Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

7.3.09

Denuncias Construidas sobre lo Abstracto

Es difícil concebir una denuncia que no esté ligada a un hecho concreto, aún mejor si ésta porta cifras, imágenes o, idealmente, una infografía. Pero en un océano de concretitud como el que cada día alimentan ríos de información que llegan a ojos y oídos de todos nosotros, algo bellamente abstracto se destacará como un hemoso velero navegando entre plácidas o furibundas olas. Por cierto, al referir el tema de denunciar lo hago con un estricto sentido estratégico para mejorar la lucha política, no la lucha política en abstracto, sino una muy particularmente concreta: la lucha política en Venezuela.

En Venezuela se encumbró desde hace ya 10 años una casta militarista que ha venido destruyendo sistemáticamente los valores de ciudadanía y gobierno civil democrático, para sustituirlos por un mesianismo caudillezco y totalitario cuyo mejor parangón es el libro de Orwell “1984”, no el patético régimen cubano como tanto se afirma. El más reciente golpe del “Ministerio de la Verdad” es querer convertir al Caracazo en un heroico día revolucionario, para que el saqueo (a los demás) alcance categoría de acto noble y simbólico como manifestación de una insólita lucha por un mejor país. Mientras tanto los militares responsables de la masacre se quedarán tranquilitos jubilados o en el “Ministerio del Amor” y así la justicia seguirá tan devaluada como está.

Ante un Gran Hermano que maneja a su antojo lo concreto y sobre todo lo anecdótico, incapaz de articular coherentemente conceptos útiles (porque para ello se requiere la habilidad de construir y él sólo es bueno destruyendo), lo abstracto puede convertirse en una poderosa arma simbólica que contrarreste su acción destructiva, debilitando su capacidad destructiva y preparándonos para construir la alternativa que lo derrote. Lo abstracto nos ayudará a profundizar, a identificar patrones, a comprender mejor la naturaleza tanto del régimen a derrotar como de la alternativa a construir.

Pero ¿Qué es lo abstracto? Y sobre todo, ¿Cómo utilizarlo en el arte de denunciar?

Lo abstracto se refiere a los aspectos mas conceptuales y estructurales de un objeto que permiten describirlo en su esencia, sin referirse a características individuales a menos que validen un patrón esencial. Una operación inductiva típica según la cuál se parte de múltiples observaciones concretas de un tipo de fenómeno, nos permitirá identificar patrones y de allí alcanzar descripciones abstractas que reflejen los rasgos más característicos del tipo de fenómeno observado. Luego, con lo abstracto en la mano podemos identificar de manera temprana los fenómenos de ese tipo que comiencen a producirse.

En el caso de un régimen que lleva 10 años, existe suficiente material registrado para identificar y clasificar aquello que merece combatirse y que nos convence para trabajar sin descanso hasta derrotarlo y sustituirlo por una alternativa mejor para todos. Una denuncia abstracta podría tener la forma de una especie de infografía asincrónica donde no se representa un solo hecho, sino un conjunto de hechos que conforman un patrón. También pueden desarrollarse fórmulas lógicas que sirvan para referirse al tipo de fenómenos que constituyen las razones que llevarán a más y más venezolanos a repudiar el actual régimen.

Por ejemplo, si se denuncia la inseguridad podemos referir al siguiente silogismo o pieza abstracta:
La inseguridad produce miedo en la población
El miedo en la población le conviene a un gobierno militarista
La inseguridad le conviene al actual gobierno venezolano

O en el caso de la corrupción:
Con la corrupción el gobierno desvía el uso de grandes recursos públicos
Grandes recursos, junto a otros factores, se utilizan para ganar elecciones
La corrupción ayuda al gobierno a ganar elecciones

Un punto de partida para una infografía asincrónica serían descripciones de situaciones similares a lo largo de estos 10 años. Por ejemplo:
2005 protestas por inseguridad --> cambio del ministro A del interior
2006 protestas por inseguridad --> cambio del ministro B del interior
2007 protestas por inseguridad --> cambio del ministro C del interior
2008 protestas por inseguridad --> cambio del ministro D del interior
2009 protestas por inseguridad --> cambio del ministro E del interior
Conclusion: el presidente no sabe seleccionar a un buen ministro del interior.

La apuesta es buscar contrastar el exceso de temas concretos de denuncia con piezas abstractas que llamen la atención por ser diferentes, por ser estructuras que exigen más atención departe de quien lea o escuche. La apuesta es que la población va a recibir esas denuncias abstractas como retos a su capacidad de concentración y de comprensión.

A mayor compresión de lo que ocurre, menor emocionalidad como base del vínculo político hacia el líder carismático. A menor emocionalidad más posibilidades de romper el vínculo. A mayor comprensión de lo que ocurre, menos apoyo para Chavez.

Esto no es nuevo, a excepción de que se plantea llevar lo abstracto al mundo de las denuncias y los slogans. Esas consideraciones abstractas podemos encontrarlas distribuidas en muchos de los artículos de sesudos analistas, pero lo que pasa es que la gente en general no lee, ni mucho menos analiza. Por eso, darle rango de titular, slogan o denuncia a lo abstracto, le ofrece al público general una oportunidad de reflexionar y hacerse más consciente ante los inagotables detalles de lo concreto y noticioso.

Convirtamos los medios de comunicación en medios de comprensión y reflexión. Convirtamos los voceros políticos en educadores comprometidos con el más importante proceso de aprendizaje social que tenemos hoy como país. Si el pueblo sigue mareado por las cadenas, las anécdotas y el histrionismo heroico del Gran Hermano, seguirá sintiendo la necesidad de que quien lo confunde, paradójicamente, sea quien lo guíe.

De los típicos recursos retóricos de los voceros políticos como son las enumeraciones de problemas y las cifras o imágenes que ilustren lo graves que son, debemos saltar a un nivel más abstracto donde identifiquemos patrones, alertemos sobre posibles consecuencias negativas y estimulemos la comprensión a través de un aprendizaje social y masivo. A principios como libertad, propiedad privada e igualdad de oportunidades no los podemos seguir considerando axiomas, o sea, no sujetos a discusión porque sean los puntos de partida de nuestros análisis. Esos principios, de ser mencionados, deben también demostrarse como válidos a través de lo abstracto con fórmulas o infografías asincrónicas.

Al elevar el nivel de la discusión política, los sargentones comenzarán a sentirse como cucaracha en baile de gallinas, aunque estén en el propio sarao de algun pueblito llanero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por el comentario! Podrá ser publicado una vez revisado...