Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

17.1.10

Elasticidad vs Racionamiento: Los informes sobre la situación del sistema eléctrico nacional electrocutan a quien los lea.

Los informes sobre la situación del sistema eléctrico nacional electrocutan a quien los lea. Luego de leer uno bien completo, puedo resumir de esta manera lo que va a ocurrir en los próximos 3 años: aunque las obras de generación hidro y termoeléctrica se terminen de acuerdo a lo programado, la oferta va a continuar siendo deficitaria, especialmente si la demanda continúa creciendo según el patrón de consumo de los últimos 4 años. Sólo manteniendo el consumo a nivel de lo que fue en 2005, se evitaría un colapso del sistema, pero eso no parece conveniente hacerlo por sus nefastas consecuencias sobre el empleo y la economía en general.

Aires acondicionados, neveras, lavadoras, secadoras, DVDs, pantallas planas, cable, home-theaters, laptops, pcs, celulares, etc., se han vuelto artículos de primera necesidad. ¿Qué factores explican que las familias venezolanas destinen una parte tan importante de su presupuesto a adquirir electrodomésticos? Lo primero que se nos ocurre como respuesta es que así es la vida moderna, la vida urbana, la sociedad de la información...

Pero, hay una diferencia cuantitativa importante: ¿Cuántas horas permanece un caraqueño encerrado por el toque de queda del hampa?; ¿Cuántas horas nos quedamos en casa porque no hay parques, espacios públicos, cafés donde disfrutar nuestras tardecitas, sino lo que encontramos son colas, basura, contaminación y puros lugares de encierro en centros comerciales?; ¿Cuántas horas permanecemos en las oficinas mientras el tráfico y el Metro se descongestionan?

¿Está nuestro estilo de vida amenazado por el racionamiento eléctrico? Sí y no. Sí, porque en el interior se ha aplicado indiscriminadamente el racionamiento y desde la semana pasada se hace con un horario. Sí, porque en Caracas se aplicó y fue suspendido sólo temporalmente. No, porque en lugar de racionamiento, el gobierno podría manejar un concepto como el de elasticidad de la demanda y redefinir su política pública para este sector.

¿Qué significa elasticidad de la demanda eléctrica? En Economía se llama elasticidad a la correlación (positiva o negativa) entre una variable independiente (la tarifa eléctrica, por ejemplo) y una dependiente (el consumo de electricidad, por ejemplo). Es conocido que en diferentes países la demanda de electricidad ha sido identificada como elástica, o sea que reacciona ante cambios de tarifas de esta manera: a mayor la tarifa, menor la demanda (en Burnaby, Canada, por ejemplo, ese coeficiente de elasticidad es de -0,187; o sea, que ante un 100% de aumento de la tarifa eléctrica, la demanda o consumo disminuiría en un 18,7%).

Aunque desconozco si en Venezuela se han realizado estudios de este tipo, es plausible suponer que si, por ejemplo, de 6:00pm a 10:00pm la tarifa eléctrica es muy alta, la gran mayoría de los venezolanos evitará utilizar sus aires acondicionados y demás electrodomésticos a esas horas, mientras que clínicas, industrias y demás actividades productivas sacarán sus cuentas para decidirse por una alternativa de autogeneración eléctrica que les permita ahorrar.

En todo caso nuestras tarifas están diseñadas, como es normal en muchos países, con base en el consumo mensual de KWH multiplicado por un costo del KWH. Con este tipo de tarifa sería una locura aumentarla, porque se penalizaría el consumo de electricidad a cualquier hora y no el que ocurre a las horas pico, que es el que se requiere bajar a como de lugar. El racionamiento, sin embargo, es todavía más loco porque la inaccesibilidad a un bien o servicio es, en definitiva, la tarifa más alta posible porque nadie puede pagarla.

En consecuencia, la solución óptima para enfrentar el problema eléctrico en Venezuela es aplicar una nueva tarifa que desincentive el consumo durante las horas pico. Habría que identificar claramente esos períodos pico e implementar los mecanismos necesarios de lectura del consumo y tarificación. Si se aumenta la tarifa a un nivel adecuado, podría llegar a reducirse el consumo para que las probabilidades de un colapso en el sistema sean mínimas.

Pero lo más importante es concientizar a la población en cuanto a que la electricidad en horas pico es un bien muy escaso, y como tal es parecido a lo que ocurre con los tomates o las cebollas cuando estamos fuera de la temporada de cosecha. La población seguramente lo comprenderá.

Lo que es incomprensible e injustificable es que nos prohiban “comer tomates o cebollas” de acuerdo a un horario...

4 comentarios:

  1. Estamos ante una situación que más que grave es seria. Tenemos un déficit de energía que no permite cubrir la demanda actual y mucho menos la futura, la cual aumenta con el crecimiento de la población y la creación de nuevas actividades de producción y servicios, aunque estas últimas sean hostilizadas por el régimen actual.
    Los proyectos en curso darán apenas para cubrir el crecimiento inercial de la demanda pero no para soportar la que se derivaría de un crecimiento de la actividad industrial y de servicios, en caso de que eso ocurriera. Es decir, tenemos garantizado racionamientos a corto y mediano plazo, lo cual significa un plazo más allá del 2012.
    Las tarifas horarias no son factibles en ese mismo período por cuanto no se dispone de medidores que discriminen consumo horario e instalarlos es una inversión significativa y, por lo laborioso que es, un plazo mayor que el de la inversión en generación.
    El escenario a crear es uno de racionalización del consumo por una parte con la sinceración de tarifas y, por otra, la disminución de la pérdidas de electricidad, las cuales en zonas como el oriente del país alcanzan un promedio de 50%. Un plan de disminución de pérdidas ambicioso y con respaldo de todas las instancias del Estado, en tanto que se trata de revertir una tradición de conexiones ilegales que es transversal a toda la sociedad. En paralelo, la modernización y actualización de los sistemas comerciales de las empresas eléctricas, que en muchas zonas del país inhabilita la recuperación de las pérdidas de energía debido a la obsolescencia técnica y a la falta de formación de la gente.
    Estamos frente a un problema que exige masa crítica para afrontarlo, es decir exige políticas colaborativas, concertadas entre los distintos sectores de la nación y difundidas con seriedad y anticipación.
    La crisis del sector no se puede afrontar ideando políticas diseñadas en la ausencia del diálogo de salas situacionales, ya que terminanarían siendo un contrabando de gallos a la una de la madrugada, desatando la ira del ciudadano de a pie.

    ResponderEliminar
  2. "Las tarifas horarias no son factibles en ese mismo período por cuanto no se dispone de medidores que discriminen consumo horario e instalarlos es una inversión significativa y, por lo laborioso que es, un plazo mayor que el de la inversión en generación."

    Amigo anónimo,
    Gracias por tu comentario. Insisto en que debe estudiarse la factibilidad de la tarifa horaria especialmente si la crisis se proyecta hacia el mediano plazo. La generación tiene costos importantes y el país no dispone de los recursos excedentarios para seguir subsidiando los servicios tal como se ha hecho tradicionalmente.

    Lo más difícil es, justamente ahora, superar la mentalidad socialista según la cual las tarifas o precios deben ser sustituidas por tarjetas de racionamiento. El racionamiento significa elevar la tarifa a niveles inalcanzables porque se restringe o elimina discrecionalmente la accesibilidad a ese bien o servicio. La versión de socialismo light que promueve tarifas subsidiadas indiscriminadamente tampoco es sostenible. Para los sectores de menores ingresos deben existir programas sociales de subsidios directos, pero los servicios públicos incluyendo la gasolina deben responder a una racionalidad económica que desde hace décadas no tenemos (ejemplo, la gasolina).

    ResponderEliminar
  3. Moisés, yo veo un par de problemas insalvables a las soluciones propuestas, tanto las tuyas como las de "anónimo". En primer lugar, fíjate que aquí había sectores de la ciudad con racionamiento de 12:00 de la noche a 4:00 de la madrugada, cuando tradicionalmente NO hay consumo de importancia. La gente que preparó los horarios de racionamiento eran a) tramposos descarados; o, b) analfabetos funcionales. En segundo lugar, si no aumentan algo tan evidente como la gasolina, que en este país de nosotros se importa a un precio internacional de unos 25 centavos de dólar el litro, para regalarla a los que disponemos de un auto u otro medio de transporte, es decir, se subsidia mas o menos 100% a un sector que segurito que NO es el más pobre del país, sino clase media y alta, cómo podemos esperar que adopten políticas "igualitarias" y que benefician más a los pobres que a los menos pobres, tales como aumentar la gasolina, el gas, el gas de bombona, la luz, que permitan que se cobren peajes y se aumente el precio del servicio de recolección de basura, etc., etc. Este gobierno sólo favorece a los menos pobres (o si quieres, a los más ricos). La gente que necesita que haya luz para que su empresa pueda ofrecerle un trabajo estable con un sueldo (decente o menos) deberían saber a estas alturas que este gobierno NO los va a favorecer ni se va a interesar en las cosas que los benefician.
    El "anónimo" dice que hay que adoptar una solución "colaborativa". ¿Sabes qué? Eso es imposible, así que piensa en otra cosa.
    Lo único que parece al menos posible, es que la oposición gane la mayoría en la AN, y empiece a desmontar el "socialismo del s.21". Ese es el único chance que tenemos los seres de a pié.

    ResponderEliminar
  4. Gracias viajero por tu comentario!
    Estamos de acuerdo en que el Gobierno va a preferir racionar antes que lo racional (tarifas logicas). Sin embargo, ya la tarifa del dolar (tipo de cambio) la ajusto y quizas se decida a hacerlo con otras areas de la economia...

    Por donde vaya, el gobierno encontrara un costo politico. La factibilidad de cambio crece y se concretara si la Unidad se convierte en algo mayor que la suma de las partes...

    ResponderEliminar

Gracias por el comentario! Podrá ser publicado una vez revisado...