Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

8.10.07

De los tecnócratas a los ideócratas

En 1989 el ex-Presidente Pérez inicia su segundo mandato rodéandose de un destacado grupo de profesionales, a quienes los medios los apodaron los “tecnócratas” (o también IESA-boys, ya que algunos estaban o habían estado relacionados con ese centro de estudios). La “razón técnica” parecía dominar las políticas públicas que desde el Ejecutivo se impulsaban. Se eliminó el control de cambio, se redujeron drásticamente los aranceles, se incentivaba la exportación especialmente de productos y servicios no-petroleros, se atendía con subsidios directos a madres y niños en situación de pobreza mientras se eliminaban subsidios indirectos a la clase media como el del precio de la gasolina y del pollo, en fin, se atacaron muchos frentes con cambios que, para entonces, lucían como los más radicales (hacia la derecha) que jamás se hubiesen implementado en Venezuela.

El país reaccionó en bloque ante esos cambios. Desde los más ricos hasta los más pobres se sintieron vapuleados por un gobierno tecnócrata de derecha. Por un lado, se tildó de insensibles a muchos de los ministros y funcionarios, mientras que por otro lado, se le achacó directamente al Presidente la responsabilidad política de haber escogido un equipo así. Ese ataque a Perez II se concretó poco después en una estrategia cívico-militar dirigida a un derrocamiento disfrazado de renuncia obligada, que se concretaría 4 años más adelante en 1993.

Mucho antes, a pesar de la Nacionalización del Petróleo y del Hierro, la creación de PDVSA, las inversiones en Aluminio y Acero, las becas de Fundayacucho, etc., los cambios que Pérez I concretó en su primer gobierno no alteraron la esencia de la cultura socio-política del venezolano: el Estado permaneció como eje económico sustentado por el petróleo y la sociedad siguió, como siempre, acoplándose con cierta autonomía a sus vaivenes. De la misma manera, los cambios impulsados por Chávez I, no parecen haber sido tan radicales. A pesar de los conflictos políticos por los que atravesó, Chávez I no planteó mayores cambios que no fuesen los de exagerar de distintas formas el presidencialismo que siempre ha caracterizado al país. Pero ahora quiere pasar del presidencialismo tradicional a un fidelismo ideológico de izquierda y eso equivale a una especie de Gran Viraje ideócrata, similar en intensidad al Gran Viraje tecnócrata de Pérez I.

En 2007, Chávez II inicia su gobierno proponiendo un paquete ideológico que incluye un cambio constitucional dirigido a promover un Gran Viraje hacia la izquierda. De concretarse este paquete se eliminará la propiedad privada, la alternabilidad política, el respeto a las minorías, la descentralización, el valor del voto como mecanismo de escogencia de autoridades, la educación libre, la autonomía en política monetaria, etc.

Como en 1989, las reacciones al paquete actual abundan, pero todavía no ha habido una chispa que las transforme en algo explosivo. Lo que pareciera que está ocurriendo otra vez es que Venezuela se resiste a cambiar radicalmente. Hace 18 años no quiso un cambio radical hacia la derecha, como tampoco parece querer ahora un cambio radical hacia la izquierda. Una diferencia importante entre Pérez II y Chávez II parece ser la congruencia, intensidad y cercanía de cada uno con respecto al cambio radical que cada uno ha propuesto. Perez II mantuvo siempre cierta distancia con respecto a los tecnócratas, mientras que Chávez II se ha presentado como el mayor ideócrata de todos, jugándose un todo o nada con su reforma.

La distancia que marcó Pérez II con respecto a los cambios radicales le permitió durar en el gobierno unos 4 años. Hoy, independientemente de si se aprueba o no la Reforma Constitucional… ¿Permitirá Venezuela que Chávez II dure, en su segundo mandato, 4 años o más?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por el comentario! Podrá ser publicado una vez revisado...