Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

25.9.14

El enfoque de sistemas y los diseñadores

La literatura científica indica que para saber si uno se encuentra ante un sistema, es necesario identificar algo distinto o mayor a la simple suma de sus partes, algo que emerja de dicho sistema, lo cual se conoce como propiedad emergente. Detectar propiedades emergentes es una actividad que tendemos a hacer hacia afuera de nosotros mismos y de prisa, sin prestar la debida atención. Es por ello que quizás creamos que hay pocos sistemas, o que ni siquiera existen.

Si observamos un kilo de harina de maíz, nos podemos apresurar a decir que no hay sistema, que es la simple agrupación de partículas de maíz, que juntas conforman sólo un kilo de harina de maíz. Creemos también que es comida venezolana, porque si lo mezclamos con agua, una pizca de sal y una cucharada de aceite, haremos la masa con la que moldeamos cilindros achatados que colocamos en el horno y que llamamos arepas. O, si el kilo es de maíz amarillo, hacemos una polenta. En fin, si no abandonamos nuestra rutina, nuestros hábitos, si no nos emocionamos, no podremos captar nada que podamos identificar como propiedad emergente, algo que verdaderamente nos saque de nuestra cotidianidad.

Cuando hemos estado fuera del país y se nos presenta la oportunidad de hacer arepas sucede que al prepararlas, y sobre todo al comerlas, sentimos algo especial dentro de nosotros. Sentimos que estamos haciendo que un pedacito de Venezuela vuelva a ser parte de nosotros y nos provoca cantar el himno nacional, el alma llanera, o escuchar una tonada de Simón Díaz. El kilo de harina de maíz pasa, en esas condiciones, a la categoría de sistema, un sistema desde el cual emergen propiedades valiosas desde la perspectiva de las emociones que sentimos y del sistema cultural al que pertenecemos.

Descartes en el Discurso del Método se refiere al cuerpo humano como máquina. Al apreciar la manera emocionada como él describe su determinación por conocer el funcionamiento de esa máquina maravillosa, me dí cuenta de que Descartes nunca podría haber sido acusado de cartesiano, o sea, de frío o mecánico al realizar un análisis. Extendiendo esta apreciación ante cualquier objeto o situación, aunque se haya previamente etiquetado como mecanicista (un motor eléctrico o toda una línea de producción en serie), considero perfectamente posible identificar propiedades emergentes en ella, si observamos e interactuamos de manera presente, atenta y emocionada, dándonos cuenta de lo que sentimos y descubrimos.

Parece que estamos ante una paradoja clásica, similar a la de la belleza o calidad estética. En el ojo de quien contempla reside la belleza, afirmó Platón. Lo sistémico entonces no se encuentra sólo en lo que observemos, sino también en nuestra capacidad para observar con ojo sistémico.

Es pues importante que la educación del diseño apunte hacia crear esa capacidad de ojo sistémico en los estudiantes. De lograrlo, cada propuesta de diseño derivará en una serie de propiedades emergentes, que vayan más allá de un arreglo lineal de partes o componentes, tal como el hábito o la costumbre lo impongan. Su ojo y sobre todo su alma sistémica habilitará a cada estudiante -siguiendo con el ejemplo del kilo de harina de maíz- para hacer arepas verdes o moradas (agregándoles espinaca o remolachas licuadas), que resultarán sin duda diferentes por impactantes y por ser más nutritivas. Sistema somos cada uno de nosotros junto a lo que observemos o interactuemos y es desde allí donde surge nuestra capacidad para identificar o crear propiedades emergentes.

Otra posible conexión que encuentro como guía para captar o producir propiedades emergentes en los sistemas, es aquello que alguna vez dijo Louis Amstrong cuando le preguntaron sobre qué era el Jazz; y respondió: no es lo que haces, sino cómo lo haces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por el comentario! Podrá ser publicado una vez revisado...