistribución de las decisiones en más y más personas, que luego necesariamente se expresaba en una desconcentración de la Propiedad. Si Marx y Engels no hubiesen tenido una visión tan reduccionista, probablemente se habrían percatado de que la Propiedad funcionaba como un instrumento social que permite la desconcentración de la toma de decisiones.

Así la Propiedad puede verse, no como causa de discordias sino, como instrumento social que permite que las decisiones sobre uso, modificación, venta, regalo, etc., de bienes muebles o inmuebles puedan ser tomadas, no por un solo individuo, sino por muchos, cada quien las suyas. Querer eliminar la Propiedad expropiando a muchos, o a todos, para convertirla en social, pública o estatal, implica regresar a una especie de Régimen Feudal o hasta Monárquico concentrando la toma de decisiones en un grupete de funcionarios del Estado, especialmente si éstos obedecen ciegamente las órdenes de un 'comandante-presidente' que será en la práctica el dueño de prácticamente todo.

Los siervos del Señor Feudal de Corea del Norte hacen coreografías muy impresionantes por sus colores y sincronización de movimientos. También bajo esa tutela monarquicoide, ese país ha logrado desarrollar un cierto poderío militar atómico. Cuba con sus hermanos feudales (sobre todo con el mayor, Feudal Castro) se luce con comparsas de banderitas, quizás por tropicales menos ordenadas que las de Kim Il Sung, pero con un ejército supuestamente preparado para repeler nada menos que a la primera potencia militar que los acosa a apenas 80 millas de distancia por el Norte. Sin embargo, ambos países ostentan economías de subsistencia que no despiertan ni el más tímido gesto de envidia por parte de casi nadie en el planeta; por el contrario, son países pobres a la espera de un cambio que les permita a sus ciudadanos desarrollar sus potencialidades y mejorar su calidad de vida.

Desde los prejuicios marxistas y la ignorancia cuartelaria, el Estebanismo se convierte en la excepción al realizar enormes esfuerzos para convertir a Venezuela en uno de esos pocos países reubicados en la Edad Media. Ante la creciente agresión contra la Propiedad de los venezolanos, no podemos limitarnos a responder diciendo que se trata de un Derecho Humano o de un Principio Básico, como si estuviésemos refiriéndonos dogmáticamente a uno de los 10 Mandamientos que el mismo Dios le entregó a mi tocayo en el Monte Sinaí. El asunto es más sencillo y debe explicársele claramente al pueblo venezolano: la Propiedad no es un dogma, es un moderno y avanzado instrumento social para desconcentrar la toma de decisiones, para que las decisiones sean más democráticas y mejor pensadas, para permitir que haya muchísimas más cabezas analizando consecuencias, riesgos y oportunidades de cada decisión importante que se tome en el país.

La Propiedad es el instrumento que utilizan actualmente las sociedades más avanzadas, en las que hay más desarrollo y mejor calidad de vida. Es el computador contra el ábaco. Porque seguramente ningún venezolano (incluyendo a la mayoría de los estebanistas) querrá regresar a la Edad Media, aunque Esteban, junto a Osama Bin Laden y los antes mencionados, se empeñe en obligarnos a hacerlo.

4.11.10

¿Ceguera cognitiva o ética?

Hace años me sorprendió escucharle a Humberto Maturana el concepto de 'ceguera cognitiva' referido como un 'no sabemos que no sabemos' algo. Es fácil derivar los otros 3 casos que no producen tanto riesgo: 'no sabemos que sabemos', 'sabemos que no sabemos' y 'sabemos que sabemos' algo. Al asumir una nueva responsabilidad, es natural que cierta ceguera cognitiva esté presente. Pero luego de unos cuantos años haciendo algo (12 por ejemplo), es muy sospechoso que ese algo se siga haciendo mal. Lo más probable es que estemos no ante una ceguera cognitiva, sino ética.

Por ejemplo, la situación del tráfico y transporte público en Caracas. La ciudad no ha dejado de empeorar su ya pésima movilidad de finales del siglo pasado. Medidas como el Día de Parada y la prohibición de circulación de motos en autopistas en los 80s; los intentos de aumentar la gasolina y liberar el precio de los estacionamientos en los 90s; sumados al impecable esfuerzo del sistema Metro / Metrobuses bajo la dirección de Pepito González Lander durante esas mismas décadas, han sido no menos que despreciados por el Estebanismo del Siglo XXI. Apenas han logrado implantar ciertos canales de reflujo en autopistas y una línea de tren hacia Los Valles del Tuy, cuyo impacto ha sido marginal sobre el deterioro generalizado de Caracas.

Consecuencia: la ciudad es una especie de largo estacionamiento que los caraqueños atraviesan para llegar usualmente tarde a sus destinos y donde algunos hasta terminan siendo objeto de atracos. Mientras tanto 'chivos' estebanistas de cualquier tamaño se desplazan con escoltas y los célebres motorizados 'moscas' con los que tan antipáticamente, las autoridades gubernamentales venezolanas desde mediados del siglo pasado hasta el presente, han hecho y hacen alarde en un cotidiano abuso de poder, para dejarnos bien claro a los demás ciudadanos que la movilidad de ellos es la única importante. A nosotros, que les pagamos sus sueldos de funcionarios públicos, nos toca calarnos colas y malandros mientras intentamos desplazarnos bajo terribles niveles de polución, ruido, incomodidad e inseguridad.

Argumentar que los estebanistas quizás sean tan ignorantes que no saben que no saben y por éso no logran mejorar la movilidad, después de 12 años en el poder, es caer en la complicidad de excusarlos. Lo que tienen es ceguera ética: simplemente no les importa que los ciudadanos tengamos tan baja calidad de vida. Grupos de defensa de los animales aplican el término 'ceguera ética' a los ciéntificos que hacen experimentos en los que los animales sufren cruelmente, sin darse por aludidos y 'sin aguárseles el ojo'... A Caracas se la ha convertido en un experimento social en el que diariamente sus ciudadanos sufren aprendiendo obligados que ahora 'time is NOT money' porque 'ser rico es malo'.

Tampoco creo que no saben que no saben que varias tasas de cambio crean enormes distorsiones en la economía de Venezuela, que altos niveles de gasto público crean alta inflación, que estatizar es una clara violación al derecho de propiedad y a la Constitución, que las cárceles son desastrosas academias del delito, que importaciones masivas afectan la producción nacional, etc. Si un estebanista quiere vender un apartamento que compró en 2007, él sabe que sabe que hubo mucha inflación y por éso fijará un precio de venta en 2010 que incluirá al menos un ajuste por IPC. Pero, por otro lado, hipócritamente, intervendrá para impedir a urbanismos privados que hagan ese tipo de ajuste.

Es el mismo comportamiento que tiene en las calles: el estebanista se las arregla para no calarse la cola que el resto de los ciudadanos sufre, porque además él, sintiéndose diferente y privilegiado, trancará más el tráfico pasando.

Los casos desde la ética son más complejos que los referidos a lo cognitivo. Sin embargo, partamos de lo que Jesucristo propuso con el 'no hagas a otro lo que no querrías que te hicieran a tí' y tendremos claro que el caso de la ceguera ética es cuando 'haces a otro lo que no querrías que te hicieran a tí' o también cuando 'no haces a otro lo que querrías que te hicieran a tí'. ¡Qué diferente será la ciudad o el país cuando las autoridades se dediquen a hacer, para todos, lo que quieren para sí mismos! Serán unos ciudadanos más que en condición de servidores públicos, pero sin privilegios que los diferencien de nosotros, vivirán directamente con las ventajas y desventajas que ofrece la ciudad y el país que gobiernan.

Cuando sepa que sé, o sea que me conste, que los estebanistas usan transporte público, hospitales públicos, escuelas públicas, porque todo funciona de maravilla y, además, tienen los mismos cupos en dólares (aunque lo ideal es eliminar el control de cambio), no pretenden imponer a los demás su pensamiento único, ni abusan de ninguna manera del poder que democrática y temporalmente les cedemos todos los venezolanos... no me quedará éticamente otra opción que ir rapidito (sin tener que calarme un tráfico del demonio) a inscribirme en el PEUV (Partido Estebanista Unido de Venezuela).

28.10.10

Escobas, pixels y estatizaciones

Ante tanta crítica al CentíMetro de Caracas, Pudreval, Energía Nuclear, Viviendas Importadas, etc., me propuse como tarea reseñar algo que haya hecho bien el Estebanismo gobernante. Su resiliencia para mantenerse como casta dominante, militarista y roja, debe contar con una explicación que no sea la que supone que una porción muy importante del país es un híbrido de resentimiento, masoquismo y estupidez. Lo primero que me saltó a la vista fue el barrer.

Luego de 12 años en el poder, proliferan las cuadrillas de barrenderos. Me luce que han ido aprendiendo con tantos años de práctica. Por ejemplo, en la Cota Mil ya no destruyen la capa vegetal que cubre los taludes y se esmeran en desbrozar, podar y recoger las basuritas en bolsas que tampoco son dejadas 2 meses orilladas, esperando a un volteo enorme que las recoja en plena hora pico.

Sin embargo, la recolección de la basura doméstica (no la vial ni la peatonal) sigue de regular a mala. Pareciera que al ser una actividad que requiere de más logística y gerencia (rutas, horarios, mantenimiento de camiones, manejo de personal, etc.), se les hace como muy complicado. Se sabe que la cantidad de policías por cada 1.000 habitantes en Venezuela es muy baja, pero la cantidad de barrenderos seguramente supera unos cuantos records, al igual que la cantidad de taxistas y demás habitantes de las calles que hacen sus necesidades fisiológicas en plena vía y a cualquier hora (no importa la hora, por ejemplo la Av. Libertador funciona como el Gran Urinario para Caracas). Pero, por favor, que estos comentarios no empañen el reconocimiento al alto nivel de barrenderismo alcanzado.

Otra gran área de avance del Estebanismo es la propaganda. Por un lado neutraliza (Venevisión, Televen y algunas radios y periódicos) o elimina (RCTV, CNB y otras 32 radios, etc.) la competencia; y, por el otro, se esmera cada vez más en desarrollar cuantitativa y cualitativamente sus propios mensajes. Desde el recordatorio cromático perenne en la indumentaria colorada de los funcionarios con más proyección mediática, hasta su portafolio de piezas multimedia, impresas y BTL que colocan en medios y donde sea, a lo largo y ancho del país, demuestran que hay una industria trabajando incansablemente todos los días, cual barrenderos, para hacernos ver y oir los mensajes revolucionarios. Pixel a pixel avanzan en el lavado de cerebro que hacen hasta con cierta picardía e imaginación, como la del poster que esta mañana ví en un kiosko de la Av. Panteón: (algo como) “Tome cápsulas PSUV contra la apatía, el aburrimiento...” mostrando una caja estilo producto farmacéutico en un alarde de publicidad engañosa, digna de una estruendosa intervención de Indepabis sino se tratara del propio partido de sus funcionarios. Pero, por favor, que este comentario no le haga desdeñar el empeño con el que el Estebanismo asume la tarea comunicacional.

Por último, son indudables los logros en materia de estatizaciones. Chequera en mano se estatizó a CANTV, la EDC, Sidor, etc.; y luego con ocupaciones y sin cheques, sino sólo con promesas de pago, llevan un gran record de estatizaciones a proveedores de PDVSA, bancos, casas de bolsa, centros comerciales, fincas, industrias agroalimentarias, hipermercados, envases de vidrio, etc., que sobrepasan varios cientos en los últimos 2 años. Porque no ha habido muertos que lamentar y los estatizados no se han dedicado a mostrar una gran resistencia activa y directa (quizás con la excepción del lamentable resultado de la larga protesta que decidió hacer Franklin Brito), se puede decir que hasta ahí lo han hecho muy bien. Aunque luego, como toda empresa en manos de burócratas, lo estatizado termina funcionando muy mal y con pérdidas. Pero, por favor, que este comentario no lleve a desmerecer la eficiencia de la Misión Exprópiese.

El balance de lo bueno del Estebanismo puede resumirse en lo siguiente: subempleo de bajísima calificación, saturación simbólico-propagandística y concentración de la propiedad en un solo dueño del país que le corresponde decidir qué comemos y hasta cómo serán los envases en los que vamos a recibir la comida. Si combinan sus destrezas, no será extraño que un comando de guerrilla comunicacional se instale en la OI para colocar mensajitos en las botellas como parte de una envolvente estrategia BTL, estilo 1984, que dejará pálida la imaginación de Orwell con sus pantallas interactivas y la neolengua con las que el BigBrother ejercía su hegemonía.

Pero, por favor, que estos comentarios no impidan reconocer que, por ahora, las fuerzas democráticas no saben cómo terminar de superar a este militarismo tan competente, tan competente para: destruir la ingenieria venezolana, mientras glorifica al subempleo de barrenderos, estimula la emigración de universitarios e importa profesionales extranjeros; acallar el pluralismo democrático, mientras ensalza al pensamiento único, dogmático y atrasado (si es que llega realmente a ser 'pensamiento'); y restringir la libertad, porque al confiscar la propiedad privada decomisa también la libertad para decidir que debe estár repartida cada vez más entre muchas personas, familias y empresas, en lugar de concentrada en un solo tipo, conocido en los bajos fondos como el Esteban.

20.10.10

Ciudad Creativa: Charles Landry

La idea de concebir la ciudad más como un objeto a diseñar que como un sistema a analizar y equilibrar, que expuse hace pocos días en mi artículo anterior (Ciudad-objeto), acabo de encontrarla expresada por el intelectual europeo Charles Landry en la forma de “Ciudad Creativa”.

Charles Landry es un diseñador de ciudades. Es un oficio que cuesta imaginar dado lo complejo que resultan este tipo de objetos tan particularmente inasibles como son las ciudades. Y, sin embargo, a Laundry le han encargado ya múltiples trabajos de este tipo, a lo largo de varias décadas desde que fundó su empresa consultora Comedia (sí, así se llama), localizada en las inmediaciones de Oxford, Inglaterra.

En un extenso trabajo cuya referencia me trae un tweet, Sally Helgesen relata la trayectoria de Landry y sus principales propuestas, las cuales lanza desenfadadamente como retos al mundo globalizado (Charles Landry Knows What Makes Cities Great). También el propio Landry ofrece un compendio importante de videos y escritos en su propio sitio web Charles Landry. Habiendo revisado parcialmente ese voluminoso material, sentí la urgencia de compartir lo misterioso que me resulta encontrar los planteamientos de Laundry, a escasos 2 días de haber expresado mi necesidad de revisar radicalmente el enfoque analítico que aprendí en la universidad como urbanista.

Laundry ha trabajado con las autoridades de ciudades como Calgary, Adelaide, Abu Dhabi, Glasgow, Londres y muchas más, para hacerlas lugares más competitivos como sitios para trabajar y vivir, sobre todo, creativamente. Landry, sospecho yo, logra captar a las ciudades como un todo y, a la vez, las considera transformables. Ese es el enfoque creativo de diseño e innovación que se me ocurrió plantear para ver si salvamos la ciudad donde vivo, Caracas, invitando a que la veamos como ciudad-objeto.

El enfoque Landry integra múltiples variables pero tomando en cuenta las intrincadas relaciones entre lo estético, lo funcional y lo económico. Landry es una excelente referencia de lo que es un diseñador dedicado al tema de la ciudad. Pareciera que va más allá de lo que tradicionalmente se entiende como diseño urbano y, definitivamente, va mucho más profundo de lo que siempre hemos entendido como planificación urbana y regional.

¿Cuán lejos me llevará este descubrimiento? No lo sé. Pero definitivamente un tweet con menos de 140 caracteres puede causarle a uno movimientos importantes. Todo esto comenzó cuando encontré hace 2 días, en un tweet de @Diconexiones, con un link a "The Space of Design", un artículo excelente y bastante denso, de Hugh Dubberly sobre lo que implica diseñar.

Con esa lectura me provocó comenzar a revisar lo que hasta este momento había entendido como diseño en general y también lo que significa mi profesión como urbanista y sus consecuencias. Pues gracias a esa especie de “patas blancas” benigno de Ignacio Urbina con su @Diconexiones, tengo el equivalente a 2 días de fiebre por estudiar y, sobre todo, por redefinir lo que puedo hacer como planificador y diseñador. Un dengue que me ha llevado a dejar de hacer otras actividades, pero sin dolores y por el contrario, con el gran placer que viene del entusiasmo de descubrir.

¿Será que además es una influencia de un 12 de Octubre retrógrado, aspectado por un mercurial pajarito azuzador llamado Twitter?

18.10.10

Ciudad: objeto complejo

Al reducir la ciudad a una explicación simplista, no podemos crear soluciones efectivas a sus problemas. Aprendí en la universidad a ver la ciudad como un sistema, pero me he dado cuenta de que esa aproximación si bien parecía reconocer su complejidad, a la vez era simplista, y no me permitía apreciar con claridad el potencial que tenemos los ciudadanos de transformarla. He comenzado recientemente a percibir la ciudad como un objeto, uno ciertamente muy complejo pero que, como tal, puede y debe ser diseñado.

Vivimos en Caracas y desde hace muchas décadas es una ciudad que dejó de diseñarse. Vivimos con la idea de que no es un objeto con forma, funciones y contexto que faciliten el disfrute de sus usuarios. La manera tradicional de percibirla es que se trata de un sistema con procesos, donde ciertos sectores pueden diseñarse e intervenirse puntualmente, pero no a la ciudad como un todo, porque no la logramos percibir en su totalidad, ni mucho menos imaginar.

Sin disponer de una imagen de la ciudad, no es posible planificar estratégicamente su desarrollo. Las decisiones de política pública quedan sujetas al vaivén táctico-operacional, la forma más caótica del subdesarrollo populista. Un nuevo boom petrolero podría llegar y pasar, como el de 2004-2008, sin que este objeto-ciudad, capital del país, supere radicalmente su modelo actual de ciudad disfuncional profundamente deteriorada.

Una imagen para Caracas puede ser producto de un trabajo de especialistas, puede venir de una revelación que algún líder político reciba o puede ser el resultado de un proceso participativo de sus ciudadanos. Si hay un mejor camino, o es una mezcla de ellos, no es lo más importante. El asunto es que la ciudad sin imagen, dejará de ser ciudad, porque dejará de ser objeto y terminará perdiendo su integridad.

Existe una iniciativa de la Alcaldía Metropolitana de Caracas que busca producir, a través de una amplia participación ciudadana, el Plan Estratégico Caracas 2020 que estará basado en una imagen futura de la ciudad. En principio, es una iniciativa loable por su intención, pero falla en volver a utilizar la típica aproximación a la ciudad como sistema de múltiples procesos y no como un objeto complejo. Verla como sistema es justamente el tipo de enfoque que considero que impedirá crearle una imagen total de la ciudad. Y sin esa imagen, no habrá posibilidad de planificación estratégica.

Sugiero comenzar por sentir al objeto-ciudad. Cuando camine o circule con su carro o moto perciba la capa de infraestructura sobre la cual se mueve. Aprecie los árboles como la conexión con el ambiente natural, como esa parte del valle que no la cubre ninguna infraestructura, como nada cubre a El Avila. Observe las discontinuidades, las separaciones entre Este y Oeste, la pobre conexión con sus ciudades vecinas. Lea la trama urbana, perciba su cacofonía, su confusión matizada por el majestuoso cerro y las autopistas y edificaciones que alguna vez pretendieron ser íconos orientadores de la modernidad caraqueña.

Haga ahora su análisis. ¿Cuál es el valor estético y funcional de este artefacto ciudad? ¿Se nos está convirtiendo en un cachivache-ciudad? ¿Cómo mejorarla? ¿Qué es lo que la embellece? ¿Qué es lo que la hace funcionar mejor? ¿Para qué sentirla, percibirla, observarla, analizarla, diseñarla? ¿Cuáles serán las consecuencias de dedicarle nuestras mejores energías a hacer de Caracas la ciudad más bella, coqueta y agradable de América Latina?

12.10.10

¡Qué molleja'e monopolio!

Las expropiaciones y la hegemonía política son ríos, cauces que conducen las decisiones sobre los recursos del país hacia un solo lugar: la limitada cabeza de Esteban. Atención: no me refiero a que Esteban sea limitado desde el punto de vista de su coeficiente intelectual que, aparentemente, es de normal a superior. Me refiero a que el tiempo del que dispone va a ser el mismo, la cantidad de neuronas va a ser la misma y cada vez se llena con más y más asuntos sobre los cuales decidir.

Por ejemplo: 'Comandante, ¿Seguimos importando los químicos del barquito vikingo o comenzamos a traer de la India unos fertilizantes más bravos hechos con mierda de elefante? O sea, ¿Nos movemos del vikingo al elefante? - Mmmmhhh, mira chico vale, los vikingos son escandinavos, son blancos del norte y ahí está Noruega donde decidieron darle el Nóbel al mediático chino pitiyankee ése; en cambio los elefantes son No Alineados, más bien son símbolos de Africa e India. Nojoooo ¡No hay duda! ¡Cambiémonos en Agro Patria pa'l elefante, camarada!'

Y así podría decidir y decidir tantas cosas: modelos de línea blanca para importar de China, carros iraníes, rellenos de alfajores argentinos, color de las franelas para la selección de fútbol, zapatos brasileños, lo que sea que venga importado de USA, recetas que debemos usar para que cuadre lo que cocinemos con lo que se consiga en los abastos, tasa de interés y monto permitido para la tarjeta de crédito, textos escolares, hora en la que se emite el primer boletín electoral, acusaciones y juicios penales, leyes que deben aprobarse y cuándo... En fin, muy pocas cosas quedarían fuera de su oportuna injerencia si Esteban fuese ultra eficiente y, sobre todo, si tuviese la capacidad para escoger un excelente equipo de colaboradores y estuviese normalmente dispuesto a delegar.

Sin embargo, no hay duda de que, aunque Esteban no tenga el tiempo, método, aptitud, equipo o energía para decidir, demasiadas decisiones dependen de él. Y si algo garantiza la propiedad privada como institución es la capacidad de decidir sobre lo que es de uno. Podemos vender, modificar, utilizar, almacenar o regalar lo que es de nuestra propiedad, sin más limitaciones que las impuestas por ley, como, por ejemplo, lo que sucede en el caso de inmuebles que no podemos tumbar y construir allí algo que no sea autorizado por la ordenanza municipal de zonificación.

Pero dada la concentración de tantas decisiones en una sola persona, podemos argumentar que se trata de la formación, en una década, del monopolio más grande que jamás haya existido en el país: ¡Qué molleja'e monopolio!. Y lo paradójico es que Esteban dizque es el gran paladín anti-monopolio. Si él decide sobre tantas cosas, en la práctica él es quien es dueño de prácticamente todo.

Por lo tanto, la expropiación más importante que los venezolanos tenemos pendiente es la que destruya el super mega monopolio de Esteban. Eso no lo sabe nadie mejor que los propios Estebanistas. Ninguno de ellos decide nada, todo lo consultan al único dueño y sólo él tiene la última palabra.

No hay democracia sin propiedad privada. Y mientras más propietarios existan, más democrática será Venezuela. Las expropiaciones y la concentración del poder en una sola persona, que por más capacitada que sea, siempre tendrá limitaciones, son un insulto a la democracia, al pluralismo y a la libertad. No hay libertad sin propietarios y no hay propietarios sin prosperidad.

Si seguimos en manos del Estebanismo comunista, no habra prosperidad. Un solo dueño dispondrá de todo para su exclusivo beneficio. El monopolio comunista es el más perverso, ¡Exprópiese!

6.10.10

2D 2012

Celebrar otra victoria democrática dentro de aproximadamente 26 meses, en las elecciones presidenciales, depende de acciones que los venezolanos ejecutemos coordinadamente. La principal destreza necesaria para lograr ese éxito es la que el larense Dudamel tiene de sobra: ser Director de Orquesta. Ese rol le corresponde a la MUD, que lo ha hecho bastante bien ensamblando la “parranda” del 26S bajo la batuta de otro larense; pero el reto del 2D de 2012 se parece más a un concierto sinfónico en el Royal Albert Hall de Londres.

Para tocar en el Royal Albert Hall, o en cualquier otro prestigioso escenario mundial, no se puede piratear. No importa si la fecha es 2D o 9D o un poco antes, ya lo establecerá el CNE, lo importante es que hay que prepararse para ese concierto desde ya. La metáfora 'La Unidad Democrática es una Orquesta' me luce muy acertada. Cada partido y cada movimiento social deberá ejecutar impecablemente su porción de la partitura con su instrumento, como todo un ensamble.

Los recientes resultados electorales confirman que los 'músicos' tocan instrumentos regionales. Por ejemplo, los violines son Un Nuevo Tiempo con Zulia y Distrito Capital; las flautas son Copei con Táchira; las trompetas son Primero Justicia con Miranda y Anzoátegui; los trombones son AD con Sucre; y así los demás partidos que, con una presencia más puntual en la orquesta, son también importantes para que las piezas del concierto sean ejecutadas a la perfección.

Pensar en hacer un concierto ya es, en sí mismo, un gran avance. Las fuerzas democráticas deben superar la típica y fastidiosa reaccionadera en la que han caído al pretender responder desde el palco a cada provocación o insulto que traen las cantaletas de Esteban. Es necesario presentar la obra a una audiencia integrada no solamente por los fans de la Democracia, sino por NINIs y abstencionistas que garanticen finalmente un lleno total (de votos) de la sala.

La partitura para el concierto democrático es una prioridad. Sin ella no se puede ensayar. Sin ella cada músico no sabe qúe tocar ni cuándo. Siguiendo con esa idea de crear piezas musicales, los ritmos o movimientos son importantes, así como las armonías. Si la formación orquestal incluye voces corales, es imprescindible la coordinación, los arreglos, el respeto a las intervenciones individuales o conjuntas y mucho ensayo en distintos escenarios para ir creciendo en calidad.

La zarzuela que simultáneamente tiene el Estebanismo con su tenor estrella cuenta ya con casi doce años de presentaciones y ha sido una obra muy taquillera. La picaresca grotesca que la caracteriza arrastra mucho público, aunque es evidente el desgaste natural que conlleva tanta repetición de lo mismo. Si bien hay chance de derrotarla en taquilla, no va a ser un competidor fácil el que va estar ese mismo día en el Royal Opera House, porque para ganar lo que cuenta es vender más entradas.

Que el paisano de Dudamel se eleve a la altura del reto. Que se acuerde el programa para el día del concierto y se consigan desde ya las partituras o se encarguen las composiciones que sean necesarias. Que comiencen los ensayos. Que los músicos practiquen diariamente. Que se afinen los instrumentos.

Que exista el convencimiento de que lo que va a suceder es mucho más que una simple metáfora. El 2D de 2012 no será sino el entrenamiento para el verdadero concierto: el de construir, entre todos y en paz, un país más libre, justo y próspero que el que tenemos. Maestro Abreu: siendo usted vecino trujillano, también lo podemos asimilar al dream team larense que participará en esa gran tarea.

27.9.10

Más allá de los números

La parte cuantitativa de los resultados electorales y en especial los de ayer, 26S, atrae mucho la atención. Pero detrás de los números hay resultados cualitativos que pueden ser aún más importantes, porque constituirían la base sobre la que se soportará la acción política a realizar desde la AN y desde la calle con miras a las presidenciales de 2012. ¿Qué dicen esos números?

Comencemos por la relación entre discursos y resultados. Esteban lanzó en la campaña un claro discurso anti-imperialista. Pregunta: ¿Son anti-imperialistas los 5 millones y pico de venezolanos que votaron por el estebanismo? Respuesta: Yo diría que no.

Ese grupo de venezolanos no es homogéneo. Ideológicamente hablando son como tres subgrupos: uno reune a los fanáticos; otro a los light; y el otro a los que no siendo estebanistas decidieron votar nuevamente por esa opción. Si asumimos que los fanáticos conforman la porción más pequeña y que las encuestas indican que no existe un rechazo masivo de los venezolanos a la propiedad privada, las libertades democráticas, etc., la conclusión es que esa mayoría debe haberse sentido atraída por otra característica distinta de Esteban: el populismo. El estebanismo recibe una importante cantidad de votos por populista, no por anti-imperialista, y la mayor parte de su electorado espera de él que siga repartiendo reales a diestra y siniestra con la chequera petrolera.

Por otro lado, la MUD celebra en su discurso el supuesto apoyo que los votantes le dieron a la democracia, al pluralismo, a las libertades económicas, etc. Pregunta: ¿Son profundamente demócratas los 5 millones y pico de venezolanos que votaron por la oposición? Respuesta: Yo diría otra vez que no.

Quienes votaron por la MUD tampoco son un grupo homogéneo. Ideológicamente hablando podríamos definir tres subgrupos: los militantes de partido, los simpatizantes de esos mismos partidos y los independientes que se decidieron por la oposición. Si asumimos que militantes y simpatizantes son una minoría porque las encuestas indican que los venezolanos rechazan mayoritariamente identificarse con tendencias políticas específicas, la conclusión es que la mayor parte de estos votos ocurren por un fenómeno quizás no tan políticamente elevado: son expresión del tradicional voto castigo, estimulados por la emergencia este año de tanta Pudreval, tanta Inseguridad, tanta Inflación, etc.

Podemos estar ante una incongruencia enorme entre lo que los políticos de ambos bandos quieren que digan los resultados y lo que más allá de los números pueden haber dicho el grueso de los votantes. Los resultados de ayer parecen indicar que si apareciese un populismo eficiente, éste contaría con el 80% del apoyo popular. No parece haber calado el fanatismo de ninguno de los extremos.

La inmensa mayoría de los venezolanos siguen pidiendo políticos que resuelvan problemas reales además de redistribuir la riqueza petrolera del país. Si la MUD asume desde ya un discurso que incorpore ambos temas (soluciones efectivas con redistribución e inclusión), triunfará un nuevo gobierno en 2012. Por lo que han declarado los estebanistas, no parece que estén dispuestos a aprender la lección. Hasta Fidel ha salido a decir que fue el imperialismo lo que nos hizo ir a votar por la Unidad. El estebanismo va a seguir por su callejón ideológico y eso los seguirá debilitando.

Ojalá la MUD impida que la oposición se meta en su propio callejón ideológico. Eso le daría más oxígeno al cada día más escuálido estebanismo.

19.9.10

Niniología 101

Lo primero que debemos aprender es que los NINI no son abstencionistas. Hay abstencionistas militantes y abstencionistas por flojera. Los primeros creen que son muchos y que son NINI, pero no lo son; mientras que los segundos sí son muchos pero no saben ni dónde están parados.

La primera característica de un NINI es que sale a votar y por eso tiene el poder de inclinar la balanza hacia una opción determinada. La segunda característica es que su voto no lo anima ningún fanatismo, sino cierto cálculo rentístico que lo lleva a votar por la opción que crea que más lo beneficia.

De allí la importancia de la campaña. Si se convenció a los NINI de que más pluralismo en la AN va a significar que haya menos inseguridad, menos apagones y menos comida podrida porque habrá más control y sanciones a los funcionarios irresponsables, etc., este 26S habrá un triunfo de las fuerzas democráticas. Si por el contrario, Esteban los convence de que una AN plural traerá mas caos y que él se pondrá 'como loco' (más?), etc., entonces los NINI podrían optar por malo (o 'loco') conocido y buscarán supuestamente no contribuir a empeorar un país que ya está mal, muy mal, pero sobre todo buscarán que no se les empeore a ellos su propia situación.

Esa racionalidad NINI espanta a quienes creen en ideales más allá de cálculos individuales y circunstanciales. La libertad o el pluralismo no son temas particularmente atractivos para un NINI, por lo tanto no son los mejores temas de campaña. Pero la propiedad privada y la prosperidad sí lo son. Eso es lo que más los atrae, aunque llegan a adaptarse a que ocurran expropiaciones siempre que no se les expropie nada a ellos y especialmente si luego de que expropian a otros, algo los termine beneficiando directamente. Por ejemplo, que CANTV o la Electricidad sean estatizadas les parece fantástico porque las tarifas serán super bajas; aunque luego, que se les vaya la luz o la línea a los demás no importa, siempre que no les ocurra a ellos... porque si no, se comienzan a sentir dispuestos a votar distinto!

Son así, fríamente racionales. Tienen sus razones para hacer lo que hacen. Y aunque los que pueden meter peor la pata son quienes caen en fanatismos, tanto cálculo individual de los NINI (buscando óptimos individuales) durante tantas décadas, ha llevado al país a donde está hoy (en unos pésimos colectivos): crisis institucional, impunidad desatada, deterioro en todos los órdenes, etc.

Políticamente el país se divide en 2 mitades, pero electoralmente se divide en 4 partes: Estebanistas, Democráticos, NINIs y Abstención. Cuando ganan los Estebanistas es porque logran 'vender' mejoras concretas a los NINI y movilizan a la mayor cantidad de votantes para reducir la abstención de los flojos. Si los Democráticos hacen lo mismo, pero mejor, ganarán las elecciones.

Aunque también los errores de un bando pueden terminar dando el triunfo al otro. Gráficamente el Estebanismo ha claudicado en la campaña a favor de una visión multicolor, aparentemente plural, pero el discurso sigue siendo de un rojo encendido. Poniéndome el sombrero de NINI, intuyo que esa contradicción entre lo visual y lo verbal puede mostrar debilidad y un débil defícilmente convence a nadie de poder brindarle beneficios tangibles y por lo tanto es un error de campaña.

Pero además éso puede estar reflejando una dura realidad. El gobierno se ha ido deteriorando con el país y los NINI parecen querer comenzar este 26S a corregir el rumbo quitándole su ya tradicional apoyo al Estebanismo. La abstención también golpeará al gobierno. El balance de poder puede voltearse este domingo y crear unas mejores condiciones para el gran cambio en 2012.

14.9.10

Full música, cero psicología

Saber algo de psicología es una carga. Me sirve para observarme a mí mismo, pero así me siento peor que como me sentiría si no tuviera ese barniz psicológico que me convierte en mi propio testigo. Sobre todo por aquello del concepto psicológico de proyección.

La proyección ocurre especialmente cuando a uno alguien le cae mal. Si alguien te cae mal, dice cualquier psicólogo, lo más seguro es que estés proyectando. Esto significa que hay una reacción ante lo que a uno no le gusta de uno mismo. De alguna manera, uno proyecta un autorechazo sintiéndolo como un rechazo por el otro (quizás porque se hace muy cuesta arriba sentir que uno se rechace).

Una ventaja de ese concepto es poder sacarle provecho a un mal rato. Uno se vuelve hacia (no contra) sí mismo y aprovecha para aprender algo. Si no supiese nada de ese rollo de la proyección, simplemente buscaría poner distancia entre esa persona que me cae mal y yo. Si trataran de convencerme de hacer lo contrario, la respuesta ideal a esa impertinencia sería la maracuchada de '¡Viví con él (o con ella)!' Pero el delgado barniz de psicología me empuja a empatarme en una de tolerancia y reflexión. No boto a nadie de mi casa y paso a revisar lo que ese espejo me dice. ¡Qué vaina!

Así estoy hoy, con unos audífonos que por lo menos me aportan cierta distancia auditiva, mediada primero por Eddie Palmieri y luego Miles Davis, que me aparta del foco perturbador tan inevitable dentro de este pequeño apartamento donde habito. Una de las cosas que al revisarme encuentro, es la siguiente: ¿Si tuviese burda'e billete me sentiría igualmente incómodo? ¿Es la prosperidad una especie de neurotransmisor, vitamina B o sedante que lubrica mis nervios y suaviza las reacciones que pueda tener ante alguien cuya presencia y discurso me fastidia? Mi respuesta preliminar es, ciertamente, afirmativa. Pero el barniz hace otra vez su trabajo y me critico por brindar una explicación basada en algo 'externo'. Es que de acuerdo al barniz ¡Soy supuestamente algo muy distinto a mi nivel de prosperidad! Por lo tanto esa respuesta no es válida. ¡Qué vaina!

Paso a comparar este aquí y ahora con cómo me siento cuando la persona que me cae mal no está presente. La respuesta es que estoy mejor sin mirarme en ese espejo. Evidentemente prefiero que nadie me recuerde lo que no me gusta de mí mismo pero... así quedo como un perfecto irresponsable.

Me rindo. Lo que normalmente proyecto es que no me gusta mi propia irresponsabilidad, irrelevancia, frivolidad, improductividad y vivalapepismo. Me quejo porque ya pasó el tiempo en el que no sabía que no sabía que existe éso de que uno proyecta sus propias miserias. Me quejo porque no vivo aislado en un hotel 5 estrellas, en contacto con seres evolucionados, en perfecta armonía con lo más elevado del universo. Me quejo porque no existe otro lugar aparte de este adentro que realmente habito, porque no existe otro dónde distinto. No existe ningún sitio, grande o pequeño, que garantice que no me sentiré perturbado, porque lo que finalmente sucede es que me dá por esperar que ocurran cosas distintas a las que a veces terminan ocurriendo a mi alrededor y éso no depende de dónde me encuentre físicamente.

No sé si pueda o quiera cambiar lo que no me gusta de mí mismo. Tampoco sé si agradecer que me tope con personas que sirvan de espejo a mis incómodas proyecciones. Saber tan poquito de psicología es, sin duda, una carga fastidiosa. Pero me salva escuchar a Eddie Palmieri o a Miles Davies. Me salva escribir para que me leas y de repente digas que te gustó o no. Me comienzo a sentir mejor. Pareciera que descubrí, hecho el loco, todo un método de autoayuda: full buena música, cero psicología barata y hacer algo (como escribir).

Full música, cero psicología

Saber algo de psicología es una carga. Me sirve para observarme a mí mismo, pero así me siento peor que como me sentiría si no tuviera ese barniz psicológico que me convierte en mi propio testigo. Sobre todo por aquello del concepto psicológico de proyección.

La proyección ocurre especialmente cuando a uno alguien le cae mal. Si alguien te cae mal, dice cualquier psicólogo, lo más seguro es que estés proyectando. Esto significa que hay una reacción ante lo que a uno no le gusta de uno mismo. De alguna manera, uno proyecta un autorechazo sintiéndolo como un rechazo por el otro (quizás porque se hace muy cuesta arriba sentir que uno se rechace).

Una ventaja de ese concepto es poder sacarle provecho a un mal rato. Uno se vuelve hacia (no contra) sí mismo y aprovecha para aprender algo. Si no supiese nada de ese rollo de la proyección, simplemente buscaría poner distancia entre esa persona que me cae mal y yo. Si trataran de convencerme de hacer lo contrario, la respuesta ideal a esa impertinencia sería la maracuchada de '¡Viví con él (o con ella)!' Pero el delgado barniz de psicología me empuja a empatarme en una de tolerancia y reflexión. No boto a nadie de mi casa y paso a revisar lo que ese espejo me dice. ¡Qué vaina!

Así estoy hoy, con unos audífonos que por lo menos me aportan cierta distancia auditiva, mediada primero por Eddie Palmieri y luego Miles Davis, que me aparta del foco perturbador tan inevitable dentro de este pequeño apartamento donde habito. Una de las cosas que al revisarme encuentro, es la siguiente: ¿Si tuviese burda'e billete me sentiría igualmente incómodo? ¿Es la prosperidad una especie de neurotransmisor, vitamina B o sedante que lubrica mis nervios y suaviza las reacciones que pueda tener ante alguien cuya presencia y discurso me fastidia? Mi respuesta preliminar es, ciertamente, afirmativa. Pero el barniz hace otra vez su trabajo y me critico por brindar una explicación basada en algo 'externo'. Es que de acuerdo al barniz ¡Soy supuestamente algo muy distinto a mi nivel de prosperidad! Por lo tanto esa respuesta no es válida. ¡Qué vaina!

Paso a comparar este aquí y ahora con cómo me siento cuando la persona que me cae mal no está presente. La respuesta es que estoy mejor sin mirarme en ese espejo. Evidentemente prefiero que nadie me recuerde lo que no me gusta de mí mismo pero... así quedo como un perfecto irresponsable.

Me rindo. Lo que normalmente proyecto es que no me gusta mi propia irresponsabilidad, irrelevancia, frivolidad, improductividad y vivalapepismo. Me quejo porque ya pasó el tiempo en el que no sabía que no sabía que existe éso de que uno proyecta sus propias miserias. Me quejo porque no vivo aislado en un hotel 5 estrellas, en contacto con seres evolucionados, en perfecta armonía con lo más elevado del universo. Me quejo porque no existe otro lugar aparte de este adentro que realmente habito, porque no existe otro dónde distinto. No existe ningún sitio, grande o pequeño, que garantice que no me sentiré perturbado, porque lo que finalmente sucede es que me dá por esperar que ocurran cosas distintas a las que a veces terminan ocurriendo a mi alrededor y éso no depende de dónde me encuentre físicamente.

No sé si pueda o quiera cambiar lo que no me gusta de mí mismo. Tampoco sé si agradecer que me tope con personas que sirvan de espejo a mis incómodas proyecciones. Saber tan poquito de psicología es, sin duda, una carga fastidiosa. Pero me salva escuchar a Eddie Palmieri o a Miles Davies. Me salva escribir para que me leas y de repente digas que te gustó o no. Me comienzo a sentir mejor. Pareciera que descubrí, hecho el loco, todo un método de autoayuda: full buena música, cero psicología barata y hacer algo (como escribir).

7.9.10

Color plural: pura pinta

El Estebanismo a través de su partido nacional y socialista ha reconocido gráficamente que los electores se cansaron del rojo y quieren llevar el Pluralismo a la Asamblea Nacional. Los afiches donde aparece Esteban, las vallas despersonalizadas y los banners en Internet muestran una intensa campaña caracterizada por usar distintos fondos, azul celeste, verde perico, azul grisáceo, marrón pupú, etc., a los que superponen el rojo pretendiendo comunicar una repentina conversión de los rojos-rojitos en chicos arco-iris. Pero no te emociones, esos mismos chicos tranquilamente siguen hoy afirmando cosas como 'O los liquidamos o ellos nos liquidan a nosotros', o sea, los colorsitos de la campaña son pura pinta, para nada auténticos.

El Pluralismo es uno de los principios constitucionales más crecientemente vapuleados. Una de las víctimas más recientes del sectarismo ha sido el PPT, reconocidos por su color azul y por ser cantera de ministros, embajadores y demás funcionarios claves, no precisamente demasiado diferentes al resto del Estebanismo. Pero ellos, al no ceder ante una fusión obligada que les eliminaría su identidad, fueron pateados por atrás con el típico 'no volverán', frase taaan democrática que le encanta gritar a los que ahora quieren mostrarse cromáticamente diversos.

Para hacer respetar el Pluralismo seriamente es necesario que exista una Superintendencia de la Libertad. Esa agencia deberá imponer sanciones a quienes discriminen a venezolanos por razones políticas y penas a quienes abusen de su poder al pretender convertir instituciones públicas en simples apéndices partidistas. Si algo así existiese, habría muchos altos funcionarios que estarían por un lado presos y por otro arruinados por las multas.

La oposición también debe cuidarse de contagiarse del virus dogmático. Con el acuerdo alcanzado en la Mesa de la Unidad Democrática ha dado muestras de tener buenas defensas contra ese virus. Sin embargo, el defender el principio pluralista constitucional debe blindarse institucionalizándolo, para que todos los venezolanos rechacemos juntos el sectarismo y trabajemos lo más integrados posible en la construcción de un destino común.

Una de las leyes que la nueva Asamblea Nacional deberá sancionar es una que aborde frontalmente este problema. Una Ley de Promoción y Protección del Pluralismo que comprenda un conjunto de normas que por un lado apunten a la integración de distintas perspectivas en los esfuerzos para desarrollar el país; y, por el otro, desincentive a quienes en su delirio sectario puedan caer en reiterados abusos de poder al utilizar las instituciones de todos, únicamente en función de sus intereses dogmáticos.

Nótese que aquí no se trata de un tema de corrupción. A los corruptos se les debe indentificar, capturar, enjuiciar e imponerles las penas que las leyes contemplen por estar robando o dejando que otros roben. El tema del Pluralismo se refiere a un asunto aún más grave porque al imponerse un pensamiento de color único, se crean las condiciones para creerse, como ocurre con todo fascista, con el derecho de atropellar al resto de la sociedad y, de paso, desatar la más podrida corrupción.

El 26S vota por el Pluralismo para que entre todos podamos construir una Venezuela libre, próspera, segura, decente y respetuosa de la diversidad.

31.8.10

¡No más mártires!

Hace unos meses me llegó por mail una petición de firmar una carta en la que se le pedía a Brito que terminara su huelga y no quise firmarla. Me pareció una falta de respeto con él. La carta necesaria era una que hiciera reflexionar a las autoridades que lo habían privado de su libertad.

La determinación que tuvo Franklin Brito de luchar por su honor y su finca es muy respetable. Pero el modo de lucha que escogió fue equivocado porque lo condujo a convertirse en un mártir. Mal ejemplo.

Un profesor que tuve en el postgrado dijo una vez en clase que Jesús, Kennedy y Luther King habían dado un pésimo ejemplo a la humanidad porque se convirtieron en mártires. La reacción de la clase no se hizo esperar. Indignados, los estudiantes esgrimieron todas las razones y reacciones en contra de semejante afirmación. Al final, el profe tenía un punto muy importante: convertirse en mártir implica un costo demasiado alto desde el punto de vista del mártir y, si se logra lo propuesto por él, queda un precedente terrible para las futuras generaciones, porque se esperará de ellas una disposición a correr con costos de igual o peor magnitud.

Glorificar al martirio es pues una pésima práctica desde una perspectiva cultural. Al mismo tiempo, tener la capacidad de luchar incansablemente por lo que uno cree es admirable. Con esa ambivalencia recibo la terrible noticia de la muerte de Franklin Brito en cautiverio, secuestrado, como lo afirmaron sus familiares.
La lección que nos deja está en admirar su perseverancia, más no su método. Y está en repudiar el agavillamiento institucional que condujo no a su muerte, sino a la privación de su libertad. Franklin Brito escogió ese método muy gandhiano de la huelga de hambre a todo dar, pero en un país donde no parece existir respeto de parte de los poderosos no solamente hacia la libertad, sino hacia la vida misma de los ciudadanos.

Más que un país, Venezuela funciona actualmente como una podrida máquina de fabricar mártires, con el agravante de que los poderosos cuando responden lo hacen tranquilamente con una carcajada de hienas. Ante situaciones profundamente dolorosas, frases como “No nos hacemos responsables, porque no somos responsables” sólo pueden divulgarse impúnemente en una tierra donde no hay instituciones, donde sólo se le restriega a la población la soberbia de quienes tienen el poder. Decir “no somos responsables” es lo mismo a decir “somos irresponsables”, o sea, indolentes, indiferentes, negligentes, burlones, crueles...

Protegernos, responder (ser responsables) por nosotros mismos, pero al mismo tiempo luchar por un cambio, se hace más necesario que nunca. Comencemos por cambiar nuestra ilusa creencia en la necesidad de que existan mártires o héroes. Reforcemos nuestro respeto a los Derechos Humanos, especialmente el de la Libertad, y luchemos inteligentemente para defenderlos ante el acoso de quienes nos quieren a todos “rodillas en tierra.” Por ejemplo: ¿Vas a votar el 26S?

24.8.10

Pudreinception

Comienza el vuelo y las máquinas para el sueño colectivo se activan. El objetivo: sembrarle a la mayoría de los venezolanos una idea muy sencilla, que además aflore al momento de votar el 26S. Comienza la campaña electoral.

Primer Nivel: pleno llano, sembradíos de sorgo. Sorgo que iba a ser cosechado pero las invasiones-expropiaciones lo impidió. Las plantas donde iba a ser procesado cerraron por falta de insumos y los animales que consumían alimentos que producían esas plantas, pasaron tanta hambre que murieron. Carnicerías, abastos y supermercados muestran aire en sus neveras. El grupo montado en un autobús se conecta a la máquina de sueños, mientras el chofer esquiva disparos provenientes de un enfrentamiento entre guerrilleros por el control territorial de esa soberana parte del país.

Segundo Nivel: pasillo de las oficinas de PuDreVSA en la Av. Libertador. Los vidrios del ventanal de la oficina de compras, con vista al sur de la ciudad, están empapelados con papel transparente de tonalidades rojas, afiches del Che y de Esteban. Funcionarios buscan en Internet cotizaciones de iPods y de containers con pollo, carne, harina o arroz. Felices imaginan que derrotarán el desabastecimiento. El grupo en el ascensor se conecta a la máquina de sueños. Entre explosiones de transformadores, disparos de malandros y un aguacero torrencial, el responsable del nivel hace gestiones para que la electricidad regrese para que pueda reabrir las puertas del ascensor oportunamente.

Tercer Nivel: patios de Puerto Cabello. El operador de la grúa hace un esfuerzo con su vista para poder colocar el magneto correctamente sobre cada container que debe bajar del carguero que llevaba 3 semanas esperando ser descargado. La nube de moscas y la máscara anti-gas le impiden mirar a todo lo ancho y alto de su cabina. Una manada de zamuros, una de perros y otra de gente complican el paisaje. No llegan olores ni humo provenientes de El Palito porque están detenidos sus procesos de refinación, pero sobra la podredumbre infecta que emana la montaña de contenedores de PuDreVAL. Sobre uno de ellos, Saito se siente mal y se desmaya, mientras el resto del grupo huye en una lancha para poder respirar. Cobb para salvarlo se enferma también y llegan al Limbo.

Limbo: carpas con sillas, Aló Presidente. Anécdotas interminables van y vienen mientras transcurren lentamente 11 años. La misma cara se reproduce en las pantallas, como kaleidoscopio de kaleidoscopios y se derrama hacia afiches, vallas, camionetas y autobuses decorados, muñecos tipo Barbie, barajitas, avisos de prensa, cines, espejos de agua, retinas. No cabe duda de que no existe nadie más que tome decisiones en este gobierno. Saito piensa como la mayoría: “Si todo depende del comandante, entonces lo podrido, quebrado e inseguro que está el país también es consecuencia de lo que Esteban ha hecho o dejado de hacer ¡Pudreinception!”

El vuelo de la campaña aterriza el 26S y la mayoría vota por la opción de su preferencia. El destino del país gira sobre la punta de un Totem. Se acabó esta película.

17.8.10

Socialismo Disney

Uno de los conceptos que utilizan los psicoterapeutas jungianos es el de 'sombra'. Con él indican (perdonen la reducción) que todo lo que inconscientemente rechazamos de nosotros mismos, va tomando fuerza y un buen día nos 'asalta'. Un caso ilustrativo de ese 'asalto' sería la transformación del Dr. Jekyll en Mr. Hyde, en la famosa novela de Stevenson. La reacción de altas autoridades venezolanas ante el tema de la delincuencia y en particular ante la foto de la morgue de Bello Monte, publicada el pasado viernes en primera plana de El Nacional, constituye otro caso tan extraño que merecería que Stevenson, exhumado quizás, escribiese una novela post-mortem sobre cómo actúa todo un enjambre de Mr. Hydes venezolanos.

Tanto criticar al Imperio, a las Superestructuras Ideológicas que ocultaban la Realidad, a las comiquitas de Disney que inoculaban inconsciencia desde las más tempranas edades, etc., y un buen día, con el poder en la mano, esas mismas personas tienen el descaro de reirse ante brillantes investigadores de un tema tan serio como el de la violencia, o demandan a los medios de comunicación que se atrevan a mostrar imágenes de la desnuda decadencia, negligencia e incompetencia con la que el Estebanismo trata ese aspecto tan delicado de la vida de un país (si es que todavía siguen considerando a esta tierra su patria) como es el de la Seguridad Ciudadana.

Pretender argumentar con referencias a la LOPNA que un periódico no muestre cierto tipo de fotos reales relacionadas con cualquier tema público y de interés ciudadano, es tan absurdo como impedir que se imprima la revista Playboy-Venezuela. Esa revista no es de venta a menores de edad y podrían haber obligado, quizás, a que El Nacional pasase a ser considerado como una publicación sólo para adultos, porque en cualquier momento podría estar mostrando imágenes de un país que definitivamente es sólo para adultos. Pero multarlo e impedirle mostrar imágenes, que los Mr. y Mrs. Hydes puedan considerar 'pornográficas', es por lo menos ridículamente antidemocrático y demuestra que las sombra los atrapó hasta llevarlos a obligar a que El Nacional adopte un estilo Disney.

No solamente en éso han llegado a parecerse al tan odiado Imperio. El excesivo patrioterismo y militarismo de USA también han sido calcados al pelo por el Estebanismo. En USA, la bandera se la llegan a colocar hasta en la ropa interior. En Venezuela, le ponen pantaletas con la bandera hasta a los árboles. En USA, se idolatra el heroísmo militar, utilizando Hollywood para esculpir estatuas humanas de militares vengadores que protegen a la ciudadanía de las amenazas de lo diferente (orientales, alemanes, extraterrestres). En Venezuela los empleados públicos se uniforman de rojo y se les hace creer que son heroicos miembros de una secta que tiene la misión de salvar a todo el planeta, incluyendo al desamparado pueblo gringo.

El Estebanismo nos muestra que, al no darnos cuenta de que rechazamos en otros lo que no nos agrada de nosotros mismos, finalmente emerge nuestra 'sombra' para apoderarse grotescamente de nuestra propia cotidianidad.

11.8.10

Prestigio elusivo

A más de una década de Estebanismo en el poder, se ha formado una nueva clase dominante en Venezuela. A partir de la administración de nuestra enorme riqueza petrolera y fiscal (el IVA no es para nada despreciable), han surgido nuevos poderosos, conocidos bajo el remoquete de 'boliburgueses', junto a una serie de personajes famosos en distintas áreas. Muchos tienen dinero e influencias, pero todavía carecen de un ingrediente necesario para hacer sostenibles sus privilegios por otra década o más: el prestigio.

Las condecoraciones han sido un mecanismo políticamente muy utilizado para consolidar el prestigio que haya sido reconocido, de manera indiscutible, a personas que se destacan por su trayectoria. Pero a pesar de que éso siga ocurriendo, el utilizarlo para elevar el bajo nivel de prestigio de alguien sin ninguna trayectoria honorable, no parece funcionar. Por ejemplo, la Orden del Libertador ha sido entregada a militares y militantes por actuaciones muy puntuales de extrema lealtad al líder, sin que esa distinción los convierta en personalidades dignas de reconocimiento por parte de la gran mayoría de los venezolanos; también esa máxima Orden ha sido entregada a delegaciones enteras, desvirtuando su carácter individual y además sin justificación suficiente, restándole prestigio como intrumento para reafirmar prestigio individual.

Si las autoridades políticas no han logrado compensar eficazmente la falta de prestigio, otras autoridades como las académicas, eclesiásticas o mediáticas podrían quizás hacerlo. Sin embargo, la relación de los estebanistas con representantes de esas élites intelectuales ha sido muy tensa y conflictiva. Bajo el supuesto de que si no logro tenerlo tampoco nadie lo tendrá, el gobierno dedica enormes esfuerzos a desprestigiar a las universidades, la iglesia, los medios y a todo aquél que pueda tener altos niveles de prestigio, incluyendo a sus propios seguidores, como si quisieran que en el país de los ciegos solamente el tuerto pueda ser el comandante supremo.

Pero lo cierto es que no existe prestigio de los ministros de la economía ante los economistas; no existe prestigio de los de la salud ante los médicos; no existe prestigio de los de interior y justicia ante los abogados; no existe prestigio de los de las infraestructuras, ante los ingenieros; y así con todo, no existe prestigio prácticamente de ninguna alta autoridad llámese contralor, fiscal, defensor del pueblo, magistrado, diputado o general de división, ante importantes sectores de la población.

Que no tengan prestigio no significa que sean desconocidos. Gracias a la posición que ocupan, muchos logran hacerse famosos y, a veces, fama puede confundirse con prestigio pero no son lo mismo. Por ejemplo, las FARC o la ETA son muy famosos pero la gran mayoría no querría que se les asocie directamente con ellos. Eso demuestra que son organizaciones famosas pero de muy poco prestigio, fuera del que puedan despertar entre grupos similares.

La falta de prestigio del Estebanismo justamente impidió a las FARC que aumentara el de ellos, a través de la presunta identificación ideológica entre ambos, para así lograr que se les considerara 'insurgentes' en vez de terroristas. Por el contrario, las famosas pero poco prestigiosas autoridades venezolanas parecen recientemente orientarse a salvar la exigua aura democrática que les queda, distanciándose de esas 'relaciones peligrosas' y concentrándose más bien en reestablecer relaciones diplomáticas normales con el gobierno democrático de Colombia. El prestigio de la Democracia le sigue ganando al de la Revolución.

¿Por qué sucede ésto? ¿Son las gloriosas luchas de la humanidad por la libertad y el respeto a los derechos humanos lo que está detrás de ese imponente prestigio? ¿Cuántos Oliver Stones serán necesarios para reescribir la historia hasta fabricarle suficiente prestigio a figuras heróicas que se atornillan en el poder rodeados de símbolos personalistas y revolucionarios, pero que por sus ideologías no pueden ni podrán alcanzar resultados admirables en materia de desarrollo económico, social, ambiental, cultural y político en sus países?

¿Los seguirá eludiendo el tan codiciado prestigio? ¿Llegará la fama de un caudillo, cuan artista de Hollywood, a ser tan grande que logre convertirla engañosamente en prestigio? El prestigio podría convertirse en fama, pero no parece tan fácil que ocurra al revés.

Quien logre en un año que PuDreVAL, filial de PuDreVSA, pase de deplorablemente famosa a ser una prestigiosa empresa... merecerá indiscutiblemente la Orden del Libertador en Primer Grado.

¿Y si la privatizan vendiéndosela a Polar?

3.8.10

Hechos inciertos, realidad fantástica

Escuché hace poco a una de las altas autoridades del Estado venezolano referirse al oxímoron 'hechos inciertos'. Un oxímoron es cuando dos términos resultan contradictorios al unirse, como decir 'bondadosa crueldad' o 'frescamente podrido'. Como no es literatura sino política, el uso de oximorones no solamente es extraño sino que nos genera suspicacias.

La declaración de alto nivel antes referida surge de una supuesta amenaza de guerra que Colombia lanzó hacia nuestro país. Colombia es un país que sufre una guerra intestina desde mediados del siglo pasado en la que grupos armados se enfrentan al Estado colombiano y se enfrentan entre ellos. Con la vasta frontera entre ese país y el nuestro, existen altas probabilidades de que personas pertenecientes a esos grupos entren y salgan de Venezuela con relativa facilidad.

De hecho (o 'ciertamente'), tanto miembros de las FARC, del ELN y de las Autodefensas o paramilitares, han sido vistos y hasta detenidos en territorio venezolano. También es un hecho que oficialistas han declarado su afinidad ideológica con lo que ellos llaman ejército de lucha insurgente por quienes abogan para que se les otorgue un caracter beligerante no terrorista. Pero, lamentablemente, también se ha constatado que para hacer canjes y producir dinero, esos grupos hacen secuestros no sólo a colombianos sino también a venezolanos.

Dado ese conjunto de hechos (que redundantemente podemos agregarle el adjetivo de 'ciertos'), es difícil comprender la respuesta que el Gobierno de Venezuela lanza ante la denuncia colombiana de supuestos campamentos de las FARC en territorio venezolano: romper las relaciones diplomáticas. Se invocó a la soberanía, se acusó a Colombia de estar manipulada por el imperialismo, se consideró esa denuncia colombiana como una amenaza de guerra, pero ninguna de éstas nos ha parecido una respuesta inteligible. No se entiende con claridad la respuesta venezolana dentro del contexto asociado a la solicitud colombiana.

Por otra parte, ha habido recientemente otro oxímoron implícito en las respuestas del gobierno a la crisis de PuDreVAL. Es como si quisieran hacer ver que el problema de los containers fuese una 'realidad fantástica'. Admiten por un lado que sí ha habido descuido y hay funcionarios presos que serán sometidos a un juicio, pero consideran fantasiosas (o intencionadas falsedades) las cantidades de kilos de comida que los mismos documentos del gobierno indican que se pudrieron o que ni siquiera llegaron al país. Nuevamente, se nos pretende encerrar a los venezolanos dentro de otro oxímoron para que nos quedemos perplejos sin entender y, sobre todo, sin entusiasmo para discutir con un interlocutor que no va a hacerlo porque no le interesa y porque hasta podría decirse que se burla de nosotros.

Si seguimos investigando el lenguaje oficialista probablemente encontraremos montañas de containers repletos de oximorones podridos, que han contaminado la discusión política para producirle ganancias a quienes creen que sólo son aceptables los monólogos con el pueblo.

28.7.10

Economía de la palabra

Uno de los rasgos distintivos del régimen venezolano es que, a pesar de tratar de imponernos un monólogo y de ser cada vez más restrictivo en materia de libertades, paradójicamente nos permite decir y publicar casi cualquier cosa.

De todo se ha dicho y se sigue diciendo, incluyendo las formidables caricaturas de los diarios. Puesto en términos económicos, hay mucha oferta en el 'mercado de opiniones e información' en un contexto cultural donde la demanda sigue siendo la normal o, quizás, hasta más baja per cápita que antes. Podríamos inferir entonces que existe una sobreoferta de palabras e imágenes, mucho más si tomamos en cuenta que lo dicho a través de los nuevos 'medios sociales de comunicación' como Facebook y Twitter forman también parte de la oferta junto a lo que traen los tradicionales 'medios de comunicación social' como la prensa, la radio y la TV.

¿Qué sucede cuando una oferta de algo es excesiva? Pues, el precio de ese algo baja. En el caso de las palabras, si en lugar de referirnos a precio mejor lo llamamos valor de lo que decimos, al respecto podemos intuir que cada vez es mayor la devaluación de lo que leemos o escuchamos y por éso tenderá a importarnos menos y menos.

La peor devaluación no es la del Bolívar sino la de la palabra. Un factor muy importante además de la sobreoferta, ha sido la cantidad de mentiras y medias verdades que se vierten sobre audiencias cada vez más incrédulas. Por ejemplo, salir a alarmar sobre inminentes magnicidios sin presentar pruebas, o peor, enviando al único sospechoso a otro país, es como el film Minority Report donde un pool de cerebros anticipaban las decisiones que podían tomar ciertas personas y éso se tomaba como prueba para arrestarlos bastante antes de que perpetraran el delito e inclusive antes de que se les ocurriera ni siquiera hacerlo.

Las autoridades venezolanas se han encargado sistemáticamente de crear una sobre-saturación de rumores, escándalos y situaciones insólitas que estimulen el bla-bla. Exhumar los restos de Bolívar no puede sino llevar a alborotar 'la gallera' con gritos de quienes apoyen o rechacen esa extraña operación forense que busca resolver la hipótesis de su envenenamiento ocurrido supuestamente hace casi 180 años. Si se comprobara que efectivamente fue asesinado ¿a quién se le va a castigar por ese delito?; y, peor, si no se comprueba nada ¿quién responde por semejante bochorno?

Si el diálogo entre venezolanos es un mercado donde nos encontramos para intercambiar opiniones e información, éste parece haber sido otro blanco de los ataques de la secta enemiga de los mercados, que lanza ataques tan feroces como los hechos en contra de la moneda al crear varias tasas de cambio y un control absurdo sobre las divisas. Hasta la idea de crear nuevas monedas para el trueque, parece inspirada en esa determinación de convertir los espacios de intercambio en juegos irrelevantes. Sólo quieren vernos pagar con billetes de Monopolio y reunirnos para jugar Trivia o Scrabble, sin pararle a la política...

Así quieren que transcurra la Revolución Irrelevante, pero el olor a podrido de la economía y la cultura nos devuelve la conciencia.

20.7.10

La Cantante Calva

'Tiene facciones regulares, pero no se puede decir que sea bella. Es demasiado grande y demasiado fuerte. Sus facciones no son regulares, pero se puede decir que es muy bella. Es un poco excesivamente pequeña y delgada y profesora de canto.' Esas son líneas de la obra de teatro de Eugene Ionesco, La Cantante Calva, paradigma del género bautizado como teatro del absurdo.

Ese género teatral parece crecer aceleradamente en Venezuela como montaña de containers podridos. Cuando el movimiento Dadá, más tarde el Surrealismo y luego Ionesco, se dedicaron en el Siglo XX a desmontar el sentido común excesivamente racionalista que ahogaba a la cultura europea, el objetivo no era el caos en sí mismo, sino lograr una mayor libertad de creación. En el Siglo XXI en Venezuela ocurre, paradójicamente, todo lo contrario: más caos del que normalmente hemos tenido (nunca hemos sido 'excesivamente racionales') y con menos libertad para tener cualquier tipo de iniciativa.

Mientras no existe claridad sobre asesinatos vinculados a la política, ocurridos durante este siglo como los de los compatriotas que murieron en Abril de 2002, o el de un connotado fiscal del ambiente, se empeñan ahora en esclarecer un supuesto asesinato de Simón Bolívar que habría ocurrido hace aproximadamente 180 años. Mientras se lucen con operativos para inspeccionar denuncias de supuestos remarcajes y acaparamientos de unos cuantos productos en buen estado, hoy se niegan a procesar la denuncia de acaparamiento de millones de kilos de alimentos que terminaron pudriéndose. Mientras partido y gobierno se mimetizan compartiendo recursos propagandísticos a lo interno y financiando a grupetes ideológicamente afines en Argentina, Nicaragua o Perú, en la Asamblea se ponen roncos condenando a todo gañote a las ONGs venezolanas que puedan estar recibiendo apoyos financieros legales desde el exterior.

El mensaje de los poderosos estebanistas es muy claro: 'hacemos los que nos da la gana.' Ya la palabra pueblo en sus discursos no tiene otro significado que el de indicar la fracción cada vez más pequeña de venezolanos que continúan apoyando la destrucción del sentido común, la confianza, las instituciones, la convivencia, la libertad. Y, absurdamente, la mayoría de los venezolanos no parecen querer reaccionar.

Un país con una moneda y varias tasas de cambio, es un absurdo económico. Un país con una sociedad acosada por el hamponato, es un absurdo social. Un país con una empresota petrolera intocable que opera contaminando a diestra y siniestra, es un absurdo ecológico. Un país con los poderes públicos sometidos a la voluntad de una sola persona, es un absurdo político. Un país con libertad para darse cuenta de lo que sucede pero donde la mayoría permanece apática, es un absurdo ético.

Si exhumaran y revivieran a Ionesco reescribiría su obra con personajes de acá, tomando citas de la prensa o de las cadenas y podría ponerle como título La Cantante del Federal.