Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

3.3.15

Social Physics

Una de las características del siglo XXI es la posibilidad de acceder a la llamada BIG DATA: datos sobre actividades humanas capturadas a través de sensores (especialmente sensores incorporados en smartphones), que captan dónde, cuándo y con quién hacemos lo que hacemos. Esas "toneladas" de datos pueden ser procesadas y obtener modelos que pueden revelar la lógica social detrás de los comportamientos colectivos, así como la eficacia de las intervenciones de políticas públicas dirigidas a modificar dichos comportamientos. Obviamente, en sociedades democráticas en las que se respeta el Estado de Derecho, dicha data se debe capturar con consentimiento de cada ciudadano.

El párrafo anterior es un apretado resumen de lo que Alex Pentland, profesor e investigador de MIT, plantea en su reciente libro "Social Physics: How good ideas spread - The lessons from a new science."

Pentland insiste a lo largo de su libro en la importancia de hacer crecer el flujo o intercambio de ideas en las distintas redes sociales (sean digitales o no), a las que inevitablemente pertenecemos. Sin embargo, me llamó la atención que define idea como "estrategia utilizada en un comportamiento instrumental." También afirma que las mejores ideas se convierten en "hábitos de acción."

Quizás sea esta mención de hábitos lo que conecta con la acepción original de la palabra IDEA en griego antiguo, que significa FORMA o PATRÓN. Un patrón es una regularidad que emerge de una determinada estructura y, como tal, podría ser parte de un hábito, de algo recurrente. Lo social es entonces parte de la naturaleza, con sus hábitos y regularidades... de allí que pueda entonces hablarse de una "Física Social."

Una consecuencia de esta aproximación a lo social es que se multiplique la experimentación. Los humanos pasaremos a ser invitados permanentes de los típicos programas de ANIMAL PLANET. Somos, cada vez más, observados y además nos observan observándonos.

Ideas platónicamente concebidas pierden importancia. El foco se traslada a conductas observadas. No será relevante la intención que proclamemos antes de cada acción que emprendamos, sólo contará nuestra conducta y sus consecuencias.

La tecnología nos arrastra hacia el pragmatismo más radical.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por el comentario! Podrá ser publicado una vez revisado...