Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

26.1.11

Un balde de agua congelada

A finales de Diciembre pasado, hubo señales de que 2011 iba a comenzar muy movido. El abuso descarado de poder que impúdicamente desplegó la anterior AN, aprobando leyes express igualmente abusadoras, parecía activar una inevitable respuesta contundente de los ciudadanos. Ya casi terminando Enero, observamos que este mes no ha sido tan movido como se esperaba. ¿Qué pasó?

Pareciera que Esteban, más que un balde de agua fría, echó a la ciudadanía un balde de agua congelada. Devolver la LEU desmovilizó a las universidades y evitó que los estudiantes lo derrotaran en la calle como en 2007. Siguió en esa línea de desmovilizar cuando habló hipócritamente de democracia y diálogo en su supuesta rendición de cuenta ante la nueva AN. Sin embargo, agazapado, siguió aprovechando la situación de los damnificados para avanzar con sus ataques estratégicos a la democracia. Mientras la oposición, desconcertada, se confunde pensando que la AN es un parlamento normal y, luego, convocando a celebrar algo que no se sabía si era marcha o concentración, ni si era en un sitio o en otro, sin claridad, obteniendo como resultado un 23 de Enero que nada tuvo que ver con una movilización contundente ante el abuso de poder militarista recrecido el pasado diciembre.

Un balde de agua congelada es un proyectil. El objetivo militarista de lanzarlo es liquidar, no enfriar, la democracia. Los rasgos dictatoriales del gobierno son cada vez más inocultables. La AN no solamente es disminuida en sus funciones para impedirle el juego democrático de chequear y contrabalancear las decisiones de otros poderes, sino que es intencionalmente burlada. Los estebanistas militaristas aparentan aceptar que puede funcionar la oposición, pero lo que realmente quieren es desmantelarla como opción clara de poder.

No existe democracia sin independencia de poderes y si se impide el cambio político que vendrá en 2011, dejando como única posibilidad un cambio violento. No existe democracia si no se respetan las consultas electorales y si se obstaculiza el trabajo de autoridades electas con votos opositores. No existe democracia si se cultiva el monólogo dictatorial en lugar del diálogo abierto y asertivo.

El estebanismo es una especie de franquismo, con la diferencia de que la guerra civil en España fue literal y no esencialmente mediática como lo ha sido acá. En ambos casos se trata de gobiernos militaristas y, tal como ocurrió allá, aquí el gran reto también es hacer que lo militar se subordine al poder civil. Esto implica que la AN y los demás poderes civiles, tengan autoridad y fuerza institucional para impedir desmanes de una minoría militarista que ambiciona controlar por siempre al país.

La Habilitante es una bota militarista pisando la cara de los diputados y por éso debe derogarse ya. El Reglamento de Debates es un toque de queda para someter a los diputados y por éso debe modificarse ya. La amenaza con milicias a venezolanos desarmados que eligieron la nueva AN y junto a ella quieren luchar para resolver graves problemas de seguridad, vivienda, empleo, etc., es una creciente intimidación y por éso debe modificarse la asignación presupuestaria que la sustenta.

No es posible una democracia uniformada o cuartelaria. La democracia es una experiencia exclusivamente civil, en la que los ciudadanos se someten sólo al imperio de la ley, pero con leyes que constituyan un marco para que libremente trabajen, piensen, se reúnan y ejerzan el poder. No sirve si la obediencia es a leyes que los persigan, los acosen, los consideren culpables hasta que se demuestre lo contrario o los sometan al capricho de un dictador.

Muchos estebanistas no son militares y, quizás, la mayoría de ellos tampoco sean militaristas. La eliminación total de la democracia y, con ella, la del poder civil también los afectará a ellos. Los sindicatos, los centros de estudiantes, los consejos comunales, las empresas y cualquier organización que controlen pasarán a tener un estatus de club de amigos, sin ningún poder real para influenciar la marcha institucional del país. Si los estebanistas no-militaristas no actúan, también les tocará su balde de agua congelada.

A muchos diputados estebanistas les molesta que su poder civil se vea disminuido. A muchos gobernadores y alcaldes estebanistas les molesta que su autoridad y su capacidad de acción sean usurpadas por el poder central. A muchos estebanistas de a pié les molesta que el país tenga tan graves problemas y ni siquiera puedan expresar su descontento sin ser tildados de traidores. El próximo 23 de enero debemos celebrarlo uniendo a todos los venezolanos, sean o no de la oposición, en contra del militarismo, o de cualquier tipo de dictadura, y a favor de la democracia para consolidar un poder civil al que se subordine lo militar.

Celebrar el poder civil es la esencia del 23 de Enero. Otra cosa es lo cínico-militar, como dicen por ahí.

21.1.11

El volante-caricatura

Diariamente, lo primero que reviso en Noticiero Digital es el grupo de caricaturas de nuestros admirados Zapata, Weil, Edo, Bozzone, Fonseca, Luis y Pam-chito (lamentablemente a Rayma como que le prohibieron los del periódico aparecer allí, mala ésa). Creo que no existe una mejor forma de opinar sobre el estebanismo que como lo hacen los caricaturistas. Los partidos políticos democráticos en la Asamblea, en los medios y en sus recorridos por el país deben incorporar en sus planteamientos esas síntesis gráficas que con fresco humor critican la lamentable circunstancia que vive Venezuela.

No sé si los partidos deben pedirle permiso a los caricaturistas o a los diarios para poder hacer éso. No sé si una divulgación extra de sus creaciones pueda afectar la producción de estos genios. Lo que sí sé es que el típico discurso político que los líderes de oposición siguen usando es como ineficaz a estas alturas del país y del siglo.

Estamos en el siglo audiovisual, el siglo del Twitter y del Facebook, el siglo de gente joven que lee poca prensa, pocos libros y se impacienta con quien sea que se encadene discurseando, especialmente si los discursos son particularmente carentes de imágenes. Para poder alcanzar el triunfo en 2012, es urgente que las fuerzas democráticas actualicen sus estrategias de comunicación. Y en este sentido propongo, humildemente, que sean impresos y distribuidos regularmente unos volantes-caricatura o, en lo posible, afiches-caricatura o, idealmente... ¡gigantografías-caricatura!

Esteban devaluó la palabra abusando de las cadenas. Peor, dice algo un día y al día siguiente se desdice, sin importarle, porque él ya controla los poderes. Ordena aprobar leyes que ellos mismos no cumplen y además no redactan ni hacen cumplir leyes que resuelvan los problemas prioritarios del país: inseguridad, desempleo, inflación, vivienda, exportaciones no-petroleras, etc. En 12 años se ha hecho de todo para convertir la política en algo irrelevante, descartable. Prueba de ello son la Habilitante y el Reglamento de Debates que dejan a la Asamblea como poder disminuido, casi que inútil.

Debo reconocer que esto de modernizar el formato comunicacional no es una idea original. Lo ocurrido en la sesión de esta semana en la AN, indica que pesados estebanistas decidieron llevar obras de su mejor (y quizás único) caricaturista, el tipo de La Hojilla, para complementar sus discursos con videos (sus caricaturas suelen ser especies de comics audiovisuales, porque no parece que sepa dibujar, ni mucho menos sabe de humor, sino de burlarse). Si esa producción de tan baja calidad es utilizada, ¿cómo es posible que tipos tan brillantes como son los caricaturistas de la prensa venezolana, no hayan sido incorporados sistemáticamente, por las fuerzas democráticas, a la candela de la lucha política?

No quiero decir que se les encargue a los caricaturistas trabajos especiales, aunque... ¿por qué no? Sino que me refiero a que un altísimo porcentaje de lo que ya han hecho y hacen cotidianamente es muy aprovechable. Junto a cada volante de ésos, los políticos deben lucirse con contundentes y cortas palabras. Luego, a trabajar, a redactar leyes pensando en todo el país, a apoyar las luchas de los más humildes, en fin, a hacer el trabajo político y organizativo que llevará al muy factible triunfo de la alternativa democrática en 2012.

La montaña de formidables caricaturas es como la montaña de valientes firmas que en 2003-2004 hicieron posible que se diera el Referendo Revocatorio. Siempre he tenido la sensación de que el liderazgo político no valoró cada una de esas firmas como se merecía. Cuando las firmas del primer firmazo fueron rechazadas, se debieron recuperar y hacer algo simbólico con ellas, rindiéndoles algún tipo de homenaje, como si fuesen soldados caídos en una primera batalla, para que luego se continuara luchando con más entusiasmo. Quizás esa subestimación, ese desprecio, esa incapacidad para utilizar lo que teníamos tan cerca y en abundancia, influyó en la derrota de 2004.

Que no ocurra lo mismo con las caricaturas. Allí están. ¡Incorpórenlas a la lucha!

11.1.11

Golpe: Robar Poder

Leyendo 'Anatomía de un instante' de Javier Cercas me he dado cuenta de lo errado que estuve sobre el golpe de estado contra la democracia española, ocurrido ¡hace 30 años! el 23 de febrero de 1981. Siempre creí que fue sólo un acto aislado y medio loco del Teniente Coronel Tejero. El libro de Cercas me ha desmontado ese 'frame' que sospecho que se encargaron de fabricar en España en su momento, para evitarse un mayor bochorno que el que ya producían las imágenes del asalto al Congreso que circulaban en los medios del planeta.

También me he dado cuenta de lo errados que podemos estar al considerar los golpes de estado como alternativa de acceso a cualquier cosa que se desee. Si una sociedad está estructurada y funciona, es relativamente fácil distinguir a quienes violan las normas. Por ejemplo, si alguien va a un centro comercial y en lugar de entrar a una tienda, escoger un Blackberry y sacar su tarjeta de crédito para comprarlo, la persona saca un martillo, rompe la vidriera, agarra el celular nuevecito y corre; todos los testigos de ese hecho podrán afirmar que se trata de un ladrón que decidió robarse un celular.

En el funcionamiento económico de una sociedad estructurada es fácil distinguir cuándo alguien roba, porque la norma, lo esperado, es que se utilice dinero en efectivo o cualquier otro mecanismo de pago para adquirir un bien. Pero en una sociedad desestructurada, caótica, ocurre que un saqueo en el que muchas personas destruyen vidrieras para apropiarse de cosas ajenas, pueda llegar a ser considerado una hazaña heroica. Al interpretarse los saqueos del 27 de febrero de 1989 en Caracas y otras ciudades, como una especie de golpe de estado al comercio porque se consideraba a los comerciantes unos burgueses, enemigos de clase, se avalaba que surgiera un golpe análogo en el plano político.

Uno que rompe una vidriera es un ladrón, pero que muchos rompan vidrieras en saqueos los convierte en pueblo luchando. Eso es la clave para el 'frame' Tejero: a pesar de que muchos estuvieron conspirando contra Adolfo Suárez y contra la democracia española, por alguna razón el rey Juan Carlos decide no apoyar ese golpe e, inmediatamente, al saqueo del poder se lo transforma en un simple robo. Pareciera que se decidió entonces mostrar a Tejero en un acto caprichoso y no como parte de una orquestada maniobra que involucraba a mucha gente, tal como Cercas lo relata en su libro.

Pero en Venezuela paradójicamente se ha buscado hacer lo opuesto a lo que hace 30 años hicieron los españoles. Aquí se glorificaron los saqueos y luego se convirtieron los golpes de estado mas recientes en una especie de gesta patriótica. ¿Cuáles son las consecuencias sociales de que se hayan considerado los golpes, políticos o económicos, como una alternativa válida de acceso a lo que se desea?

Una primera consecuencia es que la delincuencia está, hasta cierto punto, justificada porque si a un pobre le hace falta algo, que se lo lleve (¿que diría Victor Hugo? ¿se atrevería a hacer una nueva versión de Los Miserables?). Otra consecuencia es que la violencia es, en muchos casos, útil porque es más rápida como, por ejemplo, para aprobar a empujones una Ley de Educación Superior que intentar convencer a través del diálogo a las comunidades universitarias de que el Socialismo Estebanista supuestamente sí funciona. Otra consecuencia es la impunidad campante porque a los héroes (los que saqueen o atropellen) no debe tocárseles ni con el pétalo de una rosa.

Pareciera que tenemos al menos 20 años convertidos en una sociedad desestructurada, semejante a cualquier banda gangsteril. ¿Cómo pensar entonces en ser productivos si los gangsters lo que hacen es salir a dar sus golpes, regresan a las guaridas a rumbear y después, venga, a dar otro golpe? Joder.

6.1.11

El Chacal y la Espada

Somos un país salido de un guión de Holywood. Comenzar 2011 conociendo al nuevo presidente de la AN fue para mí como ir al cine y no pude evitar acordarme de “Carlos” protagonizada por Edgar Ramírez. En este país, la política como espectáculo va mucho más allá de la indumentaria, el maquillaje, los tintes de cabello y la cirugía estética.

¿Comandante Ramírez? Una de sus apariciones en pantalla fue en la inauguración de la Plaza en honor del Comandante Marulanda en 2008. Mucho antes, en los sesenta, podría haber aparecido reseñado como guerrillero de las FALN y no se dónde más aparecerá porque no he revisado Facebook. Pero, ¿cómo no establecer un vínculo entre El Chacal de apellido Ramírez y este revolucionario tan fundamentoso?

Ayer lo obligaron a colocarse guantes blancos para empuñar la espada de Bolívar, delante de cámaras, en un mítin del PSUV. ¿A quién se le pide permiso para usar esa espada? ¿Se podrá alquilar para blandirla en bautizos, matrimonios y graduaciones ...y echar el agua bendita sobre la cabeza del inocente, cortar el liguero de las pantys de la novia o hacer girar el virrete antes de lanzarlo al aire?

Solamente Holywood puede estar detrás de lo que ocurre. Por algo ayer a CNN le llamó la atención que la obligación de usar guantes blancos para poder coger la espada no se aplica a todos por igual. Si en ese momento me contactaban los de CNN por Skype para pedirme una explicación... ¿Qué les digo?

La espada del Rey Arturo la podía tocar todo el mundo y sin guantes. Estaba atascada en una piedra y quien la lograse sacar, sería automáticamente nombrado Rey de Bretaña. Arturo, siendo un muchacho, logra sacar la espada y se convirtió en el valiente, admirado y recordado rey de los caballeros de la mesa redonda.

¿Qué significa que un clon de El Chacal blandee la espada de Bolívar? ¿De qué piedra la sacó? ¿Cuánto falta para que el verdadero Chacal la blandee? ¿En qué siglo estamos? ¿Acaba de comenzar el 2011 o el 1011?

Pero el comentario más importante que quería hacer es que al escucharlo hablar unos minutos, extrañamente me pareció que el país había progresado. No sabía por qué. Luego pensé que quizás esa sensación de progreso era porque Cilia ya no estaba de presidenta de la AN, no sé.

Agréguele a todo lo anterior el anuncio de Esteban de que la Ley de Educación Superior y el aumento del IVA no van pa'l baile. ¿Será un clon de BORAT la película en la que estamos? ¿Qué pasa si el guión es sobre unos choferes piratas de busetas todas destartaladas que los ponen a manejar un jet AIRBUS A380 de esos de 525 pasajeros?

Actualmente el país tiene un piloto (Esteban) y un co-piloto (el clon de El Chacal) en un jet donde no solamente funciona Locademia de Policía, sino que estamos allí todos los venezolanos de pasajeros yendo a rumbo desconocido, como los de cualquier vuelo de Aerolíneas El Che. Lo peor es que ni siquiera secuestraron el avión ¡Fueron contratados como pilotos!

La maletica con la espada es, obviamente, parte del equipaje de mano.