Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

9.11.10

La Propiedad es un avanzado instrumento social

Tradicionalmente, desde la 'izquierda' se ha considerado a la Propiedad como un insondable maleficio que una horrible bruja lanzó para destruir la armonía entre los seres humanos. Engels fue uno de los autores que propuso, junto con su pana Marx, que una de las tareas más importantes para la humanidad era la de eliminar la Propiedad. Lo peor es que algunos dijeron y todavía otros siguen diciendo, hipócritamente, que ellos están seguros de que éso es lo que hay que hacer, pero siempre que ellos mismos asuman el control sobre la toma de decisiones referidas a lo expropiado.

Marx y Engels tenían que echarle la culpa a algo y a alguien por las injusticias. Las injusticias se manifestaban al hacer comparaciones entre unos pocos que tenían mucho y unos muchos que tenían poco o nada. Cansados los pocos de cuidar lo mucho que tenía cada quien, decidieron organizarse para crear juntos un Estado, o servicio de vigilancia y protección de todo lo que en conjunto tenían dentro de una determinada frontera: tierras, animales, casas, castillos, fábricas, etc., para que los que no tenían, fuesen de adentro o de afuera de la frontera, respetaran lo ajeno, o sea, la Propiedad.

Si alguien que tenía poco pasaba a tener mucho, inmediatamente sufría una especie de ataque de amnesia y comenzaba a estar de acuerdo en que el Estado lo protegiera también a él de los usuales intentos de arrebato que podrían venir de los que no tenían nada. Hasta quienes lograban arrebatarle propiedades a otro, se las arreglaban para que ahora ellos fuesen reconocidos como los legítimos propietarios y así pasasen a ser debidamente protegidos por el Estado.

Ante tanto aparente despelote, a Marx y Engels se les ocurre una idea que, medio siglo más tarde, Lenin lleva a la práctica: eliminar la Propiedad porque hasta quienes parecían comportarse como santos en un momento dado (porque eran pobres - y aquí la izquierda hacía un guiño hacia cierta prédica católica), se convierten en demonios apenas comienzan a acumular cierta cantidad de propiedades, sobre todo cuando son propietarios de máquinas o cualquier otra cosa considerada 'medio de producción'.

¿Pero cómo reconocer que se está ante un propietario? ¿Es suficiente que muestre documentos? No, sólo era posible afirmar que todo lo que existe en una comarca pertenecía a un señor feudal, cuando se observaba que era él quien decidía directamente sobre todo lo que había en esa comarca. Lo del registro, la notaría o las facturas que demuestren las compras (que muchas veces nunca ocurrieron) resultarían algo secundario. Lo importante era su capacidad real para la toma de decisiones sobre qué hacer con siervos, tierras, animales, etc.

Cuando las decisiones del señor feudal no eran aceptadas, obedecidas, ejecutadas o respetadas, sus siervos comenzaban a dejar de ser siervos y sus tierras comenzaban a dejar de ser suyas, en un proceso que se orientó históricamente hacia una redistribución de las decisiones en más y más personas, que luego necesariamente se expresaba en una desconcentración de la Propiedad. Si Marx y Engels no hubiesen tenido una visión tan reduccionista, probablemente se habrían percatado de que la Propiedad funcionaba como un instrumento social que permite la desconcentración de la toma de decisiones.

Así la Propiedad puede verse, no como causa de discordias sino, como instrumento social que permite que las decisiones sobre uso, modificación, venta, regalo, etc., de bienes muebles o inmuebles puedan ser tomadas, no por un solo individuo, sino por muchos, cada quien las suyas. Querer eliminar la Propiedad expropiando a muchos, o a todos, para convertirla en social, pública o estatal, implica regresar a una especie de Régimen Feudal o hasta Monárquico concentrando la toma de decisiones en un grupete de funcionarios del Estado, especialmente si éstos obedecen ciegamente las órdenes de un 'comandante-presidente' que será en la práctica el dueño de prácticamente todo.

Los siervos del Señor Feudal de Corea del Norte hacen coreografías muy impresionantes por sus colores y sincronización de movimientos. También bajo esa tutela monarquicoide, ese país ha logrado desarrollar un cierto poderío militar atómico. Cuba con sus hermanos feudales (sobre todo con el mayor, Feudal Castro) se luce con comparsas de banderitas, quizás por tropicales menos ordenadas que las de Kim Il Sung, pero con un ejército supuestamente preparado para repeler nada menos que a la primera potencia militar que los acosa a apenas 80 millas de distancia por el Norte. Sin embargo, ambos países ostentan economías de subsistencia que no despiertan ni el más tímido gesto de envidia por parte de casi nadie en el planeta; por el contrario, son países pobres a la espera de un cambio que les permita a sus ciudadanos desarrollar sus potencialidades y mejorar su calidad de vida.

Desde los prejuicios marxistas y la ignorancia cuartelaria, el Estebanismo se convierte en la excepción al realizar enormes esfuerzos para convertir a Venezuela en uno de esos pocos países reubicados en la Edad Media. Ante la creciente agresión contra la Propiedad de los venezolanos, no podemos limitarnos a responder diciendo que se trata de un Derecho Humano o de un Principio Básico, como si estuviésemos refiriéndonos dogmáticamente a uno de los 10 Mandamientos que el mismo Dios le entregó a mi tocayo en el Monte Sinaí. El asunto es más sencillo y debe explicársele claramente al pueblo venezolano: la Propiedad no es un dogma, es un moderno y avanzado instrumento social para desconcentrar la toma de decisiones, para que las decisiones sean más democráticas y mejor pensadas, para permitir que haya muchísimas más cabezas analizando consecuencias, riesgos y oportunidades de cada decisión importante que se tome en el país.

La Propiedad es el instrumento que utilizan actualmente las sociedades más avanzadas, en las que hay más desarrollo y mejor calidad de vida. Es el computador contra el ábaco. Porque seguramente ningún venezolano (incluyendo a la mayoría de los estebanistas) querrá regresar a la Edad Media, aunque Esteban, junto a Osama Bin Laden y los antes mencionados, se empeñe en obligarnos a hacerlo.

8 comentarios:

  1. Es practicamente imposible estar en desacuerdo con las conclusiones de tus lineas. La propiedad es, ciertamente, un elemento fundamental en el proceso de emancipacion. Lo que quizas quepa como reflexion es que la idea de la redistribucion de la propiedad es hija del marxismo. Habiendo visto las tragedias de la socializacion forzosa de los medios de produccion en europa del este, ahora buscamos ese equilibrio entre el capital y el trabajo, apuntado por primera vez por pensadores marxistas. Los jefes que se nos han montado en Venezuela no son malos por ser marxistas: son malos por ser marxistas del pleistoceno. Pero bueno, creo que estamos de acuerdo en esto...

    ResponderEliminar
  2. Inti, el marxismo del pleistoceno y el del siglo XXII no buscan redistribuir sino eliminar la Propiedad, quintaescencia del Comunismo... La prosperidad derivada del crecimiento económico en economías de mercado, es la condición para que se produzca la redistribución de la propiedad...

    Quizás con tu referencia te refieres a un factor clave como es la fluidez en el mercado laboral. En la medida en que las luchas obreras y sindicales logran conquistas económicas y de participacion en la gestion de las empresas, los más desposeídos van accediendo a un mejor nivel de vida y se convierten en propietarios... Se encarece el factor trabajo, el costo de la mano de obra, pero eso estimula la innovacion tecnologica para mejorar eficiencia y productividad, lo que a su vez genera progreso tecnológico que crea nuevas oportunidades para el crecimiento económico.

    Esto es una hipótesis: debe existir una alta correlación entre fortaleza sindical y desarrollo tecnológico, asi como la hay entre desarrollo tecnológico y prosperidad. O sea, por transitividad, la fortaleza sindical estaría vinculada a la prosperidad y a mayor prosperidad, mas propietarios... Y si el marxismo ha contribuido históricamente a la fortaleza sindical, entonces tienes razón: el marxismo ha incidido en la redistribución o generación de más propietarios.

    Pero cuando los marxistas llegan con sus dogmas a controlar el Estado, producen un regreso a la Edad Media con la correspondiente re-concentración de la propiedad, vía el control burocrático de las decisiones económicas que estaban en manos de muchas personas...

    ResponderEliminar
  3. Inti, de hecho, basta que marxistas lleguen al poder para que eliminen la figura de los sindicatos y, en consecuencia, sin luchas sindicales baja drásticamente el costo de la mano de obra o la retribución al factor trabajo...

    No es de extrañar que Socialismo haya significado desestímulo a la innovación, al desarrollo tecnológico y a la productividad en múltiples sectores de la economía... logrando así su objetivo de que existan cada vez menos propietarios.

    ResponderEliminar
  4. A ver, como dijo alguien alguna vez (en otro contexto): "orden en la pea!" Aqui estamos hablando de muchas cosas diferentes.

    1) Lo que yo trato de decir es que algunas de las ideas que hoy reconocemos como progresistas, o positivas, son ideas que vienen del ideario marxista. Es decir, reconozco, o al menos creo, que el capital ha sido por siglos una fuerza de opresion, y que en nuestros tiempo ha de ser redistribuido. Esa es una idea marxista. Por supuesto, no todo marxismo es util o positivo. Tambien es marxista decir que la propiedad deba ser abolida. Pero bueno... que marxista ademas de los brutazos sigue diciendo esto hoy?

    2) La narrativa sobre los sindicatos es compleja. Creo que han sido tanto elementos positivos como negativos en diferentes paises en diferentes momentos. A nivel de ideas yo reconozco que el trabajador debe poder tomar parte de las decisiones que afectan su trabajo. A nivel pragmatico... uf, depende de como, cuando y porque. Han habido sindicatos que han tansformado positivamente a un pais, y otros que lo han mantenido en el medioevo. Las reformas de politicas de trabajo son hotspots aqui y ahora en europa y los sindicatos no son las fuerzas mas progresistas... Tambien hay diferentes formas de poder sindical: aqui en Holanda/Alemania los sindicatos ejercen su fuerza de antemano, negociando contratos colectivos a alto nivel. En Francia las fuerzas sindicales ejercen lo mas de su poder a posteriori, protestando y cambiando politicas de empleo estatales. Que modelo es mejor? dificil de decir.

    3) Tambien es dificil de decir que es el marxismo del siglo XXI, al menos para mi. Pero piensa en Lula, o en Kirchner. Han intentado esos confesos marxistas eliminar la propiedad? La respuesta es un categorico no.

    4) Luego, me parece que tu ligas demasiado rapido a socialismo con marxismo leninista. En europa el socialismo no ha desestimulado la innovacion o el desarrollo tecnologico, sino mas bien el liberalismo es el que elimina universidades o las hace inaccesibles. Mira las protestas en Londres recien anteayer. Los gobiernos socialistas son los que han fundado mas desarrollo en R&I. Las reformas de Cordoba, por decir algo remoto pero importante, tambien fueron inspiradas por el marxismo.

    5) En fin, de todo hay... mi punto es decir que ahora que hay un pesimo gobierno marxista en Venezuela, no debemos sacar la conclusion que todo marxismo es atraso.

    ResponderEliminar
  5. Inti,
    Gracias otra vez por tus comentarios sentidos y profundos!

    La gran falla de los dogmas y, en particular, del caso marxista es que buscan imponer un deber ser a toda una sociedad, un deber ser que mas que unas reglas de juego se convierte en una forma obligatoria de jugar...

    Las ideas progresistas no provienen todas del marxismo. Son los socialistas utópicos quienes inspiran al mismo Marx, pero antes el mismo pensamiento cristiano había comenzado su cruzada hacia la humanización de la humanidad...

    Con esto no quiero quitarle lo bailao al marxismo, pero continuar aferrado dogmáticamente a cualquiera de los principios marxistas implicará un atraso para el país que lo haga. Dudo que Bachelet, Kirschner o Lula se consideren a sí mismos marxistas, mucho menos cualquier gobernante europeo. Es más, no creo que sea congruente estar de acuerdo con la propiedad y, al mismo tiempo, mirar al capital como una fuerza de opresión porque el capital es una consecuencia del principio de propiedad. Cuando se decide ahorrar lo que a uno le pertenece para luego poder invertirlo, se crea capital. O sea, sin propiedad no hay ahorro y sin ahorro no hay inversión... y hablar de inversión es hablar de capital, distinguiéndolo del otro factor económico clave que es el trabajo.

    La gama de grises es profusa. Hay diversas corrientes sindicalistas y múltiples combinaciones de ideas progresistas con ideas competitivas que se dan entre los gobiernos que mejor funcionan (el de Venezuela, por supuesto, no pertenece a tan distinguido grupo). Cooperación y competencia se fusionan en aleaciones de variados kilates, para aproximarse a la célebre panacea de la "coopetencia" que, según muchos gurús de la gerencia, sería la síntesis de los opuestos que resolverá los principales problemas económicos, sociales y ambientales del mundo.

    Poner orden en la pea significa retomar una cierta claridad perdida. No existe marxismo avanzado, sobre todo si como dogma busca imponerse como única manera posible de organización social, eliminándonos la libertad de explorar otras opciones. El marxismo, leninista o no, plantea como indispensable una hegemonía que acabe con otra formas de ver el mundo. Es como un islamismo político que nos ve a los demás como infieles y que de alguna manera nos coloca ante el típico chantaje de convertirnos o morir.

    Bienvenido el marxismo voluntario no hegemónico! Quien quiera fundar empresas autogestionadas y obreras, en las que no se busque afanosamente la máxima rentabilidad y donde las modestas utilidades se distribuyan lo mas justa e igualitariamente que se pueda... que lo haga!

    A veces iniciativas como Google, Amazon, Facebook o Twitter parecen ser ese tipo de empresas que lucen como más socialistas que capitalistas. Pero, surgen en la Meca del Capitalismo: The USA.

    Paradójico?

    ResponderEliminar
  6. Inti, por cierto, una cosa es la creación de programas de estímulo al desarrollo científico-tecnológico y otra la obtención de resultados destacados en esa área...

    Históricamente, el desarrollo de algo (esto es una hipótesis) va ligado al encarecimiento, o escasez, de lo que ese algo pretende sustituir. La tecnología influye en el desarrollo de máquinas y procesos que permiten ser más eficientes, especialmente por el ahorro de mano de obra que implican. Si la mano de obra se encarece, el incentivo para desarrollar nuevas tecnologías aumenta.

    Si no se tratase de mano de obra sino de petroleo, a medida que el precio del barril aumenta, más incentivo hay para el desarrollo de fuentes alternas de energía...

    Esas son dinámicas que responden a reglas de juego de mercado. Sustituirlas por otras reglas de juego, tendrá sus consecuencias. Sobre todo si se elimina el juego y lo que se impone es una planificación centralizada, fascista o marxista, de las decisiones...

    Existe un punto en el que parecieran borrarse las fronteras entre izquierda y derecha, al cual yo llamo "corporativismo". Las organizaciones grandes o corporaciones coinciden en mayor o menor medida con una especie de credo socialistoide según el cual suprimen al mercado en su cotidianidad e internamente se asemejan a especies de republiquitas socialistas con su soviet supremo (junta directiva), elecciones tuteladas (asambleas de accionistas), planificación centralizada y disciplinas jerárquicas (lineamientos corporativos y supervisión estricta del cumplimiento de las metas), etc.

    Lo que pasa es que, a diferencia de los ciudadanos de un pais comunista, sus empleados pueden renunciar e irse a trabajar a otro sitio y esas empresas deben, además, salir a competir con otras similares o más pequeñas y no tienen generalmente mercados cautivos. O sea, que el daño a la libertad que las corporaciones producen como "burbujas socialistoides" está limitado y no es una tragedia como cuando los comunistas convierten a todo un país en una mega corporación que tendría a un Gran Hermano como CEO...

    ResponderEliminar
  7. Para empezar: "una cosa es la creación de programas de estímulo (...) y otra la obtención de resultados"

    si, son dos cosas diferentes, pero mencioname un lugar que tenga los resultados sin los programas. No son <=>, tampoco son =>pero si son <=, si me permites un poco de mi jargoon preferido.

    A ver, del resto.... si, la cosa seria encontrarse algun dia y hablar largo y tendido. A veces pienso que quizas unos cuantos deberiamos empezar una tertulia skype. Quizas, quizas.

    Mi posicion es algo asi como que si oigo hablar a alguien descargandose al marxismo, me sale la respuesta "pero epale, tampoco asi, mira que lo que tu crees viene de papi Karl..." Por otro lado, cuando oigo a mis marxistas descargandose al capitalismo... pues me sale la misma reaccion, pero no digo Karl sino que papi Adam. Creo que en estos tiempos lo que hay que reconocer es 1) los objetivos de uno y 2) que hay unas diez mil maneras efectivas de llegar a Roma. En ese sentido estamos de acuerdo que los acercamientos exclusivistas no sirven.

    Ahora bien, en mis objetivos esta, sin duda alguna, la reduccion de la pobreza. Pobreza que entiendo como producto de una dinamica de lucha de clases historica. Lo cual no significa que hoy por hoy halla que establecer la dictadura del proletariado! No... pero si hay que redistribuir el poder sobre los medios de produccion, probablemente con modelos cogestores (una idea de izquierda) y para hacer esto con una minima esperanza de exito hay que restablecer el sentido de propiedad, hay que poseer para crear (una idea mas derecha que la derecha).

    Dicho esto, sobre tu corporativismo... como tu sabes se habla mucho de organizaciones mas o menos socialistas, mas o menos creativas... todo un tema en si mismo. No nos vayamos porai...

    releo tus multidimensionales apuntes y se me ocurre algo: Bachelet cierto, no creo que se defina como. Lula lo ha hecho repetidamente, los Kirchners lo dicen y se desdicen al dia siguiente (pero son argentinos, asi que no importan). NIngun lider europeo? Joshcka Fisher? O el mismo Barroso, presi de la UE... no fue miembro del partido comunista portuges? la cosa es reconocer que algunos y algunas empezaron ahi y siguieron evolucionando... esa es la cosa: reconoce los origenes y evoluciona. Creo que en el "evoluciona" estamos tu y yo de acuerdo. Y quizas la moraleja que yo quiero dejar en este intercambio es que se puede ser marxista y evolucionar, sin ser un taliban bruto.

    bueno chamo... a ver... escribe otra columna y nos seguimos dando... si? saludos, I.

    ResponderEliminar
  8. Seguro, mi pana. Un placer conversar contigo. Te envie un par de links vía Twitter; uno sobre Alan Woods, el australopitecus marxista inglés, asesor de Esteban, http://scr.bi/bpn0cn y el otro sobre Mangabeira, un brasileño marxista evolucionado (y pragmatista!) asesor de Lula y ex-profesor de Obama http://bit.ly/d73TxV con los que podemos instaciar, siendo muestras tomadas de la palpitante actualidad, los contrastes que han emergido a lo largo de nuestra reciente y larga conversa...

    ResponderEliminar

Gracias por el comentario! Podrá ser publicado una vez revisado...