Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

13.5.10

Desorienta y Controlarás

La nueva versión de Divide y Vencerás: incongruente, racional, amenazante, simpaticón, moderno, arcaico, didáctico, confuso, endógeno, internacionalizado, básico, sofisticado, patriota, enamorado de otras patrias, etc., ser así convierte a Esteban en un Nerón, un emperador dedócrata que desde su palco domina a quienes se les ocurre entrar en su coliseo. No hay otra referencia que su pulgar y el sentido hacia donde apunte... hacia arriba (OK) o hacia abajo (Ay! Mamá).

No hay constitución que valga. Las leyes son producto de actos serviles. No hay instituciones dignas que hayan sobrevivido a su histérica intervención. Los ciudadanos pierden la capacidad de sorpresa y se resignan a esperar el siguiente capricho.

Ante la expectativa, se descentran. Se convierten en víctimas reactivas ante la agresión inevitable e incierta. No saben cuándo ni de qué forma les tocará.

Así los controla, pero a la vez los vuelve inútiles. No importa si son sus partidarios o no. Solamente quienes tengan metas muy claras y la capacidad para concentrarse en lograrlas, podrán sentirse medianamente útiles y libres.

Venezuela depende como nunca antes de sus exportaciones de petróleo y su ingreso fluctúa de acuerdo a los vaivenes del mercado mundial de la energía. Esteban no ve ningún acaparamiento, ni ninguna especulación en ese mercado y busca nuevos socios internacionales para aumentar las exportaciones explotando las reservas de la Faja. Esteban no dice nada cuando PDVSA, una compañía anónima, se asocia con otras compañias que, además, son privadas y algunas son hasta gringas.

El Capitalismo es malo. El Capitalismo es bueno. El Socialismo está siempre desarrollándose bien y si funciona mal es porque no lo deja el Capitalismo o El Niño. Y si funciona bien no es porque comercia con el Capitalismo o porque llueve, sino porque su líder es una maravilla. Esteban habla, Esteban calla.

Prestarle excesiva atención al desorientador, acrecienta el problema. La energía que podemos convertir en obras se dispersa y se debilita. Los venezolanos, mientras sigamos desorientados, ignoraremos el poder que tenemos de revertir nuestra suerte.

¿Cuál es el rumbo a seguir? O mejor dicho, ¿Cuáles son los cambios? Uno fundamental es pasar de exportar solo petróleo (y profesionales) e importar de todo, a exportar de todo (menos gente) cada vez más e importar sólo lo que nos convenga. No hay otra vía.

Para ello es fundamental tomar muchas medidas. Por ejemplo, el Control de Cambio es un obstáculo para exportar de todo y por éso hay que removerlo. Si el gobierno que lo colocó insiste en dejar ese control y seguir importando más y de todo, también hay que removerlo.

El 26S es un punto de inflexión importante para que nos vayamos convirtiendo en exportadores de todo, menos de gente preparada que se nos vaya a vivir en otras tierras. No nos dejemos desorientar. Así no podrá seguir controlándonos.

2 comentarios:

  1. Parafraseando lo que ví esta noche en la TV, las elecciones del 26S son las más importantes de Latinoamérica, en estos momentos. Todos los demás países del vecindario están pendientes de nosotros, y tienen interés en los resultados. Aprovechemos esa situación para asegurar que sólo haya un mínimo de trampas, y podamos empezar la reconstrucción de este "país en demolición."

    ResponderEliminar
  2. Gracias Viajero por tu comentario! Construir el país es una tarea tan hermosa que compensa el esfuerzo que ello implica...

    ResponderEliminar

Gracias por el comentario! Podrá ser publicado una vez revisado...