Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

13.7.15

Metaforicidad

Gracias a la intensa actividad de promoción cultural de la librería Lugar Común @LibreriaLC, tuve la oportunidad de disfrutar las conferencias de dos destacados académicos venezolanos, Luis Miguel Isava @lmisava y Lizette Nava, agrupadas bajo el título Reflexiones en torno a la metáfora.


Las densas y claras exposiciones de ambos conferencistas me confirmaron que el tema #Metáfora es muy importante, tanto que no podemos dejarlo solo en manos de escritores y poetas.

Pero, al mismo tiempo, es igualmente un tema difícil de tratar.

Es de esas materias que las tenemos tan íntimamente cercanas a nuestra cotidianidad, que se nos escapan. Por ello se requiere de cierta precaución ya que, como sucede con el ojo... solamente un ojo que esté sano, no se ve a sí mismo... a menos que estemos junto a un especialista que haga algo para que esto ocurra de manera segura. Eso me ocurrió en mi última cita oftalmológica. La doctora me estaba examinando con su linternita y de pronto con un dedo hizo presión en uno de mis globos oculares. En ese instante, exclamé ¡Guao!... estaba viendo un territorio con una hidrografía clarita: riachuelos se juntaban para formar ríos. La doctora me dijo "esas son tus venitas" y volví a exclamar ¡Guao!.

No era la primera vez que me hacía un chequeo oftalmológico pero sí la primera vez en que mis ojos sanos se vieron a sí mismos. Algo similar me ocurrió cuando por sugerencia del profe Aquiles Esté @AQUILEESTE me leí el libro de Lakoff y Johnson Metaphors We Live By (Metáforas de la Vida Cotidiana - Resumen en inglés). Con esa lectura, mi dominio del lenguaje, mi parte -según mucha gente- más auténticamente humana, pudo verse a sí misma, sin extrañarse demasiado, sin traspasar la frontera de la razón, sin dejarme fuera de la sanidad mental y espiritual,

También los conferencistas de ayer nos transportaron del cómodo territorio del lenguaje cotidiano, de la percepción y del análisis no-problematizado, a un sitio en el que podemos darnos cuenta de la complejidad cognitiva del lenguaje, de la interconexión entre creatividad, experimentalidad, tecnología, ciencia, estética y moral, de la aventura que es hablar y pensar y escribir... Es la metaforicidad esquiva pero presente, que podemos descubrir para nuestro crecimiento como seres humanos, para deslastrarnos de divisiones arbitrarias entre arte y ciencia, religión y tecnología, pasado y presente, bueno y malo.

Una buena manera de disfrutar una tarde lluviosa de domingo. Pero eso sí, ni libros, ni conferencias, garantizan a quienes los leamos o escuchemos que vamos a poder crear nuevas metáforas y no simplemente usarlas. Es como si un oftalmólogo pretendiese con su recipe hacernos apreciar estéticamente el mundo que nos rodea... se quedaría corto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por el comentario! Podrá ser publicado una vez revisado...