Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

28.1.10

De las Consignas de la Oposición

Las iniciativas producen resultados y es a partir de éstos que podemos determinar si son buenas o no. Pero también es importante entender las razones por las cuales unas iniciativas funcionan y otras no. ¿Cuál es la situación con respecto a la consigna 'Electricidad, Agua e Inseguridad (1 2 3), Presidente Tas Ponchao'?
Está todavía fresca la cicatriz en la frente del estudiante por el golpe que le dieron cobardemente unos soldados a la salida del estadio de Valencia, en reacción a la pancarta que deslumbró el primer juego de la final Caracas Magallenes. Pero es justamente esa agresión uno de los indicadores de la efectividad de esa consigna.

Otro indicador es, como diría Gladwell, el factor pegajoso. Al verla en el estadio y por TV, más estudiantes y muchos otros venezolanos a lo largo y ancho del país comenzaron a repetirla. Y ese factor se explica tanto por la gracia propia de la consigna, con su música del 'Tás', como por el contexto y la oportunidad en la que surge: está inspirada metafóricamente en el béisbol y es colocada precisamente en un estadio, detrás del home y nada menos que en una final Caracas – Magallenes. Tanto fue así, que en la pasada marcha del 23 de Enero de este año fue la consigna más gritada.

Pero otras consignas podrían decir: ¿Qué más tiene esa consigna que no tenga yo?

Aquí me aventuro a dar una explicación basada en los célebres Actos de Lenguaje del filósofo británico J. L. Austin. Él propone una distinción entre enunciados 'realizativos' y 'constatativos'. Los enunciados realizativos son frases o declaraciones que constituyen actos y no se refieren a algo distinto a sí mismas. Por ejemplo, cuando un sacerdote le pregunta a los novios si se aceptan, estos responden que sí y luego les dice 'los declaro marido y mujer', esta última frase es en sí misma la realización del acto de compromiso matrimonial.

Mucho más frecuentes que los realizativos son los enunciados constatativos porque los utilizamos para describir situaciones cotidianas y son verdaderos o falsos. Por ejemplo, la frase 'Juan se irá mañana a Maracaibo' nos informa sobre algo que se propone hacer Juan pero que tendremos que constatar para ver si efectivamente será así. Estos tipos de enunciados de Austin pueden complicarse con otras consideraciones pero dejémoslo así para efectos de lo que estamos explorando en relación a las consignas de la oposición.

La consigna que nos ocupa puede considerarse definitivamente como un enunciado realizativo, al ser una declaración de incapacidad del gobernante de turno hecha por el máximo juez de la gestión gubernamental: el pueblo (y además claramente basado en que en Venezuela ha fallado estrepitosamente la luz, el agua y la seguridad). No es constatativo porque no describe nada y por el contrario es pura acción con el verbo compuesto 'tás ponchao' (como si se estuviese diciendo: estamos declarando que estás ponchado). De allí su poder como consigna, aunque creo que, independientemente de cuál termine siendo su vida útil, su principal aporte ha sido motivar a una mayor creatividad para lograr y consolidar una nueva mayoría que haga posible el cambio que requiere el país.

'Con mis hijos no te metas' tuvo en 2001 un efecto interesante, pero con un dejo de advertencia indeterminada que refería a una eventual situación de conflicto sujeta a una futura constatación. Pero todavía fue peor en 2002-2003 con la consigna '(No vamos a dar) Ni un paso atrás'. Esta era todavía mucho más sujeta a constatación y, por lo tanto, expuesta a ser considerada falsa. La Gente de Petróleo la cumplió estoicamente pero el resto de la oposición no supo como honrarla y sufrió por años las consecuencias de ser incongruentes al gritar algo que resultó ser tan falso.

Ni mencionar el 'Fuera, Vete Ya' del 2002 que, al no ocurrir sino por unas pocas horas, frustró enormemente a los opositores por no alcanzar tal objetivo.

Podemos concluir provisionalmente que una consigna tipo realizativa puede ser más efectiva que una constatativa. Digo provisionalmente porque el análisis requiere ser profundizado y, sobre todo, para incorporarle el estudio de consignas oficialistas que, en muchos casos, han sido altamente efectivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por el comentario! Podrá ser publicado una vez revisado...