Ser pragmatista implica...

Que las consecuencias nos acerquen al logro de nuestros objetivos, tomando en cuenta el contexto interactivo en el que ocurren. Enfocarnos en el para qué y no en el por qué decimos o hacemos lo que digamos o hagamos.

9.6.13

Inflación: ¿Quieres entender?

Existe una escasez muy importante en Venezuela: la de explicaciones claras sobre la inflación. Es absurdo que economistas destacados sean tan poco útiles, al ser entrevistados por medios de comunicación masiva, en contribuir a que el gran público comprenda este fenómeno. Por un lado, son imprecisos al referirse a las causas; por el otro, utilizan términos tan técnicos que complican la transmisión de un mensaje claro y contundente.

En cuanto a causas, la situación es la siguiente: solamente el gobierno, incluyendo por supuesto al banco central como autoridad monetaria, es el responsable de la inflación. La inflación no es la consecuencia de conductas especulativas o de otras formas de irresponsabilidad ciudadana. La inflación ocurre porque las autoridades monetarias de un país no hacen bien su trabajo y porque el alto gobierno se comporta de manera irresponsable. La mayor manifestación de esa irresponsabilidad es que esas mismas autoridades pretendan hacernos creer a los ciudadanos que la culpa es nuestra. Si tenemos alguna culpa es la de haber votado por presidentes que escogen a tales autoridades. Pero difícilmente las campañas electorales tocan claramente este punto y en consecuencia ningún elector estaría en la posibilidad de defenderse de tal oferta engañosa.

Técnicamente la inflación es sin duda un fenómeno producido por quienes conducen las políticas económicas. ¿Cómo lo hacen? No es fácil visualizar cómo logran tal fechoría, pero todo lo que hacen tiene un fundamento, una motivación, que es el gran desprecio por la moneda nacional junto al exagerado respeto por la extranjera. La inflación es entonces una de las peores ofensas a la patria, a su soberanía, a sus valores.

Pero ¿Qué es la inflación?

No quiero dar explicaciones económicas. Voy a transcribir una serie de tuits que escribí hace unos días con la intención de dar claves para identificar este fenómeno y tomar consciencia de que debemos hacer algo como ciudadanos.

peor que AH1N1, tuberculosis y dengue juntas en ascensor dañado con millones de personas adentro...

cuando la mentalidad socialista contamina a las autoridades monetarias si es que toman algún tipo de decisión por sí mismas...

cuando hay abundancia de papel moneda que sirve para comprar cada vez menos cosas

cuando un gobierno crea un nuevo signo monetario dividiendo entre mil al anterior

otra cosa distinta a un barril de petróleo a $100 porque $100 es lo que están dispuestos a pagar compradores

distinta a subidas estacionales o accidentales de precios en mercados...

perverso engaño a quienes dependen del sueldo

darle palos a una piñata de la que solamente salen hojas secas, mientras dueño de la fiesta se queda con los regalos.

quitarle sentido común a la economía

una invitación al individualismo extremo de desconfiar de cualquier acuerdo de mediano-largo plazo.

despreciar luchas sindicales por la extrema caducidad de conquistas salariales...

magia que nos hace creer que estamos a diario jugando monopolio

cuando el gobierno se fortalece haciendo que los ciudadanos se debiliten

cuando ahorrar se vuelve un vintage.

cuando no hay alarma por billete que se quedo en el bluyin y salio percudío de la lavadora

cuando un viaje de vacaciones se parece a una complicada partida de ajedrez con riesgo de jaquemate

cuando para poder vivir tienes que buscar ingresos adicionales al sueldo

cuando usas billetes de Bs 100 a diario,que es el tope de la escala monetaria y no eres millonario.

Bajar la inflación es restarle poder a un gobierno irresponsable. La etapa superior de una alta inflación no es la hiperinflación sino la escasez profunda y extendida. Cuba en su precariedad económica es un país que fué más allá de la inflación, no por eliminarla, sino por hacerle perder sentido real a su moneda. No existe país socialista que tenga respeto por su propia moneda.

No me refiero al valor simbólico que el signo monetario pueda tener, sino a su eficiencia como servicio clave que regula el intercambio de bienes y servicios.

Socialismo es inflación. Inflación es deterioro. Socialismo es deterioro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por el comentario! Podrá ser publicado una vez revisado...